Martes, 13 Junio 2017 00:00 Economía

Las cinco firmas son dueñas del 25% de la flota que opera en la región

Empresas atuneras solicitan ecoetiqueta

Entre enero y marzo de este año, las capturas de atún de Ecuador llegaron a 91.225 toneladas.
Entre enero y marzo de este año, las capturas de atún de Ecuador llegaron a 91.225 toneladas. Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

La certificación garantizará una pesca responsable en el océano Pacífico Oriental y frenará actividades ilegales.

Redacción Economía

Tuna Conservation Group (Tunacons), integrada por las empresas atuneras Negocios Industriales Real (Nirsa), Eurofish, Grupo Jadran, Servigrup y la estadounidense Trimarine, estima alcanzar para 2019 la certificación Marine Stewardship Council (MSC), una ecoetiqueta que afirmará que la pesquería de red de cerco de dichas compañías se maneja de forman responsable.

Desde julio de 2015 y tras varias reuniones de trabajo entre las atuneras, el Proyecto de Mejoramiento Pesquero (FIP, en inglés) registra avances considerables.

El FIP es un paso intermedio hacia la certificación MSC, el programa de ecoetiquetado más reconocido a nivel mundial, el cual premia las prácticas de pesca sostenibles y gana cada día mayor espacio en los mercados internacionales de productos pesqueros.

Guillermo Morán, gerente del proyecto de Tunacons, mencionó que en hoy en día la certificación MSC, a nivel comercial, “es tomada muy en cuenta por las empresas que compran productos del mar”.

Señaló que, en la zona del océano Pacífico Oriental (OPO), es el primer proyecto de este tipo que se emprende. “Esta certificación permitirá buscar la diferenciación del producto, porque en la actualidad, en la parte comercial, no solo se toman en cuenta los temas sanitarios, presentación, el sabor y otros, todo eso es importante a la hora de vender, pero ahora el componente de sustentabilidad es parte del negocio”, mencionó Morán.

Entre las cinco empresas atuneras, suman aproximadamente 40 barcos, lo que a nivel de la región significa alrededor de 25% de la flota existente del OPO.

En la actualidad, Tunacons se encuentra en la fase de implementación del proyecto pesquero, que tendría una duración de dos años, para después iniciar un proceso para buscar la evaluación completa, y así certificar la pesquería.

“2017 y 2018 sería de implementación del proyecto, y luego de eso, ir por la certificación, que estaría para 2019”, comentó Morán, quien agregó que esta iniciativa cuenta con el apoyo del Ministerio de Acuacultura y Pesca.

Parte del FIP busca que las empresas atuneras cumplan con la normativa ecuatoriana y la regional, a través de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT).

Andrés Holguín, director jurídico de Negocios Industriales Real, manifestó que este proyecto busca satisfacer una necesidad que cada vez se está poniendo más exigente en el mercado internacional: la pesca responsable.

“Para alcanzar la certificación MSC, las empresas deben seguir un proceso, primero de evaluación, para saber cuál es su situación, entonces, un organismo independiente hace una inspección y rinde un informe de lo que, a su criterio, este grupo de compañías necesita reformar, mejorar, para cumplir los estándares difíciles del Marine Stewardship Council”.

Holguín indicó que cada día los supermercados, los grandes compradores y el consumidor final exigen que la pesca que adquieren sea certificada. “Alcanzar esto nos dice que estamos cumpliendo con una normativa que es apoyada por las Naciones Unidas, a través de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), nos eleva la categoría y hace que el producto que exportemos tenga mayor recepción”, enfatizó el representante de Nirsa.

Otro objetivo es erradicar la pesca ilegal no declarada

La semana pasada, durante el Foro Económico Mundial de las Naciones Unidas, que se realizó en Nueva York, Tuna Conservation Group manifestó su respaldo a la Declaración de Trazabilidad del Atún 2020, la cual se presentó en la conferencia sobre los océanos.

Dicha declaración tuvo como finalidad erradicar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR). Tunacons indicó que en la actualidad representa $ 24.000 millones anuales de ingresos en los países en los que la pesquería representa importantes medios de subsistencia, a menudo en las naciones en desarrollo y en los pequeños Estados insulares.

Además, se conoció que la INDNR también amenaza la sostenibilidad de las pesquerías, por lo que la Declaración de Trazabilidad del Atún 2020 es un compromiso compartido entre los líderes de la industria para garantizar el cumplimiento de todos los procesos en las cadenas de suministro de atún, es decir, desde el barco hasta el punto de venta. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense