Lunes, 04 Septiembre 2017 00:00 Economía

Refinería: Repotenciación 'nació' con fallas

La prensa y autoridades del Gobierno recorrieron la Refinería de Esmeraldas, donde comprobaron que existen sitios aislados debido al peligro que representan.
La prensa y autoridades del Gobierno recorrieron la Refinería de Esmeraldas, donde comprobaron que existen sitios aislados debido al peligro que representan. Foto: John Guevara / El Telégrafo

Un examen especial de Contraloría detectó problemas en los sistemas eléctricos, de ventilación, supresión, evacuación, bombeo de hidrocarburos y contraincendios. Planos de clasificación de áreas incumplen normas de seguridad; además hay filtraciones de agua en extractores eólicos y en terraza, trampas de hidrocarburos de desagües taponadas, daños en las puertas enrollables y la UPS central no funciona.

Unidad de Investigación

El análisis de Contraloría efectuado al período comprendido entre el 1 de junio de 2013 y el 30 de abril de 2016, en lo referente a la falta de mantenimiento de obras ejecutadas, detectó 15 irregularidades en la repotenciada Refinería Estatal Esmeraldas (REE).

El informe se denomina ‘Examen especial al proceso de ejecución y finiquito de contratos suscritos con el Consorcio E&C&G para el diseño y construcción del edificio de control de calidad de Refinería Esmeraldas de la Gerencia de Refinación’.

Si bien el informe DAI-AI-0071-2017 (de 84 páginas), fue emitido este año, fue en 2015 cuando se detectaron las fallas. Entonces se hicieron las recomendaciones técnicas que no fueron acatadas.

15 fallas y otras irregularidades

En lo referente a la falta de mantenimiento de obras ejecutadas, en el examen especial se señala que el Coordinador General de Control de Calidad, con memorandos del 26 de mayo, 22 y 25 de septiembre y 14 de diciembre de 2015, respectivamente, reportó al administrador, fiscalizador y autoridades de la refinería la existencia de problemas relacionados con los equipos y seguridad del edificio del laboratorio de control de calidad.

04-09-17-refineria-1 04-09-17-refineria-2 04-09-17-refineria-3 04-09-17-refineria-4 04-09-17-refineria-5 04-09-17-refineria-6 04-09-17-refineria-7 04-09-17-refineria-8

Entre lo identificado por Cristina Salvador Egas, de la Unidad de Auditoría Interna de Petroecuador, constan fallas en los sistemas eléctricos, de ventilación, supresión, evacuación y bombeo de hidrocarburos y contra incendios; falta de duchas de seguridad, lava ojos, puertas interiores de vidrio; planos de clasificación de áreas incumplen normas de seguridad; filtraciones de agua en extractores eólicos y en terraza; trampas de hidrocarburos de desagües taponadas; daños en puertas enrollables; UPS central sin funcionamiento; ausencia de válvulas de corte en líneas de entrada de agua de campanas; reubicación y mantenimiento de aires acondicionados; y el ascensor se encuentra fuera de servicio.

A ello se suma que -según consta en la auditoría- el jefe de Fiscalización del Contrato, el 11 de junio de 2015, solicitó al Procurador Común del Consorcio E&C&G la corrección y complementación de las observaciones al edificio del laboratorio de control de calidad.

Tras las verificaciones se recomendó -hace dos años- conectar el sistema contraincendios; realizar el mantenimiento de aires acondicionados; instalar el sistema de supresión de incendios; cambio de extintores que tenían fechas expiradas; y, reubicación del sumidero de piso del retiro posterior del edificio.

Basados en esto, la Contraloría pidió al gerente de Refinación que disponga al administrador del contrato y sus complementarios, exigir al Consorcio E&C&G realice el mantenimiento, reparación y complementación de las obras ejecutadas previo a la suscripción del acta de entrega-recepción definitiva.

Esto nunca se aplicó como lo estipula el artículo 92 de la Ley Orgánica de la Contraloría General, el cual establece que “las recomendaciones de auditoría, una vez comunicadas a las instituciones del Estado y a sus servidores, deben ser aplicadas de manera inmediata y con el carácter de obligatorio; serán objeto de seguimiento y su inobservancia será sancionada...”.

El examen especial en la Gerencia de Refinación de Petroecuador (creada mediante Decreto 315 de 6 de abril de 2010), se efectuó por disposición del subcontralor general, el 11 de mayo de 2016.

El objetivo era determinar la legalidad, propiedad y veracidad de los procedimientos aplicados en los procesos de ejecución y finiquito de los contratos suscritos con E&C&G,  consorcio conformado por las empresas Ecuempire, Contarim y Geinco. Las tres tienen como sede Quito y se especializan en ingeniería y construcción. Todas, por separado, han trabajado carteras de Estado como las de Educación y Salud.

Este Diario se comunicó telefónicamente con Ecumpire, parte del consorcio, para hablar sobre el informe de Contraloría. Pero una empleada indicó: “No tengo información al respecto y la persona no está y no le puedo dar más información”. 

¿Quiénes tendrían que dar cuenta?

Los integrantes del entonces directorio de Petroecuador, es decir el Ministro de Recursos Naturales No Renovables (Pedro Merizalde) o su delegado permanente, quien la presidía; el secretario Nacional de Planificación o su delegado permanente (Gustavo Bedón); y el miembro seleccionado por el presidente, Rafael Correa, para cuyo efecto se designó a Jorge Glas,  según consta en el Decreto Ejecutivo 315, debían rendir cuentas sobre la situación.

El Segundo Mandatario se refirió a los problemas de la Refinería hace dos semanas, en una reunión con el bloque Alianza PAIS. Allí explicó que, según la empresa fiscalizadora Worley Parsons, una nueva planta con la capacidad requerida hubiera costado $ 3.300 millones.

Agregó que el estudio indica que la rehabilitación de la refinería se realizó con precios razonables comparables dentro de los estándares de costos de la industria petrolera internacional. Acotó que la refinería hoy estaría valorada en $ 8.000 millones y que para el país eso significa un ahorro anual de $ 300 millones. Sin embargo, dijo que “la situación actual requiere de un análisis técnico (…) se lo presenta como que la repotenciación no ha servido”.

Según el examen especial de la Contraloría, también debe dar cuenta la Gerencia de Refinación de Petroecuador. En el período analizado tres personas ocuparon el cargo. Entre 2013 y 2015 lo hizo Carlos Pareja Yannuzzelli, quien después pasó a ser gerente de la empresa estatal y actualmente está sentenciado por cohecho.

Posteriomente, en 2015, hubo dos gerentes de Refinación: Carlos Quinde y Marcelo Robalino.

Además fueron mencionados el Gerente de Refinación y el Procurador Común del Consorcio E&C&G por las obras de contratos complementarios sin sustento y sin relación con el objeto del contrato principal. En el documento no se identifican los nombre de los responsables, ya que eso consta en los anexos que no son de acceso público. El informe de Contraloría resalta que “se analizaron tres contratos complementarios, cuya ejecución alcanzó $17’203.720,15, sin que para su contratación se haya contado con los suficientes respaldos técnicos, económicos y legales”.

Por su parte, la Jefa de Gestión por Procesos, tampoco identificada, no realizó acciones efectivas para cumplir las recomendaciones técnicas, mientras que la especialista de Control Empresarial no hizo el análisis de los justificativos presentados y no validó el cumplimiento de las mismas. Eso originó que no se corrijan las debilidades observadas, una obligación contemplada en el artículo 92 de la Ley Orgánica de la Contraloría.

“Enorme irresponsabilidad”

El problema de la Refinería se agravó al punto de que el Jefe de Estado, Lenín Moreno, verificó personalmente los daños, el 15 de agosto pasado. Durante su visita calificó de “enorme irresponsabilidad” las fallas de la repotenciación, que costó alrededor de $ 2.200 millones.

“Da pena ver lo que muchos o pocos han hecho del Ecuador; sin embargo, es importante recalcar que mucho se ha logrado y es por parte de ustedes, no es por parte de los sinvergüenzas que se han llevado la patria”, señaló el gobernante en aquella ocasión.

Actualmente el Gobierno prepara un calendario de paralización de la refinería de Esmeraldas para darle mantenimiento y corregir las fallas detectadas, especialmente en la Unidad FCC, considerada el alma de la planta. (I)

ENLACE CORTO