Martes, 20 Septiembre 2016 00:00 Tecnología

El salto de Súper Mario al iPhone devela la estrategia de Nintendo

En los edificios de Nintendo en Japón, la imagen del fontanero rojo se venera casi como a una deidad.
En los edificios de Nintendo en Japón, la imagen del fontanero rojo se venera casi como a una deidad. Foto: AFP

El tabú ha terminado. El juego nipón llega a los smartphones y no será un producto exclusivo de consolas. Pokémon Go sigue como el buque insignia.

AFP

Súper Mario, hasta ahora atrincherado en las consolas, llega a iPhone, marcando un giro estratégico por parte de Nintendo, el pionero japonés de los videojuegos. La empresa espera, al igual que el gigante estadounidense Apple, empezar el curso con éxitos y grandes resultados.

La noticia, anunciada el pasado miércoles en la conferencia anual de Apple, hizo subir las acciones de Nintendo en la Bolsa de Tokio en 13%, mientras que Apple permanecía estable en Wall Street.

Con la llegada a iPhone de la estrella Mario se abre una vía para una aplicación inédita concebida por la casa Nintendo para Apple (Super Nintendo Run), el grupo confirma la ruptura del contrato de exclusividad entre sus juegos y sus consolas. La empresa lanzó en marzo Miitomo, una especie de red social lúdica y prometió otros cuatro juegos para marzo de 2017.

Y evidentemente, Pokémon Go, juego de realidad aumentada concebido por el estudio Niantic, desató una fiebre nunca antes vista en todo el planeta y duplicó el valor del título de Nintendo. Ese éxito previsiblemente se verá reforzado por el lanzamiento el 16 de septiembre del pequeño gadget Pokémon Go Plus, con forma de reloj, que permitirá atrapar más fácilmente a los “monstruos de bolsillo”.

Pero con Súper Mario, Nintendo se adentra realmente en el mundo de los móviles, un salto digno del propio Mario, que el anterior presidente de la compañía nipona, Satoru Iwata, no se atrevió a dar. “Faltaba algo, o más bien, alguien” en la plataforma de videojuegos para iPhone, declaró Tim Cook, el consejero delegado de Apple, antes de anunciar la entrada triunfal del bigotudo de gorra roja en la tienda de apps para iPhone y tabletas iPad en diciembre.

El creador en persona de Mario, Shigeru Miyamoto, subió a escena durante la conferencia de Apple para presentar el juego.  “Pueden jugar con una mano, incluso comiendo una hamburguesa con la otra... o una manzana”, bromeó.

El fin de un tabú

En un momento en que el volumen de negocio de Nintendo es un cuarto de lo que solía ser en su época dorada (2008/2009), los inversores esperan grandes beneficios de esta estrategia multiplataforma. También tiene las mismas ansias Apple, que ha visto caer las ventas de su producto estrella, el iPhone, por primera vez desde la salida de su primera versión en 2007.

La firma de Kioto, inicialmente especializada en los juegos de cartas tradicionales nipones mucho antes de la época de las consolas, ha necesitado mucho tiempo antes de comprender el interés estratégico de proponer apps para móviles o dejar a otros explotar sus populares personajes.

Tras años de reticencias, Iwata inició la transición antes de su muerte repentina en julio de 2015, pero siguió dando prioridad a las consolas de la casa. Hoy se escenifica el fin de ese tabú y los accionistas esperan que esto sea solo el principio.

La explotación de los personajes en dibujos animados, prometida recientemente por el patrón Tatsumi Kimishima, también es una vía de promoción y de posibles ganancias financieras.  

Nintendo podría así hacer brillar de nuevo sus colores, un poco desvaídos, y crear un contexto aún más propicio para el lanzamiento de nuevos juegos con motivo del vigésimo aniversario de Pokémon para sus consolas de bolsillo 3DS, ello antes de la salida en marzo de 2017 de su nueva consola NX.

El nombre del producto por el momento es provisional y el contenido desconocido, pero podría ser un híbrido entre consola fija y juego para el móvil. (I)

ENLACE CORTO