Legisladores visitan hoy las instalaciones

La refinería tuvo 401 días de paradas emergentes

- 23 de Agosto de 2017 - 00:00

Los inconvenientes en las tres principales unidades provocaron suspensiones forzosas entre 2010 y 2017.

Los miembros de la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional viajarán hoy a Esmeraldas para constatar, por cuenta propia, las condiciones en las que se encuentra la refinería.

Lo hacen motivados por la serie de daños y fallas en las instalaciones pese a que parte de esos equipos fueron intervenidos entre 2008 y 2015, cuyo proceso ahora está en entredicho por la cuantiosa suma de recursos empleados ($ 1.100 millones para repotenciación y $ 1.100 millones para sostenimiento).

Visitarán la refinería no solo para ver los aparatos, sino también para dialogar con los trabajadores. Quieren consultarles sobre cómo se desarrolló la repotenciación, conocer cuál es su estado de salud y saber si se beneficiaron de las capacitaciones que debieron recibir ($ 200 millones se gastaron en este rubro).

Así lo manifestó el presidente de la comisión, Esteban Albornoz (AP), quien indicó que frente a los problemas reportados es fundamental pedir explicaciones al diseñador de los equipos, quien hizo el montaje de la refinería y revisar la fiscalización que se hizo.

Más adelante convocarán a los técnicos que están a cargo de cada unidad, a fin de esclarecer varios aspectos, como las circunstancias en las que se produjo el incendio del Turbo Generador 4 (TG4), el pasado 29 de julio, provocando la paralización de la Unidad FCC (principal de la refinería) durante 16 días.

El presidente Lenín Moreno, en su informativo semanal, felicitó que los integrantes del Legislativo estén interesados en verificar de cerca la situación.

En lo que va del año el complejo de refinación experimentó un total de 49 días de paralizaciones emergentes a consecuencia de eventos inesperados y, por tanto, no programados, como fue la pérdida de electricidad por el fuego en el TG4.

Encender nuevamente la refinería implica un proceso por fases que toma varios días, aclaró el ministro Carlos Pérez García.

La tarde del lunes Pérez acudió a la Comisión de Desarrollo Económico, donde dio una extensa explicación de lo que está ocurriendo en Esmeraldas.

Ahí informó que las paradas por emergencia se han dado antes, durante y después de la intervención, lo que llama la atención es que sigan sucediendo especialmente en las áreas que fueron rehabilitadas.

Los daños se localizan en diferentes puntos, pero tres unidades requieren de mayor atención por su relevancia dentro del proceso de refinación: Crudo 1, Crudo 2 y FCC. Las paralizaciones no programadas en estas tres áreas acumulan 401 días entre 2010 y 2017, de acuerdo a los datos presentados por el ministro. (Ver infografía).

Si se toma en cuenta que, según lo dicho por Pérez, por cada día que la refinería se paraliza el Estado pierde alrededor de $ 1,2 millones diarios, significaría que las paradas emergentes representaron aproximadamente $ 481,2 millones en los últimos 8 años.

No se sabe aún cuánto costará reparar las fallas detectadas, porque se desconoce con exactitud las razones de los daños, para eso se pondrá en marcha un cronograma de suspensión de actividades (por definir) y así los técnicos puedan ingresar al interior de las máquinas.

Lo único certero, por el momento, es que para octubre se espera dar solución a las dos plantas de azufre que no fueron parte de la rehabilitación. La planta ‘S’ está dañada desde octubre de 2016 y la ‘S1’ nunca operó desde que fue construida y entregada a la refinería, afirmó Pérez.

Al arreglar las plantas se dejará de quemar el azufre en las chimeneas, porque ese proceso emana gases contaminantes en el ambiente. Lo descrito por el funcionario causó preocupación entre los asambleístas y dudas en torno a cómo sucedieron los acontecimientos.

Lenín Plaza (AP) dijo que la situación genera incertidumbre en los habitantes de Esmeraldas, en especial aquellos que viven en zonas aledañas a la refinería por los posibles efectos en su salud.

Los legisladores cuestionaron los procesos, reclamaron explicaciones de por qué no se actuó sobre toda la infraestructura y exigieron respuestas de parte de las empresas que participaron.

Pérez señaló que hasta ahora no se ha encontrado ningún informe técnico previo que sustente y aclare bajo qué criterios se decidió proceder con la rehabilitación. Adicionalmente la cartera de Hidrocarburos busca concretar un acuerdo para que una universidad o una firma extranjera evalúen el estado actual del complejo. (I)