Sábado, 11 Febrero 2017 00:00 Mundo

Existen 50 concentraciones de rechazo en el país

Tras 9 días de protestas dimite ministro de Rumania

Miles de rumanos protestan contra el gobierno en la Plaza de la Victoria en la capital Bucarest.
Miles de rumanos protestan contra el gobierno en la Plaza de la Victoria en la capital Bucarest. Foto: AFP

La población repudia decreto que despenaliza la corrupción si los daños para el Estado son menores a $ 47.000.

Redacción Mundo y Agencia AFP

Bucarest.-

Tras nueve días continuos de protestas populares, el ministro de Justicia rumano, Florin Iordache, anunció su dimisión. Las manifestaciones están en contra de un decreto del gobierno que flexibilizaba la legislación anticorrupción.

El decreto del nuevo gobierno que entró en funciones en diciembre del año pasado, aprobó -el 31 de enero- despenalizar la corrupción si los daños para el Estado eran menores a $ 47.000 ($ 44.000 euros). Sin embargo, tras el escándalo, el pasado domingo fue retirado.

En detalle, la medida despenalizaba ciertas formas de abusos de poder por parte de los dirigentes y responsables políticos por lo que también fue criticada por el bloque de la Unión Europea (UE).

¿Qué solicitan los manifestantes?

Las protestas exigen la renuncia del gobierno socialdemócrata del primer ministro Sorin Grindeanu. No obstante, el miércoles la moción de censura, presentada por la oposición de centroderecha, fracasó en el Parlamento.

Por su parte, Sorin Grindeanu aseguró que no dimitirá y afirmó que el problema es debido a “una mala comunicación”; el Partido Socialdemócrata de Rumania (PSD)  recordó que ganó las elecciones con el 45% de los votos.

El polémico decreto también iba acompañado de una propuesta de indulto a 2.700 presos por delitos menores -también por corrupción-, beneficiaba a decenas de funcionarios públicos y políticos.

Muchos de los beneficiados eran del PSD. Como su presidente -y líder del gobierno en la sombra-, Liviu Dragnea, condenado a dos años de prisión por fraude electoral e imputado en otro caso de abuso de poder; un proceso que le impidió ocupar el sillón de primer ministro el pasado diciembre, cuando su partido ganó las elecciones.

Son muchas las voces que acusan al gobierno de hacer una ley a medida de sus amigos y afiliados, y exigen la dimisión del gabinete aunque solo lleva un mes en el poder.

El domingo, con el texto legal ya retirado, más de 600.000 personas protestaron en todas las ciudades del país -la mayoría en Bucarest-; una cifra récord. La magnitud solo se compara a los de la caída del régimen comunista en 1989. Hasta ayer se contabilizaron 50 concentraciones en total.

Para Ciprian Baltoiu, analista y corresponsal de Telesur, las personas continuarán en las calles manifestando su descontento, más allá de la renuncia del ministro. “La gente no va a parar de salir, hasta tener la seguridad de que los políticos que están al mando del país van a respetar las reglas normales de democracia”, afirmó el analista Baltoiu.

Camil Ungureanu, profesor en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Pompeu Frabra, señaló al diario español El País: “La sociedad ha madurado y ahora maneja estos mecanismos para exigir lo que se merece”.

La corrupción en Rumania

“Desde que llegué al Ministerio de Justicia he realizado las gestiones necesarias para remediar una serie de problemas sensibles (...) Todas mis iniciativas han sido legales y constitucionales”, se defendió Iordache durante una conferencia de prensa en la sede del Gobierno rumano el pasadojueves al dimitir del cargo.

Florin Iordache, de 56 años, se convirtió en ministro de Justicia tras trabajar como ingeniero en una fábrica de muebles.

De acuerdo a una publicación del diario español El País, el polémico decreto suponía un gran retroceso en la lucha anticorrupción en este país balcánico, de cerca de 20 millones de habitantes, que ocupa uno de los peores puestos de la Unión Europea (UE) en esta materia.

La Comisión Europea, que audita la evolución de la justicia en Rumania desde su adhesión en 2007, se mostró profundamente preocupada por la normativa, que también suscitó el rechazo de la Fiscalía General del Estado, la Dirección Nacional Anticorrupción o el Defensor del Pueblo, por su interferencia con el trabajo de la justicia y por su supuesta inconstitucionalidad.

El jueves, el Tribunal Constitucional rehusó pronunciarse sobre si el decreto vulneraba o no la Carta Magna rumana, pese a que se interpusieron dos recursos en contra. Lo hizo con el argumento de que la norma ya se anuló y nunca entró en vigor.  (I)

DATOS

Hace 27 años los rumanos protestaron masivamente para sacar del poder al comunista Nicolae Ceaucescu que terminó fusilado. Fue la única transición democrática en Europa Oriental que finalizó con un dirigente de su talla muerto.

Desde el fin de la Unión Soviética y la caída de Nicolae Ceaucescu, Rumania, al igual que otros países de la antigua Unión Soviética, cayó pronto en la corrupción en su transición al capitalismo.

En 2007, cuando Rumania ingresó a la Unión Europea, todos los dirigentes, sea presidente o primer ministro, prometieron combatir a los corruptos -en parte presionado por la Unión Europea, de la que Rumania forma parte desde 2007-. Sin embargo, irónicamente todos estos políticos terminaron vinculados a casos de corrupción o en investigaciones. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET