Miércoles, 07 Junio 2017 00:00 Economía

El Gobierno proyecta la disminución del déficit fiscal a $ 4.598 millones en este año

El Gobierno proyecta la disminución del déficit fiscal a $ 4.598 millones en este año

En 2016 la brecha entre ingresos y gastos públicos superó los $ 7.000 millones. La principal medida de ajuste será reducir la construcción de infraestructura física por parte del Estado.

Moises Aveiga

Dentro de un mes, aproximadamente, el Ministerio de Economía y Finanzas planifica presentar la proforma del Presupuesto General del Estado (PGE) para lo que resta del año. El anuncio lo hizo el ministro Carlos de la Torre, durante un conversatorio con medios de comunicación el lunes.

Ahí adelantó algunos detalles sobre las estimaciones con las que se estructurará la proforma. Por ejemplo, el Gobierno calcula ingresos totales por $ 19.925 millones, divididos en $ 2.212 millones mediante ingresos petroleros y $ 17.713 millones por no petroleros.

Del lado de los gastos, Finanzas proyecta $ 24.524 millones, de los cuales $ 15.941 millones serán en gasto corriente y $ 8.582 millones en gasto de capital.

La diferencia entre ingresos y gastos da como resultado un déficit fiscal de $ 4.598 millones, equivalente al 4,6% del producto interno bruto (PIB). Es decir que, según esas proyecciones, el Gobierno gastará más de lo que recibirá.

Reducir el déficit fiscal es un imperativo para Finanzas, más cuando el año pasado este rubro se ubicó en $ 7.313 millones.

“Estamos ajustando el manejo fiscal para alcanzar una meta de un déficit del 4,6%, que es un nivel bastante menor que el que tenemos nosotros hasta este momento y se orienta al objetivo de poder cerrar en la medida de lo posible esa brecha fiscal durante estos cuatro años”, explicó  De la Torre.

Agregó que no se descarta alcanzar niveles de sostenibilidad de largo plazo que no excedan el 3%. De 2014 a 2017 la brecha fiscal aumentó en alrededor de $ 2.000 millones  (ver infografía).

Ese incremento, indicó De la Torre, está influenciado por los choques externos que experimentó la economía ecuatoriana a raíz de la caída del precio internacional del crudo y otros elementos.

Ante esa realidad, el factor de ajuste fue por el lado de la inversión pública y por el gasto corriente, pero no fueron suficientes para reducir el déficit.

Para alcanzar la meta que se propone el Gobierno, el ministro anunció que se planifica un ajuste en el gasto de capital y dejar de construir infraestructura física, dado que en los últimos diez años se erigieron obras que ahora servirán para potenciar la industrialización.

En cuanto a las vías de financiamiento, De la Torre mencionó que se analizan diversas fuentes, así como las alternativas para renegociar la deuda. Tampoco se descartan nuevas preventas petroleras.

Respecto de las obligaciones que mantiene el Gobierno, el funcionario reiteró que se respetarán todos los compromisos.

Incluso se refirió a la deuda por alrededor de $ 1.000 millones que existe con la petrolera francesa Schlumberger, asegurando que “se están evaluando varias posibilidades para cubrir esa obligación”.

Sus declaraciones fueron recogidas con positivismo por la compañía que, a través de un comunicado, manifestó que “confía en los avances que se han registrado en el proceso de negociación”.

El ministro también se pronunció sobre la evolución de las Reservas Internacionales (RI) en el Banco Central de Ecuador (BCE) que se desenvuelven  en función de la demanda de dinero.

En ese sentido, explicó que la dinámica de las reservas en el Central depende de las operaciones que no necesariamente están relacionadas con los depósitos que mantiene el sistema financiero en el BCE, sino que son activos líquidos para sus propias operaciones, para canalizar los pagos y cobros que realiza Ecuador en el exterior, y para cubrir la demanda de especies físicas.

“Para tranquilidad de todos, esa cobertura supera el 100%”, dijo De la Torre respecto a los depósitos de la banca privada. Las RI ascienden a $ 13.580 millones.

Inflación se mantiene decreciente

Ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) presentó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo, el cual registró una inflación mensual de 0,05%. Santo Domingo y Quito son las ciudades con las tasas más altas, 0,48% y 0,24%, respectivamente.

De enero a mayo la inflación acumulada se ubicó en 0,91%; en tanto que entre mayo 2016 a mayo de 2017 llegó a 1,10%.

Recreación y cultura fueron las que más peso tuvieron en la inflación del quinto mes del año con un 0,0665%. El costo de la canasta básica se ubicó en $ 709,18, mientras que el ingreso familiar mensual, con 1,6 perceptores, fue $ 700. 

El titular de Finanzas señaló que la inflación ha seguido una trayectoria descendente en los últimos años, debido a la estabilización de la dolarización, por lo cual nunca ha superado los dos dígitos.

“Ecuador es un país de baja inflación y la trayectoria ha sido decreciente (...). La inflación no es un problema monetario”, concluyó De la Torre. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Promo-galeria (2)

Google Adsense