Martes, 22 Noviembre 2016 00:00 Tecnología

Un irritado gamer habría provocado gran ciberataque

El pirateo informático del 21 de octubre generó alarma en los usuarios, quienes temieron que sus datos hayan sido robados.
El pirateo informático del 21 de octubre generó alarma en los usuarios, quienes temieron que sus datos hayan sido robados. Foto: internet
AFP

El ciberataque gigante que en octubre pasado paralizó a numerosos sitios de internet en Estados Unidos probablemente fue perpetrado por un amante de los videojuegos enfurecido, afirmó la semana anterior un experto en informática cercano al caso que provocó millonarias pérdidas en ese país.

El pirateo informático en cuestión, realizado en olas sucesivas el 21 de octubre, perturbó el funcionamiento de internet en todo Estados Unidos e impidió a millones de personas acceder a Twitter, Spotify, Amazon, eBay y suscitó la preocupación de las autoridades.

Pero ninguno de esos sitios era el blanco directo del atacante. En realidad la emprendió contra la sociedad Dyn, que redirige los flujos de internet hacia los servidores y que de alguna manera traduce los nombres de los sitios en direcciones IP.

“Pensamos que en el caso de Dyn, el relativamente poco sofisticado pirata quería poner fuera de línea un sitio de videojuegos con el que tenía un conflicto personal”, dijo a un grupo de legisladores Dale Drew, responsable de seguridad en Level 3 Communications.

No dio el nombre del sitio en cuestión, pero según The Wall Street Journal, que cita fuentes próximas al caso, se trata de Playstation Network.

De acuerdo con el responsable de la empresa investigadora que siguió el hilo del ataque informático, la persona que cometió la arremetida se sirvió de una red de máquinas zombies también pirateadas y usadas sin el conocimiento de sus propietarios (’botnet’) para ampliar los daños causados.

El pirata informático habría, siempre según Drew, utilizado un programa malicioso, Mirai, para tomar el control de unos 150.000 objetos conectados de todo tipo para poner a punto su ataque consistente en sumergir un servidor de búsqueda para paralizarlo.

Casualidad o no, lo que provocó el hacker derivó en la caída de páginas de redes sociales y sitios de comercio. Los usuarios temieron por varias horas la sustracción de sus datos personales. (I)

ENLACE CORTO