Estados unidos dejó de ser uno de los destinos principales

32% de la piña ecuatoriana se exporta hacia Chile

| 22 de Septiembre de 2017 - 00:00
La fruta, que se comercializa en los mercados de la Costa, no es la que llega a países del extranjero.
FOTO: Foto: Karly Torres / EL TELÉGRAFO

Entre 2015 y 2016 se vendieron 8.000 toneladas más de la fruta. Para este año se prevé un crecimiento del 3%.

En los últimos 9 años el comercio de la piña ha tenido altos y bajos. El mejor fue 2009, cuando alcanzó los $ 44 millones y 100.000 toneladas, según consta en las cifras del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (ProEcuador).

Luego de eso cayó. En 2010 los bajos precios internacionales provocaron que los productores migren hacia otros cultivos, que eran más rentables, como el maíz y la palma.  

“La fruta requiere mayor dedicación en mano de obra y es un cultivo muy tecnificado, se debe invertir mucho para producir una piña”, aclaró Roberto Castillo, presidente de la  Asociación de Productores de Piña del Ecuador (Asopiña).

La situación empezó a cambiar en 2012, cuando se exportó el producto ecuatoriano a Chile. Ahora, según datos de ProEcuador, ese país es el principal destino para la fruta, el cual concentró el 32% del total de las ventas del año pasado.

Una de las ventajas es el costo de envío, que es mucho menor que Estados Unidos y Europa. Desde ahí empezó el crecimiento del sector.

El Instituto informó que en 2016 se evidenció un crecimiento tanto en FOB como en toneladas (t) de 17,23% y 11,98%, respectivamente.

Las cifras que maneja Asopiña es que en 2015 se exportaron 66.000 t del producto, mientras que en 2016 esta cifra subió a 74.000 t.

Para este año es complicado tener una previsión de crecimiento detalló el dirigente de Asopiña. Pese a eso contempla un incremento de aproximadamente el 3%. La producción de la fruta es constante durante todo el año.

Las expectativas coinciden con los datos de ProEcuador. Entre enero y julio de 2017, en relación con el mismo periodo de 2016.

El segundo destino de exportación es Bélgica hacia donde se envía el  17.74%, le sigue Argentina con el 12.13%, Alemania con el 11.36% y Reino Unido con el 7.78%. Estos 5 países conforman el 80% de las exportaciones de piña al mundo.

El resto se distribuye en otros mercados como Estados Unidos, Italia, Nueva Zelanda, Países Bajos, Uruguay y otros 10 lugares en donde la participación es menor.

Una de las particularidades es que Estados Unidos dejó de ser uno de los destinos principales. Esto se lo atribuyen a la cercanía de Costa Rica, que disminuye $ 1 en

transporte por caja, lo que les resta competitividad.
El gerente técnico de la productora y exportadora San Francisco, Fernando Mendieta, indicó que en el caso de la empresa exportan el 70% de su producción y el 30% se queda en los mercados locales.

En el caso de San Francisco, Argentina y Uruguay, son mercados importantes, aunque Chile sigue siendo el principal punto de llegada.

El problema del transporte es lo que hace que la piña ecuatoriana sea menos competitiva en EE.UU. Ellos comercializan en $ 7,50 la bandeja, que es el mejor precio y el más bajo, puede ser $ 2. Mientras que hacia Chile una caja de 22 kilos tiene un costo de entre $ 10 y $ 14.

En el país hay 3.000 hectáreas de producción. El 80% se exporta y el 20% es para el consumo interno, que por la cercanía al área de producción, que es Santo Domingo, se distribuye mayoritariamente en la Sierra centro y norte.

Son 12 productores y exportadores que están agrupados en Asopiña. Castillo expresó que la fruta es apetecida en el exterior porque es más dulce y tiene una acidez más baja, además el color y la fragancia son más pronunciadas, lo que significa que es superior a la calidad local, que se consume regularmente en el país, sobre todo en la Costa.

La variedad de piña que se exporta es originaria de Hawai. El dirigente de Asopiña explicó que el cultivo de esta fruta en general tiene una particularidad: se la debe cortar madura, porque de lo contrario se pierde.

Esta es una limitante en cuanto al tiempo de manejo de la fruta.  Desde la cosecha hasta el envío hay alrededor de entre 18 y 20 días, lo que limita el manipulación.

Entre las expectativas de los exportadores está tener mayor presencia en los mercados de Argentina y Uruguay. Castillo manifestó que también generan gran expectativa Australia y Nueva Zelanda. “De hecho en el caso de este último ya se exporta en menor cantidad”.

Entre las aspiraciones está China. “Estamos trabajando con Agrocalidad”. En este caso, Castillo detalló que ya hay exportadores de banano que enviarán su producción a ese país. “La expectativa es ver cómo se desarrolla la oferta naviera en los próximos años y analizar si existe la posibilidad de contratar un servicio especial y rápido para enviar fruta de calidad”. (I)