Viernes, 16 Diciembre 2016 00:00 Mundo

Rusia juega un papel clave en la guerra siria

Tregua permite evacuación de un millar de civiles en Alepo

Un hombre mayor de edad es trasladado durante una operación de evacuación de los  barrios controlados por los rebeldes en la ciudad de Alepo.
Un hombre mayor de edad es trasladado durante una operación de evacuación de los barrios controlados por los rebeldes en la ciudad de Alepo. Foto: AFP

Fuerzas sirias controlan el territorio. La salida de los rebeldes simboliza el éxito del presidente Bashar al Asad.

Agencias AFP y Prensa Latina

Más de un millar de personas fueron evacuadas de Alepo ayer en la noche y alcanzaron territorio bajo control de grupos rebeldes, en el marco de un cese del fuego que busca poner fin a años de enfrentamientos en la ciudad siria y que sella una gran victoria para el presidente Bashar al Asad.

Un segundo convoy salió de Alepo en la noche de ayer, informó la televisión siria, después de la primera caravana de la mañana integrada por 951 personas, entre ellas 108 heridos y 200 rebeldes, comunicó una fuente militar.

La evacuación se produjo tras el primer intento frustrado, con varios intercambios de disparos en los primeros momentos de la operación y después de que el Gobierno sirio y las fuerzas de oposición acordaran un nuevo alto el fuego en la madrugada de ayer. Las fuerzas gubernamentales sirias entraron en la zona con excavadoras para quitar sacos de arena y despejar el lugar.

El acuerdo de ayer, además, tuvo lugar un mes después del inicio de la ofensiva final de las fuerzas gubernamentales, apoyadas por la aviación rusa, milicianos del movimiento libanés Hezbolá y combatientes iraníes e iraquíes, el 15 de noviembre.

En un video, dirigido a los sirios, el presidente Al Asad aseguraba que la “liberación” de Alepo era un “momento histórico”.

Unos 15 vehículos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Media Luna Roja siria, seguidos de 13 ambulancias y 20 autobuses verdes integraban la primera caravana.

Los heridos fueron trasladados a los hospitales cercanos para recibir tratamiento, informó Ahmad al Dbis, quien dirige la unidad de médicos y voluntarios que coordinan la evacuación cerca de la localidad de Jan al Assal.

Los evacuados pasaron horas congregados en el lugar de recogida en el distrito Al Amiriya, en el sur de Alepo.

Según datos proporcionados por la televisión siria, está previsto que unos 4.000 combatientes con sus familiares y 9.000 civiles abandonen los distritos sitiados de la parte oriental de Alepo.

Algunas personas de edad lloraban, otras estaban contentas de dejar atrás el infierno y algunas dudaban subir a los autobuses por temor a ser interceptadas por las fuerzas del gobierno.

En una ventana llena de polvo de uno de los autobuses alguien escribió: “Un día volveremos”.

Los activistas describieron la evacuación como “desgarradora”. “La gente deseaba salir de la ciudad y acudir a un lugar seguro con sus familias”, dice el activista llamado Wissem. “Pero, por otro lado, están abandonando su tierra, su patria. Para nosotros es un día muy triste”.

Paralelamente, otra operación de evacuación de 1.200 heridos y enfermos y sus allegados ocurría en Fua y Kefraya, dos ciudades chiitas sitiadas por los rebeldes en la provincia de Idleb, hacia zonas controladas por el régimen.
Idleb, provincia vecina de Alepo, es el último bastión de la rebelión que controla además apenas algunos sectores dispersos en Deraa (en el sur) y cerca de Damasco.

La salida de los rebeldes de Alepo simbolizará el máximo éxito del gobierno del presidente Al Asad y sus aliados ruso e iraní desde el inicio de la guerra civil en 2011.

El 30 de septiembre de 2015 que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó el despliegue en Siria, las tropas de Bashar al Asad estaban derrotadas.

En catorce meses, el aporte decisivo de las tropas rusas puso al presidente sirio de nuevo en los carriles y permitió la reconquista de Alepo. (I)

-----------------------------

Coalición analiza situación

Tropas británicas entrenan a militantes

Efectivos de las Fuerzas Armadas del Reino Unido se desplazaron a Siria para adiestrar a militantes “moderados” del frente de oposición al presidente Bashar al Asad,   anunció el ministro de Defensa.

“Tropas británicas acaban de llegar a la región para formar a la inspeccionada oposición siria”, confirmó sir Michael Fallon a través del diario The Telegraph.

Este refuerzo de efectivos británicos se ampliará con el despliegue de un grupo adicional de especialistas que analizarán documentos y archivos informáticos localizados en zonas antes ocupadas por el autoproclamado Estado Islámico (EI).

El anuncio de Fallon coincide con la reunión en Londres de ministros de Defensa de la coalición global contra el EI, formada en 2014 en apoyo de Irak. Estaba prevista la asistencia al encuentro de representantes de 15 países, incluidos Estados Unidos, Turquía, España e Irak.

En la agenda de la jornada los ministros harían un balance de las últimas ofensivas aliadas, con el asalto sobre Mosul, en Irak, y los preparativos para sitiar Raqa, centro de Daesh en Siria. Los ministros intentarán diseñar y coordinar una estrategia contra los militantes extranjeros yihadistas, que Fallon estima en 43.000.

“Reino Unido tomará el liderazgo sobre cómo lidiar con los militantes extranjeros de Daesh a medida que estos avanzan hacia otras zonas de Irak y Siria, se despliegan a conflictos diferentes o intentan retornar a sus países de origen”, señaló el ministro.

“Como parte de la coalición de 68 miembros, el Reino Unido tiene una labor líder a través de ataques aéreos, inteligencia, vigilancia y reconocimiento, y nuestro entrenamiento”, agregó.

Informó que aviones de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) bombardearon edificios del EI, posiciones y equipamiento en Mosul, mientras que la coalición realizó más de 300 ataques aéreos como apoyo a la operación de las Fuerzas Democráticas Sirias en Al Raqa. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense