Lunes, 19 Junio 2017 00:00 Economía

La oferta y el clima fijan el precio de la papa

Una de las medidas que aplican en Ambato para paliar la devaluación es reducir el número de ferias de 7 a 3.
Una de las medidas que aplican en Ambato para paliar la devaluación es reducir el número de ferias de 7 a 3. Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

La sobreproducción de la variedad Fripapa y las heladas dan paso a variaciones en el valor del quintal de tubérculo.

Redacción Regional Centro

Las impredecibles fluctuaciones en el valor del quintal de papa preocupan a agricultores, autoridades y consumidores de la Sierra centro. Desde marzo del presente año, las cien libras de la variedad Fripapa (Putza), una de las 3 más consumidas en el país, en mercados de Tungurahua, Cotopaxi y Chimborazo, bajaron  de $ 10 a $ 2. 

Según Jacobo Suárez, gerente del Mercado Mayorista de Ambato, centro de acopio más grande del país y referencial en la fijación de precios de tubérculos, frutas, hortalizas y otros comestibles, la devaluación es consecuencia de una sobreproducción. 

“Cada año entre abril y junio salen a la venta grandes cantidades de  papa Putza, más conocida como Fripapa por su uso para la elaboración de frituras, debido a que en esta fecha la demanda del producto en Colombia es enorme. Debido a los exhaustivos controles que desde 2017 se aplican en la frontera norte, en esta ocasión gran parte de la producción no pudo salir del país y la oferta en el Mayorista excedió la demanda, por lo que el precio del quintal descendió hasta una quinta parte del valor normal”, dijo.

Quero, Mocha, Cevallos y Tisaleo son los cantones tungurahuenses en los que más se siembra esta variedad, además de papa Súper Chola y Rosita, y donde se registran las mayores afectaciones económicas.

“El promedio de producción de cada agricultor es de cien sacos, lo cual hasta noviembre del año pasado aportaba a cada familia de productores $ 10.000. Hoy el precio de las cien libras fluctúa entre $2 y $5 en el mejor de los casos, lo cual ha obligado a muchos comuneros a interrumpir voluntariamente los cultivos y reemplazarlos por otros productos cuyos precios en el mercado actualmente son más rentables, como el maíz, fréjol, tomate, haba, acelga, entre otros”, explicó Medardo Robalino, presidente de la Asociación de Productores de Papa 12 de Noviembre.

Con el objetivo de frenar la devaluación del producto, hace 2 semanas agricultores de Tungurahua resolvieron autorregular la cantidad de papa sembrada y reducir el número de ferias que normalmente se realizan en el Mercado Mayorista, de siete a tres en la semana.

Hasta el momento la aplicación de estas medidas ha conseguido que el precio de la Fripapa suba de $ 2 a   $ 5 y en el caso de la Super Chola se mantenga en $ 16. La autoridades del centro de acopio además vigilan a diario que la cantidad establecida de tubérculo proveniente de  Imbabura, Carchi y Pichincha, es decir 17.300 sacos por semana, se respete.

“Este cupo fue fijado por los mismo comerciantes locales en noviembre de 2016, el cual no se irrespeta pues semanalmente llegan al Mayorista entre 3.000 y 5.000 quintales”, concluyó Suárez.

En Tungurahua los productores aspiran a que hasta antes de finalizar junio el precio de la Fripapa suba por lo menos a $ 7, valor que les deja una pequeña ganancia y con la cual podrían hacer frente a sus compromisos crediticios con entidades financieras locales.

Situación en provincias vecinas

Algo similar ocurre en Chimborazo y Cotopaxi. En esta primera la producción de papa es de 113.588 toneladas métricas por hectárea, con una superficie cosechada de 7.241 hectáreas  y un rendimiento del cultivo  promedio de 15.3 toneladas métricas por hectárea.

Pedro Tenesaca, oriundo del cantón Guamote, tiene una cuadra de terreno sembrada íntegramente con las variedades Súper chola y Chaucha. Cada tres o cuatro meses logra sacar cerca de 100 quintales; por lo general el precio al mercado suele ser de $15,00. Sin embargo debido a la gran cantidad de tubérculo que llega de provincias del norte últimamente ha tenido que abaratar el valor del saco hasta los $ 5 y $ 2.

“Estos precios no compensan ni la inversión en la semilla, el abono, y la mano de obra”, comentó el preocupado agricultor. Claudio Lema, vecino, además explicó que “la papa no se puede tener en bodega por mucho tiempo, aguanta máximo 7 días y después empieza a dañarse, por ello debemos vender el producto al precio que sea”.

En mercados de Cotopaxi, el saco de cien libras de papa Tacha llegó a costar $ 5. Ángel Chagcha, agricultor, explicó que los pequeños productores normalmente mantienen los precios pero que son los intermediarios los que los elevan.

“Son ellos los únicos que ganan; a veces mantienen embodegados quintales de gran calidad y los venden a altos precios cuando llegan las  heladas (descenso extremo de temperatura en la mañana), como es el caso de los últimos días”, dijo. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO