Entrevista / Axel Kicillof / diputado nacional por Buenos Aires - Argentina

"No es un derecho vivir sin impuestos"

| 15 de Febrero de 2017 - 00:00

El exministro de finanzas critica a los paraísos fiscales porque los considera regímenes opacos que ayudan a la corrupción. Cataloga como intrépido el pacto ético propuesto por Ecuador.

El exministro de Economía y Finanzas Públicas de Argentina en el gobierno de Cristina Fernández de  Kirchner, Axel Kicillof, abordó el tema de los paraísos fiscales en diferentes foros organizados en la capital. El actual Diputado Nacional por Buenos Aires, señala que estos territorios generan una sociedad inequitativa en cuanto a la carga de impuesto distributiva.

El argentino se encuentra en Quito para participar en un foro organizado por la cancillería ecuatoriana. Quito, que preside el G-77 en Naciones Unidas, aboga por un instrumento internacional contra los paraísos fiscales. De hecho este domingo, los ciudadanos se pronunciarán en una consulta popular sobre este tema.

¿Por qué es importante discutir el tratamiento de los paraísos fiscales en el mundo?

La plata está en los paraísos fiscales. Los activos, nosotros los llamamos ‘opacos’, vienen de fuentes que son desconocidas. La importancia que tenían los paraísos fiscales para las finanzas internacionales se dio a conocer porque es un tema que está muy arriba de la agenda del G-20.

Después volvió a hacerse un fenómeno notorio a través de los Panama Papers, la mega filtración de información que en realidad no es una buena noticia. Nos enteramos de lo que pasa porque alguien roba la información y la publica, si no, no sabríamos absolutamente nada.

¿Cuál es su perspectiva de la consulta popular que se realizará en Ecuador?

Es una decisión bastante intrépida. Creo que la iniciativa de Ecuador es muy interesante porque así como el dinero que está de incógnito para el público en general, también es bastante desconocida la definición de un paraíso fiscal, por qué existen y cuáles son sus consecuencias. Todos los expertos internacionales, organismos multinacionales saben muy bien que los paraísos fiscales son un verdadero desastre universal y que las consecuencias son pésimas para los países.

¿Cómo afecta la existencia de paraísos fiscales al ciudadano común?

En general uno tendería a pensar que nadie quiere pagar impuestos. Ni el más pobre ni el más rico. El impuesto, analizado desde el punto de vista individual, aparece como una carga. Desde lo social, todo lo que tenemos en la sociedad es producto a los impuestos. La gran paradoja de los paraísos fiscales es que quien maneja un taxi, atiende en un restaurante, trabaja en una empresa no puede decidir si paga o no. En cambio, quienes son más ricos y tienen mayor posibilidad de pagar tienen este instrumento: colocar su dinero en paraísos y no pagar impuestos.

¿Entonces se incrementan los índices de inequidad?

Empieza a ocurrir este fenómeno que es muy perverso y muy injusto. Nos encontramos en que los ricos, asesorados por estudios consiguen eludir y generan una enorme inequidad desde el punto de vista distributivo. No es un derecho vivir sin impuestos, las reglas tienen que cumplirlas todos, es especial los que más tienen y sobre todo si quieren dedicarse a la política.

¿Qué medidas se aplican en Argentina respecto a los paraísos fiscales?

En el gobierno anterior había limitación en las salidas de los capitales, sobre todo los que ingresaban y querían salir para hacer movimientos especulativos. El gobierno actual ha quitado algunas restricciones y el resultado es que la fuga de capitales se ha duplicado entre 2015-2016.

En Argentina, que tiene moneda nacional, un hecho así genera que caigan las reservas del Banco Central pero no se perturba el movimiento financiero de los bancos. En un país dolarizado es mucho más grave porque se resta liquidez al sistema, empieza a complicar las transacciones corrientes, a encarecer el crédito e impedir inversiones. (I)

Últimas noticias