La asistencia técnica del Magap contribuye a ampliar la superficie sembrada

La quinua es una opción productiva rentable

- 15 de Octubre de 2016 - 00:00
La producción ecuatoriana del cereal está concentrada en Carchi, Chimborazo, Cotopaxi, Imbabura y Pichincha.
Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

En algunas zonas de la Sierra, el rendimiento promedio de su cultivo supera los 30 quintales por hectárea.

Hace siete años, 79 familias imbabureñas comenzaron a sembrar quinua, un “grano de oro” que mejoró sus ingresos económicos, manifestó Rebeca Perugachi, presidenta de la Asociación Plaza Pallares (APP).

“Por este producto, en los mercados de la provincia, se obtienen mejores precios que aquellos que se pagan por otros productos. Aunque se necesita inversión, el cultivo genera bastante trabajo”.

A similitud de otras 2.500 agricultoras que cultivan ese grano en el país, Perugachi y los socios de la APP incursionaron en la siembra de quinua con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap).

“El Gobierno Nacional nos entregó insumos y nos incentivó a sembrar este pseudocereal porque es un alimento que tiene vitaminas y proteínas de alta calidad. Recuperamos así la tradición de nuestros antiguos”, dijo la agricultora quien comentó que la productividad del cultivo oscila entre 30 y 35 quintales por hectárea.

En Ecuador, la quinua es cultivada en Chimborazo, Carchi, Pichincha, Cotopaxi e Imbabura, principalmente. En Salcedo (Cotopaxi), por ejemplo, los miembros de cuatro organizaciones de la parroquia Mulliquindil Santa Ana recibieron asistencia técnica para la siembra de 70 hectáreas del producto, logrando un rendimiento promedio de 40 quintales por hectárea.

Freddy Velasco, uno de los 14 miembros de la organización Narcisa de Jesús, dijo que el proceso de la gramínea lo realizan con un insumo que innovaron.

Por su parte, Mercedes Atiaja, productora de la organización San Vicente de Churuloma, destacó que pudo capacitarse para adquirir conocimientos sobre la siembra y curación de la planta, así como sobre el manejo de la máquina trilladora.

La diversificación del consumo fomentará mayores cultivos

Esteban Vega, gerente institucional de Agroindustria del Magap, consideró que, durante los últimos cinco años, se constata un incremento del interés de las organizaciones internacionales por este insumo y sus contribuciones con el desarrollo humano. A través de muchos estudios, se ha comprobado que la quinua es un alimento ancestral completo que aporta con la seguridad y soberanía alimentaria de la población.

Por ello, mediante acuerdo ministerial emitido en 2016, se estableció  al 7 de octubre como el “Día Nacional de la Quinua”. En Ecuador, hoy en día se producen 8.517 toneladas métricas de la gramínea, que se comercializan a la empresa pública Unidad de Almacenamiento (UNA – EP).

Citando un estudio elaborado en 2014 por las Naciones Unidas y la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), Vega sostuvo que, en términos de consumo de quinua anual por persona, se ingieren 0,5 libras en Ecuador, 2,5 libras en Perú y 5,5 libras en Bolivia. “Apreciando las cifras de otros países andinos, se torna evidente que un objetivo fundamental de la política debe ser el incremento del consumo de quinua por parte de los ecuatorianos”.

Para incrementar la demanda del cereal, indicó el funcionario, se requiere agregarle valor experimentando en nuevas opciones culinarias. El aumento de esa demanda repercutirá a su vez en la ampliación de las superficies sembradas.

Franklin Utreras, representante de la Cafetería “En Dulce”, comentó que incluirla en la elaboración de panes, postres, bombones y  mouse de capuchino, ha sido una experiencia trascendental porque coadyuva con la conservación de las costumbres ancestrales. (I)

-------------------------

En los países en desarrollo

Un alimento que aporta a objetivos socioeconómicos

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) declaró a 2013 como el Año Internacional de la Quinua, buscando así visibilizar a un cereal que podría contribuir con la erradicación de la pobreza y de la desnutrición en los países en desarrollo.

“Ante el desafío de elevar la producción de alimentos de calidad para alimentar a la población del planeta en un contexto de cambio climático, la quinua aparece como una alternativa para aquellos países que sufren inseguridad alimentaria”, señaló aquella institución multilateral.

La quinua contiene proteínas, ácido fólico, fibra dietética, vitaminas B2 y E y minerales como fósforo, potasio, calcio y magnesio. Debido a sus propiedades, aquella es comparable con algunos productos de origen animal como la carne, la leche, el huevo y el pescado.

Además de que sus grasas poliinsaturadas son saludables para el corazón, el cereal actúa como un limpiador interno dado que facilita el progreso de los alimentos a través del tracto digestivo. Por ello, su consumo como parte de la dieta regular, contribuye a conservar al organismo libre de estreñimiento y distensión abdominal. Contiene hierro, el que mantiene saludables las células rojas de la sangre y que son base para formar hemoglobina.

Sus propiedades aumentan la función cerebral, favorecen la síntesis de neurotransmisores, regulan la temperatura corporal y ayudan a la actividad enzimática.

A través de diversas intervenciones como el ‘Plan de Fomento a la Producción de Quinua’, el Gobierno Nacional ha impulsado la ampliación de la superficie cultivada de este cereal y la diversificación de sus modalidades de consumo. (I)

Últimas noticias