Morejón batió 3 récords nacionales en 2017

| 01 de Septiembre de 2017 - 00:00
Kímberly Revelo (izq.), Glenda Morejón y Belén Villalba; plata, oro y bronce en Juegos Nacionales Prejuveniles.
FOTO: Foto: cortesía del Ministerio del Deporte

Glenda tumbó marcas que tenían más de 2 décadas de vigencia; en 2018 competirá en la categoría sub-20.

La medalla de oro en los 5.000 metros marcha de los Juegos Nacionales Prejuveniles cerraron el calendario competitivo de Glenda Morejón Quiñónez y, de paso, le abrieron la transición a la categoría juvenil (sub-20), en la que competirá desde el próximo año.

El desempeño de la imbabureña en la pista Jefferson Pérez, de Cuenca, ratificó su hegemonía en la caminata ecuatoriana a nivel juvenil, no solo por ser la vencedora sino por quebrar otros 2 récords nacionales, ambos en los 5.000 metros: el de menores y el prejuvenil.

La marca de Morejón, 22 minutos, 25 segundos y 16 centésimas (22m25s16c) le sirvió para pulverizar los 22m56s10c que la azuaya Miriam Ramón registró el 12 de agosto de 1990 en la división sub-18, y para romper el mejor tiempo sub-20, que le pertenecía a la azuaya Bertha Vera, quien el 20 de septiembre de 1992 hizo 22m30s45c.

Con esto, Morejón pasó a dominar el cuadro de las mejores marcas femeninas en categorías formativas, pues en mayo pasado batió el récord que con 23m01s inscribió Miriam Ramón en los 5 kilómetros (ruta), el 10 de noviembre de 1990; el crono de la ibarreña y nueva marca local es de  22m42s, validado durante la distancia parcial de los 10 kilómetros marcha del Campeonato Panamericano Sub-20 que se cumplió en Lima (Perú), donde la ‘tricolor’ alcanzó el bronce.

Este nuevo triunfo se lo dedicó a su familia, a su instructor, a sus compañeros de la escuela de atletismo Tarquino Jaramillo, en Ibarra, así como a todas las personas y empresas que se han sumado con sus aportes a colaborar en su carrera deportiva.

“Agradezco al Ministerio del Deporte, a F. Factory, a Antonio Valencia por su apoyo. Estábamos en duda si venir o no a estos Juegos, pero como eran mis últimos 5.000 metros decidimos venir. Como siempre nos preparamos fuerte, no sabía que rompería 2 récords, pero gracias a Dios se dieron los resultados”, expresó la atleta tras sus logros.

Giovan Delgado, entrenador de Morejón, se muestra contento por esta realidad. “Estos 2 récords se los realiza en pista, aunque también ya impuso el de calle”.

Pero su alegría no se debe únicamente al rendimiento de Glenda, sino también al de Kímberly Revelo, que en la capital azuaya, al llegar detrás de Morejón (25m07s69c), se adjudicó la presea de plata de los Juegos Nacionales, haciendo el 1-2 para Imbabura. Kímberly es otra de sus alumnas en la escuela Tarquino Jaramillo.

Al abordar el tema de la transición de Glenda a los 10 kilómetros y a la sub-20, el timonel indicó que las cargas de entrenamiento se elevarán, pero no con mucho volumen e intensidad; no quiere ‘quemarla’ ni sobreesforzarla.

En ese sentido, el adiestrador aclara ser muy estricto, nunca antepondría un resultado o una medalla a la integridad de sus pupilos, menos ahora con Glenda, quien desde el año próximo quedará a un paso de entrar a una de las 2 distancias olímpicas: los 20 kilómetros, en la que, de acuerdo a lo planificado, incursionará dentro de 2 años.

La adolescente (17 años) entró en fase poscompetitiva, pero ya tiene listo su calendario para 2018: a finales de enero estará en la Copa Nacional de Marcha en Sucúa (Morona Santiago); en marzo participará en la Copa Sudamericana de Marcha, también en Sucúa; en mayo prevé ir a la Copa Mundial de Marcha en Taicang (China) y en julio iría al Campeonato Mundial de Atletismo Sub-20 en Tampere (Finlandia). (I)

Delgado quiere un patrocinador para su escuela

Aunque la presea de oro mundial en los 5.000 metros marcha de Glenda Morejón en julio pasado, durante el Mundial de Atletismo Sub-18 Nairobi 2017, le dio un baño de popularidad a la escuela de atletismo Tarquino Jaramillo, incluso a nivel internacional, la entidad no consigue un auspiciante que financie la implementación, nutrición e hidratación de los chicos. Actualmente hay 25 jóvenes, la mayoría de escasos recursos, quienes no pagan por el aleccionamiento que reciben. De esta cantera han salido, además de Morejón, atletas como Karla Jaramillo y Kímberly Revelo. Desde hace casi 2 años, Jaramillo salió para radicarse en Cuenca y eso desilusionó al preparador. “Mientras estuvo con nosotros Karla (21 años) conquistó 8 títulos sudamericanos y un top ten mundial al quedar séptima; con ella ya se planificó ganar una medalla mundial juvenil, pero se cambió de ciudad y de entrenador, eso es lo malo: llegan a lugares estelares y no se acuerdan de uno. Por esto, francamente, pensé en retirarme, pero los padres de Glenda y Kímberly me convencieron de seguir, lo hice con la condición de que respeten los procesos”. Ahora está tranquilo por el reconocimiento a Glenda, aunque anhela respaldo para su escuela. (I)