Miércoles, 18 Enero 2017 00:00 Economía

En el agro ven positivas las obras, pero piden que su manejo sea idóneo

$ 15 millones en adecuar sistemas multipropósito

La derivadora Las Maravillas controla la creciente del río Bulubulu para proteger extensas áreas agrícolas.
La derivadora Las Maravillas controla la creciente del río Bulubulu para proteger extensas áreas agrícolas. Foto: Karly Torres/El Telégrafo

Senagua prevé desarrollar -en 30 años- 170 proyectos hídricos, cuya inversión supera los $ 30.000 millones.

Redacción Economía

Desde el año pasado, la Secretaría Nacional del Agua (Senagua), mediante planes de contingencias, invierte alrededor de $ 15 millones para tener plenamente operativos los sistemas de los multipropósito y de las obras de control de inundaciones, a fin de proteger a la población y al sector agrícola de los efectos que genere la época invernal.

Alexis Sánchez Miño, titular de Senagua, mencionó que los recursos provienen del Ministerio de Finanzas y del Banco Mundial. Detalló que en las obras hídricas se hacen arreglos en la parte electromecánica, desagües, válvulas, reposición de espacios de diques afectados, entre otros, con la finalidad de “responder adecuadamente a lo que vendrá (en este invierno)”.

“Otra cosa que también hacemos es desazolvar (eliminar residuos acumulados que taponan un conducto) los cauces naturales, que es responsabilidad de las prefecturas. Sin embargo, esas entidades tienen ciertas limitaciones y nosotros tratamos de aportar en lo que es posible”, indicó Sánchez.

La semana anterior, el titular de Senagua, con los representantes de la Empresa Pública del Agua (EPA) y de la Agencia de Regulación y Control del Agua, recorrió los proyectos multipropósito para verificar que los planes de contingencia se cumplan y que sus estructuras estén habilitadas para que operen debidamente los sistemas hidráulicos de dichas obras.

En los últimos cinco años, el Gobierno inauguró seis megaproyectos hídricos, los multipropósito Baba (Los Ríos) y Chone (Manabí), los controles de inundaciones Bulubulu (Cañar), Naranjal (Guayas) y Cañar (Guayas y Cañar) y el Trasvase Chongón-San Vicente (Santa Elena), en los cuales se invirtieron alrededor de $ 1.250 millones.

José Macías, administrador de la Asociación Salvación, del recinto El Guayabo, cantón Baba, mencionó que el Multipropósito Baba, inaugurado en 2013, es importante para el sector agrícola, ya que “ayuda a sembrar sin problemas arroz, cacao, plátano, maíz y soya, ya que no sufrimos de inundaciones y tenemos agua para riego en época de sequía”.

“Hace cuatro años perdíamos todo nuestros cultivos por las inundaciones que provocaba el desborde del río Junquillo, pero ahora la situación es distinta”, manifestó el dirigente agrícola.

Para Santos Macías, representante de la Asociación Bananera Agropecuaria Nueva Esperanza, de La Troncal (provincia del Cañar), la obra de Control de Inundaciones Bulubulu “es magnífica”, pero “muchas veces la gente que trabaja ahí no hace una labor correcta”.

Recordó que el año pasado alrededor de 40 hectáreas, entre banano, cacao y otros cultivos, se inundaron por la crecida del río Bulubulu, pese a estar operativa la Derivadora Las Maravillas, ubicada en La Troncal, que entre sus funciones permite reservar hasta 16 millones de metros cúbicos de agua para ofrecer riego en época de sequía de las poblaciones La Troncal, El Triunfo, Conchancay, Las Maravillas, Piedra Seca y El Piedrero.

“La obra es buena para el agro, pero si no se la maneja bien, no sirve casi de nada. Ojalá que este año se instruya bien a la persona encargada para que haga un trabajo correcto y así no nos volvamos a inundar”, enfatizó Macías.

El megaproyecto hídrico Bulubulu beneficia a más de 60.000 habitantes pertenecientes a las provincias de Guayas y Cañar.

La entidad cuenta con un plan para ejecutar nuevos proyectos

Dentro de su Plan Nacional de Recursos Hídricos, Senagua tiene previsto desarrollar entre los próximos 20 y 30 años otros 170 proyectos hídricos para garantizar el acceso del agua a los habitantes de la Costa, Sierra y Amazonía.

“Necesitamos una gran infraestructura que tenemos que desarrollarla poco a poco para responder adecuadamente a estos cambios, que se presentan en el planeta, y también para garantizar agua para las próximas generaciones”, comentó Sánchez.

Agregó que los 170 proyectos representan una inversión superior a los $ 30.000 millones, los cuales “no se harán inmediatamente, ya que responderá a una lógica de ejecución por jerarquía, prioridad, por distribución a lo largo del país”.

En la actualidad, a nivel de diseños definitivos, en la Costa se destacan los planes hídricos Rioverde en Esmeraldas, el Jama Coaque en la zona norte de Manabí, el Tahuín en El Oro, el Pacalori en Los Ríos. Mientras que en la Sierra se construirán los proyectos Piñán-Tumbabiro, Pampas de Salasaca, Chalupas, Puma, entre otros. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Promo-galeria (2)

Google Adsense