Universidades y empresas generan vínculos para fortalecer sus programas de pasantías

| 04 de Septiembre de 2017 - 00:00

La U. Católica de Santiago de Guayaquil suscribió en el último año 40 convenios que vinculan a sus estudiantes con compañías. La U. de Guayaquil tiene 120 alianzas con entidades públicas y privadas.

Las últimas reformas hechas por el Ministerio del Trabajo a la Ley de Pasantías han causado un impacto positivo tanto en las empresas como en las perspectivas de los estudiantes universitarios.

De acuerdo con lo estipulado en el nuevo instructivo, las pasantías deben ser reconocidas como experiencia laboral y el pasante, además de ser afiliado a la Seguridad Social desde su primer día de labores, recibirá un estipendio equivalente a no menos de un tercio del salario básico unificado ($ 375).

Una encuesta realizada por la consultora Deloitte a 111 empresas de Quito, Guayaquil, Ambato, Cuenca y Loja reveló que el 41% de estas cumple con la remuneración establecida en la ley, mientras que el porcentaje restante ofrece una remuneración más alta a sus pasantes (ver infografía). 

Otro de los cambios fue acerca de los porcentajes mínimos de inclusión. Las empresas con más de 100 trabajadores estables y permanentes están obligadas a vincular a un número de pasantes no menor al 4% del total de sus trabajadores que tengan título profesional. Los dos primeros años, la vinculación será de 2%; el tercer año, el 3%; y en el cuarto año deberá ser del 4%.

Anteriormente la porción de pasantes se contaba de acuerdo al total de la nómina de la empresa (personal con y sin título profesional). Bajo ese cálculo, el 60% de las empresas no cumplía el porcentaje mínimo de pasantes. De acuerdo con Deloitte, el cambio de metodología beneficia a las empresas grandes con perfiles operativos.   

Los universitarios y catedráticos, en general, aplauden las reformas. No obstante, el vicerrector de Bienestar Estudiantil de la Universidad de Guayaquil (UG), Otto Villaprado, comentó que los empresarios, las instituciones públicas y las de orden benéfico deberían de darle un mejor uso a la norma.

“Hasta aquí solo han aprovechado la ley la prefectura y municipios mediante brigadas en las que participan universitarios del último año: con levantamiento de información o en el área de odontología, pero las otras entidades no le están dando el enfoque que deberían”.

Mónica Franco Pombo, vicerrectora de vinculación de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) indicó que esta norma legal es bastante buena; porque establece una obligatoriedad para que tanto las empresas privadas como las instituciones públicas vinculen un porcentaje determinado de pasantes. Sin embargo, hay que fortalecer los mecanismos de seguimiento y control de aplicabilidad a fin de que existan mayores plazas disponibles.

Franco también reconoció los cambios que restringían a que se cierren las vinculaciones. “Inicialmente la normativa (de 2011) prescribía el pago de un salario básico completo y la afiliación al Seguro Social, esto produjo que la ubicación de nuestros estudiantes no fuera tan fácil. Sin embargo, una reforma posterior cambió la remuneración del salario básico a un estipendio lo que ha mejorado la situación”. 

Desde agosto de 2016 hasta la actualidad, la UCSG ha suscrito más de 40 convenios con distintas empresas, entre ellas: Nestlé, Atimasa, Cruz Roja Ecuatoriana, Industrias Ales, Banco del Pacífico, CFN,   Ecuaquímica, Trust Fiduciaria y Ecuatoriano Suiza Compañía de Seguros.

Por su parte, Villaprado señaló que la Universidad de Guayaquil mantiene 120 convenios con instituciones públicas y privadas.

En ambos centros educativos, las carreras con mayor demanda de las empresas son las de Ciencias Económicas y Empresariales; mientras que Arquitectura y Diseño son las menos acogidas.

Una oportunidad de empleo

María Eugenia Fabara, egresada de la Facultad de Jurisprudencia encontró trabajo en la UCSG luego de hacer sus pasantías en la misma institución. “Hice las prácticas en el consultorio jurídico de la universidad y actualmente estoy trabajando  en el departamento de vinculación de la UCSG”.

Salvador Navia, egresado de la UG de Manta, comentó que aunque aún no consigue trabajo fijo, tras sus pasantías, a veces labora como reemplazo.

Mónica Franco, de la UCSG, dijo que aunque no posee cifras, son escasos los universitarios que obtienen una plaza de empleo tras las prácticas. No obstante, Villaprado indicó que el 12% de egresados de un universo de 1.600 estudiantes de la UG, consiguieron un cargo tras la vinculación.

La óptica de la entidad privada

Grecia Logroño, presidenta de la Comisión de Desarrollo y Liderazgo de la Cámara de Comercio Americana indicó que las pasantías son importantes tanto para la empresa como para el empleado y que deben incentivarse.

“Esa mezcla entre la experiencia y la juventud da otro tipo de mecanismo laboral”, manifestó. Logroño reconoce la apertura al diálogo del ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, e indicó que el Estado puede motivar al sector privado mediante incentivos tributarios que a su vez, generarán más inversión social.

Entre los problemas que Logroño  encuentra en la normativa, está el pago al seguro social de los pasantes sobre el sueldo mínimo y no sobre el estipendio que recibe. También comentó que aún hay empresarios con el “tabú” de no dar una oportunidad  a una persona sin experiencia.

Shirley Santos, gerente de personal de Bimbo Corp, detalló que cada empresa tiene su política de pasantías. “(En Bimbo) se le asignan proyectos al pasante con la compañía de un tutor, para que aporte con sus conocimientos específicos”. Explicó que escogen al estudiante con la misma rigurosidad que para un profesional. De esa manera, cuentan con perfiles disponibles al momento de necesitar llenar una vacante.

Santos indicó que este año Bimbo Corp contrató a dos de los seis pasantes que tuvieron el año pasado de la Escuela Politécnica del Litoral.

Otras alternativas profesionales

Carlos Espinoza, rector de  la Universidad Metropolitana, indicó que  ellos tienen un nuevo sistema para quienes quieran combinar su profesión con la docencia.

Explicó que todo alumno desde el primer año puede tomar créditos válidos para completar las horas de pasantía  y adquirir otras competencias como la pedagogía. (I)

Datos

Según Deloitte, el 59% de los encuestados piensa que estos son los tres criterios clave para selección de pasantes: estudien en los últimos años, disponibilidad de horarios y formación académica acorde al negocio.

La Ley de Pasantías establece que estas tendrán una duración no menor a tres meses y hasta seis meses. El 55% de los empresarios consultados considera que este tiempo es adecuado para evaluar el potencial de los jóvenes. Mientras que el 45% dijo que la curva de aprendizaje es demasiado corta.

El Artículo 24 del Instructivo General de Pasantías indica que la violación del porcentaje determinado de pasantes en una empresa será sancionada con hasta $ 200 por cada mes de incumplimiento y por cada pasante que faltare. (I)