Martes, 08 Noviembre 2016 00:00 Economía

El Ministerio de Agricultura ejecuta proyecto en 17 provincias

14.000 familias tendrán acceso a riego tecnificado

Además de aumentar la productividad, las tecnologías de irrigación disminuyen la erosión del suelo.
Además de aumentar la productividad, las tecnologías de irrigación disminuyen la erosión del suelo. Foto: Cortesía Magap

La propuesta de eficiencia hídrica está acompañada por un proceso de capacitación con especialistas europeos.

Redacción Economía

Contribuir a la transformación de la economía de 14.000 familias de pequeños y medianos agricultores, mediante el manejo eficiente de los recursos hídricos, es uno de los objetivos principales del Proyecto de Irrigación Tecnificada (PIT).

Se trata de una intervención que el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) ejecutará durante los próximos 5 años en Carchi, Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo, Bolívar, Cañar, Azuay, Loja, Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos, El Oro y Santa Elena.

Para poder hacerlo, el Gobierno ecuatoriano accedió a recursos por $ 100’000.000, a través del Banco Mundial y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), indicó Dennis García, subsecretario de Riego y Drenaje del Magap.

Por la importancia de la agricultura por irrigación para las economías campesinas, el PIT priorizó su accionar en las pequeñas y medianas unidades productivas, un grupo en el cual apenas el 7% de hectáreas tiene riego tecnificado.

Desde 2014, tomando como referencia la ‘Estrategia Nacional de Riego Parcelario Tecnificado’, el Magap destinó $ 20’000.000 para introducir dispositivos para riego presurizado en 13.000 hectáreas y $ 7’600.000 para la construcción de 2.000 microrreservorios en Loja, Azuay, Cañar, Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Imbabura, Manabí, Los Ríos y Santa Elena.

Además de buscar mayor eficiencia en el manejo del agua, el PIT contiene componentes que incentivan el trabajo coordinado entre entidades públicas y privadas. Su propósito es facilitar la comercialización de los productos de los pequeños y medianos agricultores en determinados mercados, en los cuales los precios de venta podrían mejorar los ingresos de sus familias.

El proceso estará acompañado por aprendizaje, según necesidades

El fortalecimiento de capacidades organizativas está unido a la ejecución de los proyectos de riego tecnificado. Por ello, el Magap ejecuta el Plan Nacional de Capacitación, dirigido a mejorar el manejo de los sistemas de riego parcelario en las pequeñas y medianas unidades de producción agropecuaria.

La capacitación no solo incluye la adquisición de nuevas destrezas agrotecnológicas, sino también el aprendizaje de procesos socioorganizativos, productivos y ambientales, especialmente en las personas adultas mayores que se dedican al cultivo familiar.

La implementación del PIT estará acompañada por la Facilidad de Inversiones para Latinoamérica (LAIF, por sus siglas en inglés). Se trata de una propuesta de la Unión Europea (UE), cuyo propósito directo es aumentar la eficiencia hídrica en los territorios rurales considerando   sus características agronómicas, económicas, sociales y ambientales.

Dado que esta intervención contempla la dotación de equipos e instrumentos para el mejoramiento productivo en las unidades económicas familiares, el Magap creará una ‘escuela de riego’, en la cual, con asistencia técnica del Ministerio Español de Agricultura, se formarán ingenieros en riego y se investigarán nuevas tecnologías aplicadas a los agroecosistemas ecuatorianos.

La frecuencia de los cultivos mejora los ingresos familiares

Los resultados de las políticas públicas implementadas se evidencian en las localidades seleccionadas para iniciar el proceso de transformación. En aquellas, el riego tecnificado permite a las familias campesinas diversificar sus cosechas.

“Nuestros terrenos eran bastante secos. Pero ahora, desde que tenemos acceso al riego, cultivamos papas, choclos, hortalizas, tomate riñón, tomate de árbol y mora”, afirmó Rosa Toapanta, agricultora que reside en el cantón Píllaro (Tungurahua).

Una opinión similar tiene Pedro Morocho, beneficiario del sistema de riego Licto (Chimborazo), quien invierte sus ganancias en el mejoramiento de su vivienda y en la educación de sus hijos. “Con riego, la papa se cultiva cada cinco meses, el ajo cada siete meses, la arveja cada cuatro meses y el brócoli cada tres meses. El riego cambió nuestro sistema de vida”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Promo-galeria (2)

Google Adsense

 

VISITE NUESTRO BLOG

VISITE NUESTRO BLOG