Sábado, 20 Mayo 2017 00:00 Economía

Otros organismos internacionales difieren en sus proyecciones

Las estimaciones de la Cepal frente al PIB ecuatoriano son las más acertadas

Las estimaciones de la Cepal frente al PIB ecuatoriano son las más acertadas

Para Ecuador, el FMI y el Banco Mundial predicen para este año cifras negativas: 1,6% y 2.9%, respectivamente, mientras que el Banco Central, 1,42%.

Redacción Economía

Quito y Guayaquil.-

Las perspectivas de comercio internacional, el precio de las materias primas y los estímulos fiscales son algunos parámetros bajo los cuales organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), analizan para hacer sus proyecciones anuales de crecimiento para cada país.

Para el caso ecuatoriano, estas estimaciones difieren de las presentadas por el Banco Central del Ecuador.

Por ejemplo en 2016, un año crítico para la economía ecuatoriana, la proyección del FMI fue la más pesimista, incluso desde 2012. Este organismo dijo que el Producto Interno Bruto (PIB) decrecería en 4,5 puntos, frente al -1,7 que predijo el BCE. Finalmente el PIB oficial para 2016 se registró en -1,5%. En este sentido, la institución más acertada fue la del Banco Mundial, con cinco décimas de diferencia.

Las proyecciones del FMI (4,4%) estuvieron más próximas a las ecuatorianas en 2013, que fueron de 4.5%. Solo en 2015, los tres organismos analizados estimaron cifras superiores a la del BCE, cuando el Ecuador creció 0.2%.

El analista económico Juan Pablo Jaramillo detalló que específicamente el FMI suele estar más equivocado y alejado de la realidad. Mientras que en el caso de la Cepal, con 0,3% para 2016, se acercó más a lo que calculó el BCE.   Jaramillo explicó que “el FMI suele asumir que se harán recortes fiscales muy amplios y por eso las estimaciones de crecimiento son mucho menores. Ellos parten del supuesto que Ecuador no logrará alcanzar los altos financiamientos que se plantea el Ministerio de Finanzas”.  

En una entrevista con EL TELÉGRAFO en enero de este año, Diego Martínez, ministro Coordinador de la Política Económica, se refirió a las estimaciones del crecimiento del FMI para el país. “Había un programa de financiamiento (para 2016) que contemplaba desembolsos superiores a los $ 8.000 millones; se consiguió eso e incluso un poco más. Esa es una de las explicaciones fundamentales de las diferencias en las previsiones económicas que tenemos, por ejemplo, con lo que dijo el FMI”. La actitud de Ecuador fue diferente. “Nosotros estábamos seguros de que el Gobierno ecuatoriano iba a poder conseguir ese financiamiento”, dijo Martínez.

Según el funcionario, el año pasado se consiguieron las metas de financiamiento, se pagaron las amortizaciones de intereses de la deuda que estaban previstos y se canceló a tiempo los contingentes legales de Chevron y Oxy. Todo esto a pesar del terremoto de abril. Para este año, el BCE predice un crecimiento de 1,42%. Jaramillo resalta que si bien es cierto la economía está creciendo no será suficiente para una recuperación eficiente.

Carmen Coral, catedrática de la Universidad Internacional SEK, considera que si bien, las cifras difieren entre los tres organismos, la proyección para los años siguientes del FMI es levemente positiva de 0,7% en 2019 y 1,2% para el 2020 al igual que la Cepal, lo que se une a las proyecciones que muestra el Banco Central del Ecuador.

“Principalmente se debe a las previsiones de la recuperación del precio de barril de petróleo, un esperado incremento de la inversión pública debido al cambio de Gobierno que puede mejorar el indicador de empleo, sin embargo, dependerá del consumo e inversión del sector privado que se ha visto afectado en los últimos años”, explicó.

Coral concluyó que la producción y la internacionalización son los desafíos prioritarios para el país. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO