Miércoles, 23 Agosto 2017 00:00 Tecnología

El C919 ingresa a China en el conjunto de países que fabrican sus propios aviones

El avión Comac C919 realizó su primer vuelo de pruebas con éxito y se espera la fecha de su comercialización.
El avión Comac C919 realizó su primer vuelo de pruebas con éxito y se espera la fecha de su comercialización. Foto:tomado de COMAC

La aeronave comercial tiene una capacidad de entre 158 y 174 pasajeros, según su configuración, con autonomía de vuelo de 5.555 km. El modelo se compara al Boeing 737 y al Airbus A320.

Lizette Abril

China cumplió este año su sueño de ingresar en el reducido grupo de países que cuentan con aviones de pasajeros propios cuando el C919, la primera aeronave fabricada completamente en este país, realizó con éxito su primer vuelo de prueba. 

El C919, fabricado por la empresa estatal Corporación de Aviones Comerciales de China (Comac, por sus siglas en inglés), tiene la capacidad de transportar entre 158 y 174 pasajeros y posee una autonomía de vuelo de 5.555 kilómetros.

Según Shen Jiaqi, empleada de la compañía, el avión es de tamaño medio y pasillo único. Este sería el equivalente al Boeing 737 y Airbus A320, pertenecientes a los líderes de la aeronáutica mundial.

“Aunque aún es muy temprano para decirlo, nuestro objetivo en el futuro es poder competir con las grandes manufacturadoras de aviones a nivel planetario”, dijo la funcionaria en un recorrido.

Este sería el primer avión en el que China podría realizar vuelos intercontinentales, pues en 2015 Comac ya presentó al mercado dos aviones jet regionales ARJ-21, que actualmente los maneja la aerolínea de Chengdu y efectúan vuelos en las provincias centrales del país.

Actualmente la aeronave se encuentra en su etapa de pruebas y espera conseguir un permiso de operación de la Administración de Aviación Civil de China y de otros reguladores internacionales hasta 2020, cuando haya completado entre cinco y seis mil horas de vuelo.

Después de obtener el certificado de aeronavegabilidad, la empresa entrará en la etapa de fabricación de aviones en serie, aunque aún no se tenga una fecha exacta para ello. Por el momento se han construido dos aviones y otro par se encuentra en los talleres sometiéndose a pruebas estáticas, explicó Yan Hai, director del taller de ensamblaje.

La fecha de comercialización del C919 es incierta, sin embargo, el Gobierno chino le otorga mucha importancia a la fabricación de aviones de gran tamaño, con una esperanza de vida de al menos 30 años.

En declaraciones anteriores, el presidente Xi Jinping expresó que “el sueño del avión de gran tamaño está relacionado con los objetivos de lucha de los dos centenarios de China”, por eso, los funcionarios de Comac creen que, al elevar el nivel de la industria de fabricación de aviones, pueden aumentar la capacidad de industria de China.

La construcción de la nave fue un trabajo colectivo en el que participaron las sucursales de Comac en todo el país y más de 200 empresas del sector de la aviación. Por ejemplo, la nariz fue hecha en la provincia de Shichuan, mientras que las alas y motos se realizaron en un proyecto conjunto internacional de la estadounidense General Electric y la francesa Safran.

“A pesar de no poder sobrevolar los cielos todavía, el C919 ya cuenta con más de 500 pedidos de clientes nacionales e internacionales, aeronaves que podrán ser construidas a un ritmo de 150 anuales”, confirmó la empresa.

Entre las ventajas principales del C919 se encuentra la reducción de emisión de gases contaminantes y su calidad para la protección medioambiental.

Alianzas con Rusia para competir con Boeing y Airbus

Con el objetivo de adueñarse del futuro de la aviación China y Rusia firmaron en mayo pasado un acuerdo para desarrollar un avión de pasajeros de fuselaje ancho al que podrían llamar Comac C929.

A decir de Shen, el objetivo de Comac es superar en unos años a Airbus y Boeing, o por lo menos ocupar el tercer lugar a nivel mundial en empresas de aviación y “ser tan poderosas como ellas”.

La aeronave contará con 280 asientos y tendrá un alcance de 12.000 kilómetros, con lo que se espera que logre un vuelo directo entre China y América.

Los funcionarios de la empresa explicaron que el taller de ensamblaje de la aeronave se encontrará en Shanghái, mientras que las investigaciones se desarrollarán en Rusia. En un futuro se prevé fabricar anualmente 150 aviones de ese tipo. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias