Viernes, 20 Enero 2017 00:00 Mundo

Los demócratas se organizan para boicotear su investidura

Trump llega a Washington con los 15 miembros de su gabinete

El magnate republicano, Donald Trump, de 70 años, asumirá esta tarde la presidencia de Estados Unidos.
El magnate republicano, Donald Trump, de 70 años, asumirá esta tarde la presidencia de Estados Unidos. Foto: AFP

El republicano estampará su firma en 4 o 5 decretos este mismo día. Los temas serían de inmigración, medio ambiente, energía y derecho laboral.

Redacción y Agencia AFP

“Este viaje comienza y voy a trabajar y luchar muy duro para que esto sea un gran viaje también para los estadounidenses. No tengo dudas de que juntos devolveremos la grandeza a Estados Unidos”, indicó ayer  Donald Trump en Twitter.

El republicano, que hoy prestará juramento como el 45º presidente de Estados Unidos, se instaló -desde ayer- en Washington donde durante cuatro años transformará la política estadounidense y dejará atrás el legado de Barack Obama.

El multimillonario que se jacta de tener 20 millones de seguidores en Twitter abandonó la Trump Tower de Nueva York para dirigirse a Washington específicamente a la Casa Blanca, y tras la partida de Barack Obama, se convertirá en el pasajero exclusivo del Air Force One.

La transferencia de mando

A las 15:30, Donald Trump tiene previsto depositar una ofrenda floral en el Cementerio Nacional de Arlington y hablará luego al otro lado del río Potomac, en el Lincoln Memorial, epicentro de las celebraciones de investidura, donde habrá conciertos de música country y fuegos artificiales.

La ceremonia de juramento, al aire libre en el Capitolio, empezará al mediodía, según fecha y hora establecidas en la Constitución, y será transmitida por las cadenas de televisión en el mundo.

El presidente electo llegará a la capital estadounidense con su gabinete completo. Aunque todos  serán confirmados por el Senado después de audiencias que comenzaron la semana pasada.

En total, se trata de 15 integrantes del gabinete y 7 otros cargos que poseen rango equivalente. En el grupo escogido por Trump apenas hay cuatro mujeres, un afroamericano y ningún hispano.

Fuentes próximas al presidente electo, que en la noche del miércoles aún daba retoques finales a su discurso de investidura, dijeron que Trump consultó con algunos historiadores y en compañía de asesores analizó los discursos de otros presidentes.

“Pero será un texto de Trump. Él lo está escribiendo, él lo edita y él lo corrige”, dijo Sean Spicer, quien será vocero de la Casa Blanca. El discurso del presidente deberá extenderse unos 20 minutos.

La multitud en Washington

Miles de ciudadanos, entre partidarios y opositores al nuevo mandatario, comenzaron a llegar a la capital para participar en el ritual democrático al cual asistirán numerosos dirigentes políticos del país y tres expresidentes.

Jimmy Carter, George W. Bush y Bill Clinton confirmaron su presencia. Este último estará acompañado por su esposa, Hillary Clinton, derrotada por Trump en las últimas elecciones. El presidente George H. W. Bush no estará ya que se encuentra hospitalizado.

Trump “tiene verdadera prisa de llegar a la Casa Blanca y de ponerse a trabajar para los estadounidenses”, manifestó el miércoles su vicepresidente, el conservador Mike Pence, de 57 años.

Sin experiencia política, ni militar, el flamante septuagenario Donald Trump fue elegido, de cierta manera, gracias a sus malos modales: sus electores, surgidos de las clases populares, lo catapultaron a la presidencia para dar vuelta la página de la era Obama y alterar profundamente el statu quo político. El magnate prometió poner manos a la obra rápidamente.  

Por su parte, la oposición demócrata se organiza sin el actual presidente. Un tercio de los legisladores de ese signo boicoteará la ceremonia y en el Senado los demócratas intentarán dificultar la asunción de miembros del gabinete de Trump.

Su primer día como presidente

Luego de despedirse de Barack Obama, el republicano prevé estampar su firma en cuatro o cinco decretos este mismo día, y en muchos otros, más importantes, a partir del lunes, con el fin de desmantelar todo lo posible de la gestión de su predecesor sin esperar al Congreso, en temas como inmigración, medio ambiente, energía y derecho laboral.

Independientemente de lo que suceda hoy, sus planes iniciales son deshacer muchas de las acciones ejecutivas del presidente Obama y comenzar a revertir las regulaciones, especialmente aquellas que cree que son financieramente costosas.

The Washington Post publicó que la operación Trump no es la primera en preparar una sólida lista de acciones ejecutivas para un nuevo presidente. El equipo de transición de Mitt Romney, que empezó a trabajar antes del día de las elecciones en 2012, recorrió todos los discursos de política y opiniones de Romney, identificando y priorizando todas las promesas que hizo durante la campaña y redactado un plan de 200 días.

Obama conmuta a 330 detenidos

El presidente Barack Obama conmutó ayer las penas de reclusión de 330 personas, casi todas por delitos no violentos relacionados con las drogas.

Se trata del segundo paquete de clemencias, perdones y conmutación de penas anunciada por Obama en una semana. El martes conmutó a la exsoldado Chelsea Manning, condenada por filtrar documentos militares a WikiLeaks.

Con el paquete de ayer, Obama elevó a 1.715 el número de penas conmutadas durante su presidencia. Este nuevo número de beneficiados se otorga en virtud de un sistema penal que considera excesivamente represivo para delitos menores.

En Estados Unidos existe poco más de 2,2 millones de encarcelados, una población que incluye personas con disturbios mentales y toxicómanos. El sistema sufre de un nivel de reincidencia verdaderamente dramático. (I)

------------------------

A las 04:00 inicia el arduo trabajo  

Las 5 horas de mudanza dentro de la Casa Blanca

El ritual americano más frenético nunca visto se llama “transferencia de familias”, un tsunami de cinco horas de actividad que transforma la casa del presidente Obama en el presidente Trump.

“Yo lo llamo caos organizado”, dijo Gary Walters, quien coreografió varias transferencias de familias en sus 21 años como alcalde de la Casa Blanca. El diario local, The Washington Post, detalló  lo que sucede el día de la inauguración antes y durante esas cinco horas agitadas.

Los más de 90 empleados permanentes de la Casa Blanca y unos cuantos contratistas de confianza aparecen alrededor de las 04:00 -algunos duermen en sus puestos de trabajo- listos para ejecutar el plan de batalla ideado por el jefe de la casa.

La mayoría de estas personas hizo esto por lo menos una vez antes. La residencia tiene hasta 16 habitaciones, y los carpinteros pueden convertir suites a dormitorios separados o viceversa mediante la apertura o cierre de puertas y paneles de pared existentes.

Walters dijo que alrededor de la mitad fueron reconfigurados durante el cambio de Ronald Reagan a George W. Bush para acomodar a su gran familia. El decorador de interiores del nuevo presidente y algunos otros miembros de su comitiva ayudan a desempaquetar y arreglar los muebles.

Sobre las 08:30, el personal se reúne en el comedor del estado para decir adiós a la primera familia y darles un regalo especial. El momento es siempre amargo.

Durante la partida del presidente Ronald Reagan en 1989, Gary Walters, alcalde de la Casa Blanca, entonces portero principal, comenzó una tradición de presentar una caja hecha de madera histórica de la Casa Blanca que contiene las banderas que sobrevolaron la Casa Blanca en el día de la inauguración del presidente y en su última mañana en el cargo.

Stephen Rochon Rochon, quien antes de la Casa Blanca laboraba como almirante de la Guardia Costera, recordó: El presidente George W. Bush estaba llorando cuando se dirigió al personal. “Como militar retirado, no se supone que deba desgarrarme, pero lo hice, y también lo hicieron los empleados”. Rochon destacó que los empleados de la residencia son ferozmente discretos y no discuten la política, nunca.

Alrededor de una hora más tarde viene el último evento oficial al que el presidente saliente asistirá en la Casa Blanca, un café en la Sala Azul que incluye a los vicepresidentes entrantes y salientes y a sus cónyuges, y a una escolta del congreso.

A las 10:30 saldrán por el Pórtico Norte y las limusinas los llevarán al Capitolio. Alrededor de las 14:30, el desfile inaugural comienza, y el alcalde de la Casa Blanca se asegura de que todo esté perfectamente en orden.

En cualquier momento entre las 15:30 y las 17:00, la nueva familia regresará a una Casa Blanca transformada. Al entrar, generalmente a través del Pórtico Sur, el jefe Usher Reid los saluda y les dice por primera vez: “Bienvenidos a vuestro nuevo hogar, señor presidente”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense