Ley de Semillas irá al Registro Oficial

- 01 de junio de 2017 - 15:28
La Asamblea se allanó a la objeción parcial del Ejecutivo.
Foto: Patricio Carrera / EL TELÉGRAFO

La Asamblea Nacional resolvió este jueves la objeción parcial del Ejecutivo al proyecto de Ley de Semillas, que tiene como eje principal, garantizar la soberanía alimentaria de todos los ecuatorianos.

Con 73 votos afirmativos, el pleno se allanó totalmente al veto parcial a la normativa. En la votación también se registraron 55 votos negativos y dos abstenciones. 

Movimientos rechazaban el veto, pues consideran que se promueve el cultivo de transgénicos en el país. 

El asambleísta Ricardo Zambrano, presidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, explicó que se requirió aceptar la objeción parcial del Ejecutivo por cuanto "está justificada la importancia en cuanto a la utilidad del ingreso al país de semillas y cultivos transgénicos exclusivamente con fines de investigación científica". 

Aclaró que la investigación científica en transgénicos permite desarrollar organismos y tecnologías aplicables a la reparación ambiental en varios sectores. 

En una rueda de prensa, el presidente de la Asamblea, José Serrano, destacó que no se habla de comercialización, sino de permitir la investigación con una regulación adecuada. Añadió que esto va permitir, incluso, a las instancias respectivas, convocar a autoridades para que rindan cuentas de cómo se realiza el control de los productos que ingresen". 

La normativa se refiere a los recursos fitogenéticos o vegetales, con valor real potencial para la alimentación y la agricultura. Son aquellos que se destinan a la agricultura, para que la población goce de una alimentación sana y, de esta forma, asegurar su bienestar. Actualmente, hay 7.000 especies de cultivos en el país. Más del 50% de la semilla que se utiliza en el país, es nativa común.

El cuerpo legal considera la semilla nativa como todo material reproductivo sexual o asexual de origen vegetal, que mantiene su capacidad de reproducción y que ha sido domesticado, conservado, criado, utilizado e intercambiado por productores, comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades, de acuerdo con sus diversos saberes.

Este tipo de semilla es parte de los recursos fitogenéticos para la alimentación y agricultura. Constituye patrimonio del Estado y no es objeto de apropiación. Mientras que la semilla tradicional mantiene su capacidad de reproducción, aunque no proviene de cultivos nativos o autóctonos, mientras que la semilla convencional o certificada que ha cumplido un proceso técnico de producción, asegura la productividad.

En la consulta legislativa participaron 812 organizaciones sociales y alrededor de 5.000 actores, según informó la Asamblea.

La ley contempla la creación de un sistema nacional de información sobre los bancos de semillas, categorías, cadena de producción, comercialización, precios de los productos, bancos de germoplasma, tecnología existente, entre otros, para uso público de ciudadanos y ciudadanas, en un marco de transparencia.

La normativa será remitida al Registro Oficial para su publicación. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: