Jueves, 01 Diciembre 2016 00:00 Economía

Entrevista / Wilson Araque / director del Observatorio de la Pyme

"La internacionalización de las mipymes es una de las prioridades"

"La internacionalización de las mipymes es una de las prioridades"
Foto: Fernando Sandoval / El Telégrafo
Redacción Economía

Wilson Araque, director del Observatorio de la pequeña y mediana empresa - una iniciativa de investigación aplicada desarrollada por la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB)- ubica algunos retos que los decisores políticos y las empresas enfrentarán a propósito de la adhesión de Ecuador al Acuerdo Multipartes con la Unión Europea (UE).

El Observatorio analizó la internacionalización de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). ¿A qué se refieren?

El término ‘internacionalización’ se refiere a las relaciones que, a través de las importaciones y exportaciones, las empresas establecen con los consumidores y empresarios de otros países.

Una vez firmado el acuerdo con la UE, se deben detectar las características de esas relaciones para aprovecharlas. En el Observatorio efectuamos un análisis utilizando datos del último censo económico, un estudio sobre oportunidades de exportación realizado por la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), una encuesta de coyuntura que realizamos cada cuatro meses a las empresas y las respuestas de informantes calificados.

Con estos insumos logramos detectar que, en promedio, las pequeñas y medianas empresas ecuatorianas trabajan 5 días a la semana y 8 horas diarias. Esto significa que aquellas poseen una capacidad instalada subutilizada que podría maximizarse abriendo oportunidades de negocios.

¿Cuáles son las características de la actual inserción internacional de las mipymes ecuatorianas?

En primer lugar, los productores tienen todavía poca experiencia de venta en mercados internacionales. Apenas el 6% de las mipymes realizan exportaciones regulares. Para ampliar ese porcentaje e ingresar a la UE -donde existen 500 millones de personas con estándares relativamente exigentes de consumo- se requiere mejorar en calidad e innovación, pero no solo en el producto o servicio final sino también en el proceso de su elaboración o provisión.  Un ejemplo paradigmático es el siguiente.

Actualmente, las artesanías tienden a parecerse mucho en los países andinos. Para romper esa tendencia a la homogeneidad y acceder así a los consumidores europeos, se requiere fomentar la innovación de los productos de las mipymes mediante su articulación con las instituciones vinculadas a educación, capacitación e investigación. La academia puede y debe ofrecer estudios culturales que renueven los temas y motivos de la producción artesanal ecuatoriana.

Finalmente, para internacionalizar a las mipymes, se debe ubicar la gama de la demanda europea de servicios, buscando así ampliar opciones de  trabajo. Entre estas, ya se encuentra la exportación de software. Pero esto no es lo único posible. Según nos informaron los productores, los europeos están demandando servicios en los cuales tenemos experiencia aunque no la aprovechamos aún a plenitud, dígase la comercialización y mercadeo final de flores.

En el próximo año, ¿qué acciones prioritarias debería incluir una agenda de políticas?

Las políticas públicas deben convertirse en programas y proyectos que cuenten con recursos suficientes para convertirse sus objetivos en realidad. Con esa acotación previa, considero que, en primer lugar, las intervenciones deben dirigirse a proporcionar financiamiento especializado para facilitar las exportaciones. En demasiadas ocasiones, sin embargo, el ‘financiamiento para las mipymes’ solo existe como letrero promocional en los bancos privados y públicos. En Ecuador existen muy pocas instituciones que han desarrollado tecnologías y productos financieros adecuados a las realidades y necesidades de aquellas empresas.

En segundo lugar se requiere aumentar la cantidad de mano de obra calificada. Los empresarios nos han indicado que no pueden utilizar toda su capacidad instalada, ampliar la producción o aumentar sus exportaciones porque los ‘trabajadores calificados no se encuentran parados en la esquina’. Para que esto no siga sucediendo, se requiere que las instituciones públicas y educativas del país desarrollen programas de certificación laboral por rama industrial que permitan obtener destrezas y capacidades en un lapso cortos de tiempo. Esto sí se puede hacer como lo demuestra la experiencia de Alemania, un país donde, por ejemplo, un empresario puede encontrar efectivamente un obrero calificado para labores químicas si así lo requiere. (I)

ENLACE CORTO

Promo-galeria (2)

Google Adsense

 

VISITE NUESTRO BLOG

VISITE NUESTRO BLOG