Domingo, 11 Junio 2017 00:00 Economía

Acciona construye sola el Metro desde hace ocho meses

El 15 de mayo empezó el trabajo de la tuneladora Luz de América, que excavará el tramo del túnel que va desde el sector de Solanda (sur) hasta el parque La Alameda.
El 15 de mayo empezó el trabajo de la tuneladora Luz de América, que excavará el tramo del túnel que va desde el sector de Solanda (sur) hasta el parque La Alameda. Foto: Archivo / El Telégrafo

El alejamiento de Odebrecht no ha afectado el avance del proyecto.

Redacción Ciudadanía

La construcción de la Fase II del Metro de Quito es, actualmente, la única obra pública en ejecución en el país en la que la firma Odebrecht tiene incidencia.

El 29 de octubre de 2015 se constituyó oficialmente en el país el Consorcio Línea 1 Metro de Quito, entre la empresa brasileña y la española Acciona.

Dos días antes (27 de octubre), el binomio hispano-brasileño recibió la adjudicación de la obra por $ 1.500 millones.

En octubre pasado, Acciona y Odebrecht anunciaron su intención de que la brasileña deje el proyecto.

Los 4 multilaterales que financian el Metro aprobaron la reconformación del consorcio a finales de abril y el alcalde Mauricio Rodas lo autorizó.

Desde entonces, sin embargo, Odebrecht ha expresado su deseo de continuar.

El anuncio inicial de salida de los brasileños no ha generado problemas con la construcción del sistema de transporte.

El gerente de la empresa Metro de Quito, Mauricio Anderson, dijo al Concejo el 4 de mayo que Acciona sustituyó los puestos clave que tenía Odebrecht.

Señaló también que el software administrativo que manejaba la constructora brasileña había pasado a control de los europeos.

El concejal independiente Sergio Garnica recuerda que si bien el contrato prevé el reemplazo de funciones entre consorciados, hay detalles por resolver si la salida ocurre por cesión de derechos.

El principal tiene que ver con el reemplazo de los $ 250 millones comprometidos por el Banco de Desarrollo de Brasil, recursos atados a la participación de Odebrecht.

El administrador general del Municipio, Miguel Dávila, anunció que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cubriría el bache si la empresa brasileña sale definitivamente.

No obstante, el bloque de Alianza PAIS en la Asamblea planteó el lunes que la firma sea expulsada del país a raíz de la confirmación del pago de sobornos a cambio de contratos.

Esta posibilidad genera cautela en el Concejo. La edil independiente Daniela Chacón considera que no es buena idea sacar a la empresa de ese modo.

Aboga porque las autoridades  negocien con sus directivos y, como ha ocurrido en otros países, logren su cooperación para que se revele toda la trama de corrupción en Ecuador.

Chacón recuerda que el contrato del Metro establece causales específicas para su terminación unilateral. Y sacar intempestivamente a la empresa de la obra podría dar lugar a reclamaciones en contra de la ciudad y al pago de indemnizaciones.

Garnica coincide en que se debe evitar que la constructora termine victimizándose.

La exvicealcaldesa cree que podría forzarse la salida si Odebrecht hubiera cometido irregularidades antes o tras la contratación, pues la corrupción es causal de terminación del contrato.

A Chacón le preocupa, sin embargo, que ambos consorcios pudieran estar involucrados en el caso, lo que obligaría a detener la obra y a convocar a una nueva licitación. (I) 

Datos

Quince estaciones operativas y 5 de repuestos forman parte de la estructura del Metro de Quito.

El subsistema de transporte tendrá capacidad para movilizar a 1.500 pasajeros por cada uno de los 18 trenes en horas pico.

La velocidad promedio de desplazamiento será de 37 km/h, por lo que el recorrido de los 22 kilómetros se hará en 34 minutos.

La Fase I del proyecto estuvo constituida por las estaciones El Labrador (norte) y La Magdalena (centro-sur) y costó $ 75 millones.  

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense