Martes, 29 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Los expertos electorales ven casi imposible que esto derive en una modificación en el resultado

Trump: "Votaron ilegalmente por Clinton"

De izquierda a derecha: la demócrata Hillary Clinton al lado del republicano Donald Trump durante su último debate presidencial antes de los comicios de EE.UU.
De izquierda a derecha: la demócrata Hillary Clinton al lado del republicano Donald Trump durante su último debate presidencial antes de los comicios de EE.UU. Foto: AFP

El republicano denuncia en Twitter ‘fraude’ tras el recuento de los sufragios en Wisconsin solicitado por el Partido Verde. El equipo de la demócrata se unió a esta petición el sábado.

Redacción y Agencia AFP

Washington D.C..-

Donald Trump, presidente electo estadounidense, intensificó el domingo sus críticas al recuento de votos en Wisconsin. Mediante su cuenta de Twitter afirmó que hubo un “serio fraude” electoral en otros estados, donde “millones de personas” votaron ilegalmente por su contrincante Hillary Clinton.

El recuento en Wisconsin, solicitado por Jill Stein del Partido Verde e impulsado por Clinton amenaza con reavivar el debate acerca de la legitimidad de la victoria del republicano. En el conteo, Hillary le llevó una ventaja de 2 millones en el voto popular.

En su cuenta @realDonaldTrump afirmó falsamente que no solo obtuvo la mayoría del Colegio Electoral, sino que también recibió más votos a nivel general. “Además de una victoria aplastante en el colegio electoral, gané el voto popular si se deducen los millones de personas que votaron de manera ilegal”, acusó en un tuit.

El equipo de Clinton no reaccionó hasta el momento, pero el senador Bernie Sanders, rival de Hillary en la primaria del Partido Demócrata, defendió el recuento. “El Partido Verde tiene el derecho legal de hacerlo”, dijo a CNN. “Hay recuentos en prácticamente cada elección. Nadie espera (que haya) un cambio profundo”.

El recuento de votos fue pedido por la candidata del Partido Verde, Jill Stein, quien obtuvo una mínima parte del voto en Wisconsin. No obstante, la campaña de Clinton señaló el sábado que se uniría a este recuento, pese a que no ha encontrado irregularidades en el resultado general de la elección presidencial.

Marc Erik Elias, abogado de la excandidata demócrata, dijo el sábado en un mensaje en el sitio Medium.com que participará también en el recuento de votos en Michigan y Pensilvania, que se apresta a solicitar Stein.

Los expertos electorales ven casi imposible que el recuento derive en una modificación en el resultado de la elección.

Trump ganó en Michigan, Pensilvania y Wisconsin por 100.000 votos. El escaso margen de victoria en esos estados ayudó al republicano a obtener los 270 electores necesarios para ganar en el Colegio Electoral. “Esto es un chanchullo del Partido Verde para una elección que ya ha sido saldada”, señaló el sábado Trump.

Después de pasar el feriado de Acción de Gracias en su resort Mar-a-Lago en Florida con su familia, Trump usó de nuevo Twitter para afirmar que un fraude electoral había ocurrido en varios estados. “Serio fraude electoral en Virginia, New Hampshire y California - ¿por qué entonces los medios no están informando sobre esto? ¡Serio sesgo - gran problema!”.

Un día antes, el sábado, citó a la demócrata Clinton sobre la necesidad de respetar el proceso electoral y calificó de “triste” el recuento de votos. “Es hora de que la gente acepte el resultado del 8 de noviembre y siga adelante”.

Kellyanne Conway, cercana consejera de Trump, insinuó que si el equipo de Clinton presionaba para hacer el recuento, el magnate podría reconsiderar su promesa de no buscar su procesamiento por usar un servidor privado de correo cuando era secretaria de Estado.

El líder republicano es “magnánimo” hacia Clinton, y “parece que su respuesta es que su abogado se una a este ridículo recuento”, explicó Conway a la cadena ABC.

Reince Priebus, designado jefe de gabinete por Trump, dijo a su vez que aunque el presidente electo no está “buscando métodos y formas para perseguir y procesar a Hillary Clinton”, podría estar “abierto a escuchar” si aparecen nuevos hallazgos en su contra.

El equipo de Trump

La discusión prosigue mientras surgían nuevos signos de discordia en el seno del equipo del republicano Donald Trump por la conformación del futuro gabinete.

El puesto del secretario de Estado parece ser la principal fuente de discordia. Los más allegados al magnate impulsan a Mitt Romney, excandidato republicano a la presidencia en 2012, para ocupar el puesto, mientras otros favorecen al exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani.

Este estilo del equipo de Donald Trump de ventilar públicamente las tensiones internas es algo que los analistas internacionales consideran muy inusual en la política estadounidense. (I)

---------------------------------

El audiovisual se volvió viral

El alcalde de Nueva York desafía a Trump

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, a través de su Twitter @NYCMayor, lanzó una campaña para resistir las posibles políticas del presidente electo Donald Trump contra las minorías.

La campaña #AlwaysNewYork (#SiempreNuevaYork) deja claro que se rehusará a cooperar con la administración del magnate en caso de que aplique políticas discriminatorias o antimigrantes.

En el audiovisual, el demócrata, lo indica con pocas palabras: “Esta es mi promesa como su alcalde: Usaremos todas las herramientas a nuestra disposición para defender a nuestra gente. Si el gobierno federal quiere que nuestros oficiales de la policía separen a nuestras familias de migrantes nos rehusaremos a hacerlo. No vamos a sustituir la vigilancia en las comunidades por discriminación racial”.

De Blasio, de origen italiano y casado con una afroamericana, sostiene que si el nuevo gobierno pretende deportar a neoyorquinos respetuosos de la ley que carezcan de representación, la ciudad intervendrá para dotarlos de defensa legal. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO