Jueves, 03 Noviembre 2016 00:00 Economía

Entrevista / Dennis García / subsecretario de Riego y Drenaje

"Una inversión de 100 millones llevará riego a 12.000 hectáreas"

"Una inversión de 100 millones llevará riego a 12.000 hectáreas"
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo
Redacción Economía

A propósito de los retos que la agricultura ecuatoriana enfrentará en el nuevo contexto económico que generará el Acuerdo Multipartes entre Ecuador y la Unión Europea, Dennis García, subsecretario de Riego y Drenaje del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), resume los logros alcanzados en la transformación de los procesos de riego en el país.   

¿Cuáles serían las principales políticas implementadas en materia de riego desde 2012?

En los últimos años, uno de los mayores aciertos del Magap ha sido estructurar una política dirigida a los pequeños y medianos productores porque son estos quienes garantizan seguridad y soberanía alimentaria en el país. En ese sentido, un cambio importante fue decidir que no podemos seguir trabajando en riego por inundación o surco sino que debemos impulsar el riego tecnificado.

A ese efecto, además de invertir $ 19’000.000 en la tecnificación del riego, rescatamos un elemento de nuestra cultura productiva ancestral: los reservorios o albarradas. Mediante estas se logra producir en algunas zonas sin abundancia hídrica de Manabí, Santa Elena o Loja. En el último año, por otra parte, logramos negociar recursos para tener unas 40.000 hectáreas adicionales bajo riego hasta 2020.

¿Qué ventajas tiene la transición hacia el riego tecnificado?

En la gran mayoría de cultivos y sistemas agrícolas, el riego aumenta la productividad. En arroz, por ejemplo, se logra 1 cosecha por año sin riego y hasta 3 cosechas por año con riego. Además, el riego tecnificado permite diversificar la producción. Al respecto, un caso paradigmático es Píllaro, un cantón donde antes los campesinos producían papa, cebada y zapallo y ahora cultivan unos 60 productos diferentes.

En términos ambientales, el riego por surco no es eficiente e implica erosión pues, aunque esté muy bien diseñado, el sistema de riego arrastra tierra y nutrientes. También este absorbe mucho trabajo porque los campesinos dedican muchas horas para la conducción del agua. En cambio, con el riego por aspersión, el campesino acumula el agua en reservorios y, en el momento en que lo requiere, conecta el sistema de riego.

En Ecuador, ¿cuál es la superficie bajo riego?

Al momento hay 3’100.000 de hectáreas como superficie potencial de riego; 1’500.000 hectáreas con infraestructura de riego (incluye a los grandes canales); 942.000 hectáreas efectivamente regadas; y 207.000 hectáreas con riego tecnificado.

En esta última superficie se observa un acceso muy desigual a la tecnología agrícola. En un extremo de la distribución se encuentran 183.000 hectáreas con riego tecnificado en las unidades productivas que tienen un tamaño mayor a 20 hectáreas. En el otro extremo, en cambio, existen 176 mil productores que, en su conjunto, tienen 13.168 hectáreas con riego tecnificado.

Para esos pequeños y medianos agricultores, usando recursos conseguidos a través del Banco Mundial y de la Cooperación Española, realizaremos una inversión de $ 100’000.000 que llevará riego a 12.000 hectáreas adicionales en los próximos 4 años. Incluso, si se incrementan los recursos fiscales, la superficie bajo riego en ese estrato podría llegar a 40.000 hectáreas.

En el próximo año, ¿se podrá garantizar la continuidad en las políticas de riego?

Ante todo se debe generar continuidad en una línea de gobierno que le permitió al país alcanzar resultados sin precedentes. Antes de 2012, cuando todavía estaba formulándose el Plan Nacional de Riego y Drenaje, existían 10.000 hectáreas con riego tecnificado disponibles para la pequeña y mediana agricultura. Esa superficie acumulada se logró habilitar durante los 50 años previos.

En apenas dos años, sin embargo, este Gobierno superó esa superficie con una adecuada planificación.

En segundo lugar, para garantizar intervenciones públicas a largo plazo se debe tomar conciencia de que, en todos los estratos de productores y agrosistemas ecuatorianos, la tecnificación del riego es una prioridad porque, en comparación con 20 años atrás, los recursos hídricos han disminuido.

En los proyectos dirigidos a pequeños productores, ¿el Magap regala los materiales para riego?

No. Todo proyecto contempla una contraparte en trabajo aportada por los usuarios, la cual puede variar desde el 10% hasta el 45% del valor de la intervención. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Promo-galeria (2)

Google Adsense

 

VISITE NUESTRO BLOG

VISITE NUESTRO BLOG