Yihadistas usan internet para recuperar terreno

| 13 de Febrero de 2017 - 00:00
Las autoridades indican que los mensajes de odio se propagan, incluso, a través de dispositivos móviles.
FOTO: Foto: AFP

El grupo Estado Islámico (EI), que ha perdido terreno en Siria e Irak, cuenta cada vez más con manipular a aprendices yihadistas a través de internet para que cometan atentados, advierten expertos.

Los ataques o intentos son atribuidos a ‘lobos solitarios’, pero las investigaciones demuestran que en casi todos los casos los autores fueron alentados o teleguiados por personas expertas en el arte de incitar a sus adeptos a “atacar a infieles”.

Además, como los territorios ocupados por el EI en  Irak y Siria están cada vez más controlados, miembros de la organización extremista incitan a sus simpatizantes a cometer atentados en las ciudades en donde viven, utilizando ‘armas’ a disposición de todos, como en Niza o en Berlín, en donde se cometieron atrocidades con camiones.

En un informe publicado la semana anterior, expertos de la ONU indican que “varios ataques inspirados o reivindicados por el EI son atribuidos en un primer tiempo a ‘lobos solitarios’, pero las investigaciones demuestran a menudo que recibieron apoyo o ayuda material de otros extremistas”.

El verdadero ‘lobo solitario’ que no habla sobre sus intenciones con nadie, elige su objetivo solo y encuentra sus armas sin ayuda es sin duda imposible de detectar, pero muy excepcional.

“Muy a menudo, un pariente cercano o un amigo del autor del ataque está al tanto antes, o el yihadista recibe instrucciones por internet o comunica alguna cosa sobre su proyecto”, escribió en una nota reciente la consultora Soufan Group, con sede en Nueva York.

En los últimos meses se han frustrado atentados inminentes en países como Francia, Australia, Alemania o Indonesia, de aprendices yihadistas controlados a través de internet por manipuladores del EI desde Irak o Siria, que operan a través de aplicaciones encriptadas. Sin embargo, las autoridades advierten que la web es tan amplia que limita las posibilidades de hallar a yihadistas. (I)