Viernes, 07 Octubre 2016 00:00 Economía

Entrevista / René Ramírez / secretario de educación superior, ciencia, tecnología e innovación

"Código Ingenios refleja la inteligencia colectiva"

"Código Ingenios refleja la inteligencia colectiva"
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

Su articulado protege a titulares, creadores y usuarios en un marco de absoluto respeto a los acuerdos internacionales.

Redacción Economía

A propósito del tratamiento en la Asamblea Nacional del ‘Código de la Economía Social de los Conocimientos, la Creatividad y la Innovación’ (Ingenios), René Ramírez, titular de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), explica algunas orientaciones de la política dirigida a la transformación económica.

¿Constituye el Código Ingenios una traba para el establecimiento de acuerdos comerciales?

No es así. Se trata de una normativa que romperá con la dependencia tecnológica en el marco de un respeto absoluto a los convenios sobre comercio y propiedad intelectual. El Código utiliza todas las flexibilidades que existen en las normativas internacionales para recuperar el sentido público y común del conocimiento y de la tecnología. Y lo hace garantizando los derechos de los innovadores y artistas.

A diferencia del viejo régimen de propiedad -donde lo único que importaba era el otorgamiento de garantías al financista transnacional- el Código Ingenios garantiza derechos no solo al titular sino también, y sobre todo, al creador y al usuario.

Por otra parte, conviene mencionar que el Código otorga exoneraciones tributarias a las empresas que inviertan en ciencia, tecnología e innovación. En los próximos 3 años, las exoneraciones podrían llegar a $ 100 millones.

En la negociación del Acuerdo Multipartes con la Unión Europea (UE), ¿ha sido el Código Ingenios un tema ‘irritante’?

En las reuniones mantenidas con la UE nos solicitaban aclarar la redacción de ciertos artículos. Efectuamos esas aclaraciones y, al momento, no existe inconveniente. Además, se debe recordar que las leyes orgánicas están por debajo de los convenios internacionales y no los contradicen. Las afirmaciones que insinuaban que el Código generaba problemas eran un pretexto para boicotear una propuesta normativa con implicaciones estructurales.

Si el Código no contradice normas multilaterales, ¿por qué se generó oposición a sus planteamientos?

En Ecuador existen grupos empresariales interesados en mantener el status quo. Todavía tenemos que enfrentar el reto de romper con una cultura rentista que se manifiesta, entre otras cosas, en las importaciones. Cuando se promueve un desarrollo tecnológico propio a través de proyectos como Ingeniatec, la importación de bienes y servicios tecnológicos no contribuye a generar valor agregado ni empleo.

A pesar de estas desventajas para el desarrollo a largo plazo, algunos agentes económicos prefieren actitudes cómodas que impiden instaurar una cultura de ‘riesgo para la innovación’. En cambio, facilitando todas las condiciones necesarias, invitamos a los empresarios a la transformación tecnológica. El cambio estructural implica romper con las actitudes que generan dependencia.

Desde otra vertiente de oposición, se sostiene que el Código facilita la privatización de bienes comunes. ¿Es así?

El Código Ingenios respeta las disposiciones constitucionales que establecen que la biodiversidad y los saberes ancestrales no pueden ser patentados. Empero, dado que existe biopiratería y robo de saberes ancestrales en Ecuador, el Código contempla la defensa de esos saberes mediante artículos que fueron elaborados en la consulta prelegislativa. Además, para romper con esa mentalidad colonial según la cual el blanco-mestizo sí puede decidir sobre sus inventos pero los indígenas no pueden hacerlo, el Código incluye el consentimiento libre e informado como un mecanismo para que los indígenas decidan si quieren usar su saber.

¿Cuánto tiempo tomó arribar a consensos en los diversos temas?

En total, durante dos años y cuatro meses. En la fase de consulta prelegislativa, 4.000 personas contribuyeron a su formulación desde diferentes territorios. Además, mediante un proceso inédito que duró un año y utilizó una página web al estilo Wikipedia, se colocó el borrador del Código para que sea la misma ciudadanía la que modifique sus contenidos. El sitio recibió 1’700.000 visitas y 38.000 personas editaron el texto. Por ello, como construcción normativa, el Código Ingenios refleja la inteligencia colectiva. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Promo-galeria (2)

Google Adsense

 

VISITE NUESTRO BLOG

VISITE NUESTRO BLOG