Ariel Goldstein*

El desempeño electoral de Jeremy Corbyn causó sorpresa para propios y extraños. Políticos tradicionales del Partido Laborista y conservadores coincidían en señalarlo como un residuo del pasado que llevaría a una derrota humillante a su fuerza política. Debieron tragarse rápidamente sus palabras. Este resultado confirma una tendencia que se venía…
Publicado en: Columnistas

Google Adsense

Google Adsense