Domingo, 18 Junio 2017 00:00 Economía

Un emprendimiento acuícola ‘capturó’ a 32 mujeres vinceñas

El proyecto acuícola de la Asociación de Emprendedoras es un ejemplo de superación, pues permite a sus socias combinar sus labores domésticas con esta actividad.
El proyecto acuícola de la Asociación de Emprendedoras es un ejemplo de superación, pues permite a sus socias combinar sus labores domésticas con esta actividad. Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

Las productoras de la parroquia Antonio Sotomayor cuentan con el apoyo de la Prefectura de Los Ríos y otras entidades.

Gabriel Moreira

Coordinación, unión, dedicación y compromiso reflejan a las exitosas integrantes de la Asociación de Mujeres Emprendedoras de la parroquia Antonio Sotomayor de Vinces (Los Ríos). Ellas se dedican a la crianza de tilapia en piscinas de geomembrana.

Rosalba Mosquera, administradora, mencionó que en el proyecto acuícola participan 32 mujeres, de las 120 con que cuenta la agremiación, tanto de la parroquia como de sus recintos aledaños.

“Nuestro objetivo es erradicar la pobreza en las 120 familias de las socias que componemos este gremio”.

La organización es clave  en la jornada de las emprendedoras. Divididas en 4 grupos, de 5 o 6 personas, realizan turnos de trabajo desde las 06:00.   

“Cada grupo viene 2 o 3 días cuando hay que hacer limpieza, mantenimiento en la tina,  cambiar el agua y otras labores”. 

La iniciativa surgió en agosto de 2016, cuando la Prefectura de Los Ríos, a través del Departamento de Desarrollo Económico y Productivo (DDEP), entregó a la Asociación 10.000 alevines de tilapia roja.

Para hacer realidad este primer proyecto se construyeron 3 piscinas de 6, 9 y 12 metros de diámetro, cada una con sistemas de agua y de aireación incorporados. “Dicha técnica mejorará los procesos establecidos en el manejo de cultivos piscícolas”, mencionó Carlos Camacho, director del DDEP.

A diferencia de un cultivo de tilapia en piscina de tierra, donde se puede criar 5 peces por metro cúbico, en los cultivos con sistema de aireación se aplica densidades altas de 10 peces por metro cúbico.

“Aquí pueden desarrollarse más peces en mejores condiciones en el mismo espacio y tiempo”, señaló Camacho, durante el inicio del proyecto.

Además del apoyo de la Prefectura, con los alevines, alimentos balanceados, antibióticos, desinfectante de agua, malla antipájaros, capacitación, asistencia técnica y otros, el Municipio de Vinces entregó a la asociación, en comodato, un área de terreno donde se encuentran las piscinas, construidas por el gobierno parroquial de Antonio Sotomayor.

Las productoras tuvieron problemas con el cultivo

Mosquera precisó que en los primeros meses del proyecto tuvieron problemas por la muerte de la mayor parte de los 10.000 alevines entregados. Una de las causas fue que utilizaron agua de un pozo. “Resultó mala, porque contenía mucho magnesio y hierro. Eso nos perjudicó”.

Los peces que quedaron, unos 400, fueron aprovechados por la asociación para preparar bollos y venderlos a las personas de la comunidad, a un costo de $ 2, cada uno.

Tras aquel suceso, la Prefectura les donó otras 2.000 semillas, las cuales estarán listas para su comercialización en pocas semanas.

Para ello, explicó la representante de las mujeres emprendedoras, el pez debe tener un peso de 454 a 500 gramos.

“Nosotras tenemos un asesor de proyectos, quien es el encargado de buscar mercado, pero ya de Guayaquil han aparecido 2 empresas que están interesadas en comprar la tilapia”.

Luego de los 2.000 peces, las emprendedoras recibirán  6.000 alevines de tilapia para seguir con la actividad.

Para Felipe Avellán, presidente de la Junta Parroquial de Antonio Sotomayor, este proyecto es el resultado de la unidad de esfuerzos y será un ejemplo para otras asociaciones campesinas.

Mosquera agregó que otro grupo de mujeres de la agremiación será parte de un proyecto de chifles. (I)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Miércoles, 23 Agosto 2017 09:02