La segunda veda concluyó el 15 de septiembre

El atado de cangrejos en Naranjal cuesta hasta $ 8 después de la veda

- 19 de septiembre de 2017 - 00:00
Los miembros de la asociación se encargan de la captura y venta de los cangrejos.
Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

La Asociación 6 de Julio tiene un límite en el número de los crustáceos que se puede capturar con el fin de proteger las 2.000 hectáreas de concesión.

Naranjal, Guayas.-

Desde el sábado 16 de septiembre los cangrejeros de Naranjal han retomado poco a poco sus labores en los manglares. Esta actividad dinamiza su economía aunque la seguridad en su labor y el proyecto de Ley de Pesca es lo que más les preocupa en la actualidad.

Cerca de 70 cangrejeros inician su jornada a las 07:30. Ellos llegan a Puerto Roberto, al pie del manglar, para tomar las embarcaciones que los transportan a la zona de 2.000 hectáreas concesionadas que custodia la Asociación 6 de Julio. Este grupo tiene, además, la tarea de cuidar el recurso natural desde el año 2000.

Luis López, presidente de la asociación conformada por 148 socios, mencionó que poco a poco sus miembros se reintegran a la recolección del crustáceo, luego de haber trabajado en fincas durante la veda.

Los miembros de esta asociación solo pueden capturar seis atados al día por persona para conservar el recurso. El dirigente explicó que si el socio se pasa este límite es multado con $ 50 y suspendido de la actividad ocho días. Tampoco permiten que ingresen personas extrañas a la zona protegida. Un socio puede llevar un acompañante por turismo.

Los recolectores del cangrejo son los mismos que los comercializan posteriormente en los mercados o los envían a otras ciudades.

En Naranjal el precio del atado de cangrejo, que tiene entre 12 y 14 unidades, se lo encuentra en $ 10 y el denominado ‘especial’ a $ 15. Pero como el precio no es fijo también se vende a $ 8 el atado. En otros casos, “el producto se muere y se hecha a perder”, comentó Pedro Calle, quien saca cangrejo y también compra a sus compañeros que viven en la comuna El Salvador.

La plancha de cangrejos cuesta entre $ 40 y $ 50, dependiendo del tamaño, pero Calle lamentó que muchos ofrecen hasta $ 35 y “toca venderlos”.

López envía cangrejos a Quito, Guayaquil y Milagro. La plancha tiene un costo de hasta $ 60. Los compradores deben solo retirar el producto en la terminal, los gastos de envío corren por cuenta del vendedor.

“La recolección de cangrejos es un oficio peligroso”, manifestó Nelson Gamboa. “Uno sabe que sale, pero no si va a llegar”.

Una de las quejas de los cangrejeros es la inseguridad en el mar. Gamboa contó que a veces retorna caminando, con los pies lastimados, porque ha sido víctima de los piratas. “Qué podemos hacer si en el mar no hay hacia dónde coger, compramos motores y se los llevan, así no podemos trabajar”, manifestó.

Este grupo de cangrejeros fue convocado para participar en la socialización del proyecto de la Ley de Pesca, sin embargo, consideran que no los incluye.

“Nosotros no sabemos de toneladas, nuestra pesca es de uno por uno, con nuestras manos sacamos cada cangrejo y formamos un atado. Pero nos llevan a una mesa en donde hablan de beneficios para otros sectores”, reclamó López.

Recomendó que las autoridades se acerquen pero con los puntos específicos de la ley que los atañe.

López recalcó que una de las sugerencias es que se cambien las fechas de las vedas, porque no han funcionado en los últimos cuatro años. A su criterio, “en lugar de conservar el recurso, se captura menos”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: