Martes, 27 Septiembre 2016 00:00 Tecnología

La odisea de Rosetta terminará con un suave impacto en cometa

Ilustración hecha por la ESA sobre el acercamiento que tendrá la sonda hacia el cometa ‘Churi’.
Ilustración hecha por la ESA sobre el acercamiento que tendrá la sonda hacia el cometa ‘Churi’. Foto: AFP

La sonda europea culminará su misión de 12 años en la que investigó los orígenes del universo. Aunque en su último suspiro seguirá enviando datos.

AFP

Un impacto controlado que la dejará posada para siempre sobre el cometa 67P pondrá fin el próximo viernes a 12 años de odisea espacial de la sonda europea Rosetta.

La Agencia Espacial Europea (ESA) dará por concluida la misión no bien Rosetta aterrice en el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko (conocido como ‘Churi’), donde le espera, inerte, su robot de exploración Philae.

La maniobra de aproximación comenzará el jueves, a las 20:50 GMT (15:50 de Ecuador), cuando el centro de control enviará desde la Tierra, a más de 700 millones de kilómetros de distancia, la instrucción a Rosetta de que comience su descenso. Lo impactará el viernes hacia las 12:20 GMT (07:20 de Ecuador) a una velocidad de 90 cm/s -es decir la de una persona caminando- tras recorrer 19 km de distancia que la separan de este cometa de unos 4 km de diámetro.

Aunque es posible que la sonda sufra daños por el choque, “no se va a estrellar, se va a posar suavemente”, explicó Francis Rocard, responsable del programa espacial francés CNES. “Tampoco va a deshacerse en mil pedazos”.

En el camino tomará fotografías y realizará observaciones -inéditas en un cometa a tan corta distancia- antes de aterrizar.

A los científicos en Tierra les interesa especialmente obtener imágenes de alta resolución y datos sobre el polvo y los gases que desprende el 67P. Son importantes para seguir avanzando en la comprensión del proceso de formación de los cometas y de nuestro sistema solar, según la ESA.

En el cometa se encuentra Philae, el robot que se posó en noviembre de 2014 antes de enviar valiosas observaciones a la Tierra. Philae está inerte desde que en julio de 2015 agotó por completo sus baterías, que no pudo recargar por estar sus paneles mal orientados en una grieta con escasa exposición solar.

Viaje eterno en el cometa

El cometa 67P se dirige actualmente hacia la órbita de Júpiter. Seguirá alejándose del Sol en su trayectoria elíptica, hasta unos 850 millones de kilómetros de distancia del astro rey. Rosetta perderá por completo la capacidad para almacenar energía solar suficiente como para seguir operando sus instrumentos de observación y transmisión de datos a la Tierra por ondas de radio.

Por eso, la ESA decidió dar por concluida su misión. Cesará de emitir por completo, conforme a los tratados internacionales que rigen el espacio exterior, para evitar  contaminarlo con señales inútiles que puedan interferir con otras misiones internacionales.

Al aterrizar en el cometa en 2014, Philae había rebotado dos veces en su superficie antes de quedar inmovilizado en un lugar oscuro.

Rosetta llegará a un lugar alejado de Philae, en una pequeña llanura rodeada de hoyos desde donde el cometa proyecta chorros de gas y polvo, que la sonda también intentará observar en sus últimos minutos de vida.

La ESA no descarta imprevistos en esta maniobra final, incluyendo la posibilidad de perder horas antes el contacto con Rosetta.

Tras cesar toda actividad de la sonda, los restos de Rosetta y Philae acompañarán para siempre al cuerpo celeste, poniendo fin a una aventura sin precedentes en la historia de la conquista espacial. (I)

ENLACE CORTO