Domingo, 24 Septiembre 2017 00:00 Mundo

Schulz se aferra a la justicia social para derrotar a Merkel

Schulz se aferra a la justicia social para derrotar a Merkel
Foto: AFP

Las elecciones que celebra Alemania son un anodino paseo para la actual canciller que aspira a renovar su mandato.

Gorka Castillo, corresponsal en España

Contra las apariencias y leyendas que acompañan al pueblo germano, la experiencia no lo es todo en Alemania. Eso debe pensar Martin Schulz, el candidato del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) a ocupar la Cancillería de su país tras las elecciones de hoy, al comprobar que ni la destreza mostrada en sus cinco años al frente de la Eurocámara ni la asombrosa capacidad de adaptación de su partido le están sirviendo para recortar la distancia sideral que le lleva Ángela Merkel en todos los sondeos. “Quien se guía por las encuestas, renuncia a sus principios y se acomoda. Yo no hago eso”, declaró hace unos días en una entrevista al canal internacional germano Deutsche Welle.

Pero las cifras no admiten discusión. Los sondeos sitúan al partido de Schulz entre el 20% y 24% de los votos, una cruel horquilla que separa el hundimiento total de una dulce derrota pero derrota al fin y al cabo. Si hoy no supera el récord negativo de 23 puntos obtenidos por el SPD en 2009 será su tumba política pero si iguala el 25% logrado por Peer Steinbrück hace cuatro años le quedará el consuelo de culpar a los efectos perniciosos de haber sido el socio minoritario de los gobiernos de Merkel durante los últimos 12 años. Pese a que en política nadie puede dar por perdida unas elecciones de antemano, lo de plantar cara a la democristiana CDU de Merkel se antoja para la SPD de Schulz como un sueño irrealizable. Su desventaja alcanza ya guarismos desorbitados, hasta de 16 puntos, que sitúan a la socialdemocracia germana al borde del despeñadero.

A falta de argumentos convincentes para mantener la moral de su tropa persuadida con la remontada, el expresidente de la Eurocámara ha comenzado a atizar la quimera de los indecisos, un ejército de votantes que, según el instituto Allensbach, representan el 40% del electorado. Schulz defiende que gran parte de esas boletas inciertas finalmente caerán de su lado para convertirlo hoy en el nuevo canciller de Alemania.

No deja de parecer la reacción de un náufrago sentenciado. Un rotativo alemán comparaba esta semana su afán de superación con el que mostraba Hitler en una escena de la película El ocaso en la que, con todo perdido, explicaba a su Alto Mando cómo los soldados del general Wenck podían romper el sitio definitivo del Ejército Rojo sobre Berlín y ganar la guerra.

Jóvenes simpatizantes posan con pancartas de respaldo al partido Unión Demócrata Cristiana y a la canciller Angela Merkel, durante la campaña electoral en Schwerin, al norte de Alemania. Foto: AFP

Más allá de comparaciones más o menos acertadas, el problema que ha encontrado el SPD para convertirse en una fuerza real de gobierno en Alemania no ha sido la figura un tanto desgastada de Schulz ni siquiera la falta de credibilidad de su desesperado mensaje por recuperar los principios de justicia social que encumbraron a la socialdemocracia como la mejor alternativa al liberalismo estadounidense y al comunismo soviético después de la II Guerra Mundial. Los analistas no dudan que el pecado mortal del SPD es que ha sido socio minoritario de Merkel en la Grasse Koalition (Gran Coalición) durante dos legislaturas. Es más, algunos de los más reputados especialistas en política germana aseguran que si la actual canciller se convirtió en 2005 en la primera mujer en llegar al poder en la historia del país se debió, en parte, al descontento provocado en la clase trabajadora los severos recortes al Estado del Bienestar realizados por su antecesor, Gerhard Schröder.

Aunque a principios de este año se anunció que el candidato del SPD sería Martin Schulz, los socialdemócratas vivieron un renacer maravilloso donde incluso los sondeos llegaron a ponerles casi a la par del bloque conservador que representan el CDU y el CSU liderado por Merkel. Pero todo resultó como la eclosión de flores en primavera. Transcurridas unas pocas semanas el efecto Schulz se evaporó y prueba de ello fueron los resultados catastróficos obtenidos por el SPD en tres elecciones regionales de indudable importancia moral para los socialdemócratas. Desde entonces, el esfuerzo del expresidente del Parlamento europeo ha sido colocar en el centro del debate la justicia social aunque con escaso éxito.

Por su izquierda hay un partido que le ha despojado de ese discurso como el Die Linke, que se juega el tercer puesto en el Bundestag, el Parlamento alemán, con el Partido Demócrata Liberal (FDP), la derechista y xenófoba AfD y los ecologistas Verdes. Por si fuera poco, los socialdemócratas alemanes han seguido cayendo en la misma indecisión de sus últimas y sonoras derrotas sobre su propuesta concreta de cambio en la política social, quizás, para no ahuyentar al electorado más centrista del partido. Y a nivel interno, ni siquiera se plantea la fórmula de intentar buscar una alianza de gobierno con los Verdes y Die Linke. Una opción que muy probablemente existirá en el Bundestag tras la reconfiguración de 630 escaños que emanen de las elecciones de hoy. Una alternativa matemática pero no política. Y es que la mayoría de los que casi 45 millones de alemanes que acudan a las urnas defienden esta peculiar estabilidad que encarna la canciller Angela Merkel. Incluso se inclinan por la continuación de la Gran Coalición.

En el único debate televisado entre los dos principales candidatos celebrado hace dos semanas, la actual jefa de Gobierno y su principal rival dejaron claro que sus respectivos partidos están atrapados en la alianza que forjaron en 2005. Al SPD de Martin Schulz le falta fuerza propia y al CDU/CSU de Merkel un poco de coraje para romper ese consenso. (I)

Los alemanes eligen a su futuro gobierno a través del Bundestag

La configuración del legislativo alemán es fundamental para la formación del gobierno ya que sus miembros son los encargados de elegir el Ejecutivo que gobernará cuatro años. Es decir, los alemanes no eligen directamente a su gobierno, ni a su canciller, como sí sucede en otros países con sistemas presidencialistas, sino que lo hacen indirectamente a través del Bundestag (Parlamento Federal). El sistema electoral de Alemania es proporcional. Los sufragantes mayores de 18 años poseen dos votos. Con el primero eligen a un candidato que se postula en su distrito electoral, el más votado obtiene un escaño en el Bundestag; y con el segundo votan por un partido político, que según los resultados, recibe una cantidad de escaños proporcional. Los que obtienen menos del 5% quedan fuera del parlamento. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET