La UNA EP asegura que está lista para intervenir en el sector

El precio del arroz baja tras iniciar la cosecha veranera

| 12 de Septiembre de 2017 - 00:00
Los agricultores del Guayas indicaron ayer que las protestas continuarán si no son atendidos por el MAG.
FOTO: Foto: William Orellana / EL TELÉGRAFO

Los productores dicen que hace 2 semanas el costo de la gramínea era de $ 40 la saca, pero hoy bordea los $ 35.

Nuevamente se prenden las alarmas en el sector arrocero del país. Luego de iniciar la cosecha de verano, el precio por la saca de la gramínea en cáscara de 200 libras pasó de $ 40 a $ 37 o $ 34, dependiendo de la zona, y la tendencia es a la baja.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el precio referencial de la saca de arroz, con 20% de humedad y 5% de impurezas, es de $ 35,50.

Eleuterio Bajaña, productor del recinto San Pedro, del cantón Santa Lucía (Guayas), manifestó que en agosto el producto costaba entre $ 40 y $ 41, pero a inicios de este mes “vimos que descendió”.

“Coseché hace pocos días y vendí mi arroz a $ 36, es bueno, pero me hubiera gustado venderlo a $ 40 para obtener mayor rentabilidad”, mencionó Bajaña, quien sembró nuevamente la gramínea en sus tres hectáreas y estima cosechar en noviembre. “Ojalá hasta esa fecha el precio se normalice para recuperar mi inversión”.

Para Milton Delgado, arrocero del cantón Palestina, quien también cosechó hace pocos días, vendió cada saca del grano a $ 34 y espera que el Gobierno intervenga de inmediato para regular el mercado.

“En una hectárea de arroz invertimos entre $ 1.400 y $ 1.500, pero con el precio que vendemos el grano no vemos utilidad y solo salimos tablas y eso no es negocio”.

Heitel Lozano, presidente de la Corporación Nacional de Arroceros (Corpoarroz), dijo que hace pocas semanas dieron a conocer a las autoridades del Gobierno que entre finales de agosto y la primera quincena de septiembre existe “una cosecha explosiva del producto”.

“El precio del arroz comenzó a caer y vemos que la situación no es favorable para el agricultor”, indicó Lozano durante la IV Feria de Insumos y Maquinaria Agrícola, que organizó la Asociación de Productores Agrícolas Autónomos ‘Los Caídos’, de Santa Lucía.

Sobre exportar el arroz a Colombia, Lozano manifestó que es una opción poco viable porque ese país también presenta “una cosecha explosiva”. Además los precios internacionales están más bajos que en Ecuador y “no hemos podido captar mercados”.

Comentó que los silos fijos de la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA EP) se encuentran llenos de arroz, por lo que espera que lo evacúen para captar el producto y regular el mercado.

Sin embargo, Héctor Ballesteros, gerente general de la UNA EP, descartó aquello, ya que, aseguró, “a la fecha tenemos cerca del 30% de la capacidad que se ha vaciado, de lo que recibimos lleno”.

Ballesteros no solo mencionó que la entidad está lista para absorber parte de la cosecha veranera, sino que además “estamos tratando de capitalizarnos para comprar arroz”.

“De la misma manera hemos venido trabajando con BanEcuador y con el Banco del Pacífico sobre una línea de crédito para la empresa pública, con el objetivo de que el agricultor reciba a tiempo su pago por la venta de su cosecha”, indicó el titular de la UNA EP, quien no descarta usar los silos bolsas para acopiar el producto que se adquiera.

Lozano agregó que para la cosecha veranera estarían en producción alrededor de 150.000 hectáreas, principalmente en las provincias de Guayas y Los Ríos. Esta cifra equivale a un aproximado de 750.000 toneladas de arroz.

“Por el bien del sector arrocero esperamos que el precio de la gramínea no baje más de $ 35”, enfatizó el productor.

Agricultores protestaron ayer en las afueras del MAG, en Guayaquil

Cerca de 200 productores arroceros de Guayas y Los Ríos llegaron ayer hasta las instalaciones del Ministerio de Agricultura y Ganadería, ubicado en el norte de Guayaquil, para protestar por la caída del precio de la gramínea, la falta de kits agrícolas, financiamiento y otros problemas.

Elvira León, presidenta de la Asociación Agropecuaria Nueva Alborada, de Daule, manifestó que pese a los diálogos y reuniones con la titular del MAG, Vanessa Cordero, el sector aún no ve acciones concretas para ayudarlos.

“Estamos muy preocupados porque se aproxima el pico de la cosecha arrocera y el precio del grano constantemente baja, por eso no nos queda de otra que pronunciarnos de esta manera”.

Mientras que Alejandro Acosta, arrocero, dijo que en el tema de los kits agrícolas, que subsidia el Gobierno, existe demora en su entrega por parte de la UNA EP.  “Los agricultores necesitamos ya estos insumos para comenzar la siembra de nuestro cultivo para la temporada de invierno”. (I)