Martes, 15 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Los dirigentes cristianos que promovieron el ‘No’ se mostraron satisfechos con el tratado

Uribistas critican el nuevo acuerdo de paz

El comandante de las FARC, Iván Márquez (izq.), el canciller Bruno Rodríguez (centro) y el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle (der.).
El comandante de las FARC, Iván Márquez (izq.), el canciller Bruno Rodríguez (centro) y el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle (der.). Foto: AFP

Pese a que el documento recoge gran parte de las observaciones del partido Centro Democrático, este rechaza que se excluyeran penas de cárcel a los jefes de las FARC responsables de delitos graves.

Rafael Croda. Corresponsal en Colombia.

Luego de que el gobierno colombiano publicó esta madrugada el nuevo acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC la mayoría de partidos políticos del país expresaron su respaldo al nuevo texto, mientras que el Centro Democrático, del ex presidente Álvaro Uribe, comenzó a expresar varias críticas.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que representantes del gobierno sostendrán en los próximos días una serie de reuniones con voceros del Centro Democrático y de otros sectores que promovieron el ‘No’ al acuerdo original con las FARC para explicarles los alcances del nuevo pacto suscrito con esa guerrilla el sábado anterior.

“Este nuevo acuerdo debe satisfacer a la inmensa mayoría del pueblo colombiano porque recoge muchas de las propuestas del ‘No’ y eso lo hace más amplio e incluyente”, señaló el funcionario.

Pero el vocero del Centro Democrático, Carlos Holmes Trujillo, ya adelantó que el partido uribista está en contra de que el nuevo acuerdo haya excluido penas de cárcel efectiva para los jefes de las FARC responsables de delitos graves y que les permita a estos participar en política y acceder a cargos de elección popular.

Además, repudió que el pacto de paz firmado el sábado en La Habana vaya a ser incluido en la Constitución como un acuerdo especial humanitario.

Aunque el Centro Democrático se encuentra estudiando en detalle el nuevo texto, que tiene 310 páginas, 13 más que el original, las críticas expresadas por Holmes Trujillo y otros dirigentes de ese partido anticipan que el pacto con las FARC no contará con el consenso del país.

“Aspiramos a que el apoyo sea mayoritario, aunque sabemos de antemano que difícilmente será unánime”, dijo el consejero presidencial del Posconflicto, Rafael pardo.

Otros sectores del promovieron el ‘No’ en el plebiscito del 2 de octubre, como el del ex presidente Andrés Pastrana y el de la ex candidata presidencial conservadora Martha Lucía Ramírez, también se encuentran estudiando el texto, que el gobierno les hizo llegar esta madrugada, y se pronunciarán hasta que concluyan esa labor.

Los que ayer expresaron su respaldo fueron los partidos de la coalición del gobierno, desde el de la U, el Liberal, Cambio Radical y un sector del Conservador, hasta los opositores e izquierdistas Polo Democrático y Alianza Verde.

Además, dirigentes cristianos que promovieron el ‘No’ en el plebiscito del mes pasado también se mostraron satisfechos con los cambios que tiene el nuevo acuerdo, en especial por las aclaraciones que hace en los temas de “enfoque de género” y familia.

La vía legislativa

El asesor de la mesa de negociaciones de La Habana, Álvaro Leyva, advirtió a través de cuenta de Twitter que el nuevo acuerdo “es final y definitivo. No se revisa. A todos se les dio gusto sin llegar a poner en peligro la paz”.

Además, señaló que es una “ingenuidad pensar que en materia de paz se le puede dar gusto a todo el mundo en todo. Particularmente a quienes nada les va a satisfacer”.

El senador del izquierdista Polo Democrático, Iván Cepeda, un facilitador clave en las negociaciones de paz, señaló que el nuevo acuerdo mantiene las bases esenciales del que fue firmado el pasado 26 de septiembre por el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las FARC, Timoleón Jiménez, Timochenko, y las transformaciones necesarias para la consolidación de la paz.

“No es un acta de sometimiento de la guerrilla, como algunos querían, sino un verdadero acuerdo de paz”, aseveró.

Dijo que lo que sigue ahora es la refrendación del nuevo pacto mediante el mecanismo “más rápido y expedito”, que es a través del Congreso, para que antes de que finalice este año Colombia ponga en vigencia lo negociado con las FARC y comience el proceso de concentración y dejación de armas de la guerrilla.

Aunque el gobierno puede optar también por realizar otro plebiscito o convocar a los cabildos de todos los municipios para refrendar el acuerdo, se espera que estos mecanismos sean desechados porque llevarían varios meses más, y que en cambio opte por la vía legislativa.

El presidente del Congreso, el senador Mauricio Lizcano, aseguró que ese poder del Estado “está listo para implementar y refrendar estos acuerdos, y esperamos que los líderes del ‘No’ actúen con grandeza”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 14 Noviembre 2016 17:24