Los bienes de esta entidad fueron subastados ayer

Trabajadores de Enfarma serán reubicados

| 16 de Septiembre de 2017 - 00:00
La institución pública Enfarma realizó la apertura de 22 sobres para el remate de bienes muebles.
FOTO: Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

La empresa pública atraviesa un proceso de liquidación, ordenado por el anterior gobierno en junio de 2016.

La Empresa Pública de Fármacos (Enfarma EP) remató ayer sus bienes muebles. Con esta acción recaudó alrededor de $ 120.000,  confirmó el representante de la liquidadora, Pablo Mera.

El Decreto Ejecutivo 1103 del 30 de junio de 2016, firmado por el  entonces presidente Rafael Correa, dispuso la extinción de Enfarma EP tras 7 años de funcionamiento.

La institución fue inaugurada el 30 de diciembre de 2009.

El 20 de julio de 2016 la compañía inició su proceso de liquidación como parte de las medidas de austeridad que ordenó el anterior gobierno.

Con la participación de 22 ofertas, que fueron ingresadas hasta las 17:00 del pasado jueves, Enfarma efectuó la primera subasta de sus bienes muebles.
“Nosotros esperamos que en los próximos 30 días podamos realizar otras”, añadió Mera.

Ayer fueron subastados alrededor de 700 bienes muebles, entre los que figuraban vehículos que oscilaban entre los $ 19.714 y los  $ 24.023, así como artículos de computación y de oficina.

Mera esperaba recaudar $ 200.000. Sin embargo, tuvo bienes cuyos procesos fueron declarados desiertos.

Los ciudadanos que participaron en la oferta realizaron un adelanto del 10% del valor total del bien. Si no ganaron ese dinero les será devuelto.

Según comunicó Mera, en los próximos 5 días los ganadores deberán realizar el pago del monto restante para acceder al artículo, caso contrario, al sexto día se notificará a la persona que quedó en segundo lugar para entregar el bien.

“Este remate nos ha permitido  dar continuidad al pago de los acreedores”, contó Mera, y agregó que una vez concluido el quinto orden del cronograma, podría liquidarse la empresa en su totalidad.

“Podría ser en alrededor de 180 días”. La subasta de ayer correspondió, según señaló el representante de la liquidadora, al inicio del tercer orden.

La empresa, que continúa con sus labores, tendrá que trasladar su talento humano a otras instituciones del Estado “a fin de no vulnerar sus derechos. No serán despedidos sino reubicados en los departamentos de otras entidades públicas”, manifestó Mera.

Este proceso, añadió, será paulatino. (I)