Martes, 29 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Calero tiene grabaciones del Mandatario

PT pide juicio político y renuncia de Temer

El presidente brasileño, Michel Temer, se retira tras ofrecer una conferencia de prensa en el Palacio del Planalto con la que pretende calmar la crisis de su gobierno.
El presidente brasileño, Michel Temer, se retira tras ofrecer una conferencia de prensa en el Palacio del Planalto con la que pretende calmar la crisis de su gobierno. Foto: AFP

Exministros del presidente de Brasil lo acusan de tráfico de influencia.

Pablo Giuliano. Corresponsal desde Sao Paulo, Brasil

La oposición inició ayer los pedidos para exigir la renuncia o destitución del presidente Michel Temer, acusado de tráfico de influencia por uno de sus propios exministros, que lo imputó ante la policía federal de haber defendido a uno de sus pares en el gabinete para permitir el uso del Estado en un proyecto inmobiliario privado.

El Partido de los Trabajadores (PT) de la expresidenta Dilma Rousseff y del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva presentó ante la fiscal general de la República una denuncia penal por un crimen común dentro de la presidencia para exigir la renuncia de Temer por tráfico de influencias. El reclamo fue apoyado por los comunistas.

“Le pedimos a Temer que renuncie y que permita la elección directa de un presidente. Si lo hace el próximo año el Congreso deberá elegir un jefe de Estado en forma indirecta”, dijo el jefe del bloque de senadores del PT, Humberto Costa, quien calificó de golpe la destitución de Rousseff el pasado 31 de agosto vía juicio político.

Otra fuerza opositora, el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), abrió ayer el primer pedido de juicio político en la Cámara de Diputados para exigir la salida de Temer. “Esto es muy serio y si no es aceptado el pedido de juicio político habrá presión en las calles”, afirmó por su parte el jefe del bloque de diputados del PSOL, Iván Valente.

Todo tiene que ver con el escándalo en el cual han caído dos ministros del PMDB de Temer, enfrentados por negocios personales dentro del Poder Ejecutivo. Lo más grave fue revelado por el renunciante ministro de Cultura Marcelo Calero, quien admitió haber grabado conversaciones que mantuvo con el presidente Temer y algunos de sus ministros, en el marco del escándalo sobre supuesto tráfico de influencias que, según la oposición, debe ser motivo de un juicio político.

En una entrevista con el programa Fantástico de la TV Globo, Calero dijo que grabó la conversación telefónica que mantuvo con Temer antes de dejar el cargo porque se negó a ser presionado para liberar la construcción de un edificio de lujo en un área histórica de la ciudad de Salvador, Bahía, en el nordeste brasileño.

“Hice algunas grabaciones telefónicas, es decir, de personas que me llamaron. Entre esas grabaciones existe una con el presidente, pero es algo burocrático, no quise inducirlo a decir nada, fue en la conversación en la que renuncié”, dijo Calero, que dejó el cargo el pasado 18 de noviembre.

Por este escándalo renunció la semana pasada el ministro de Gobierno, Geddel Vieira Lima, socio del negocio inmobiliario en el barrio histórico de Salvador que fue embargado por el Instituto de Patrimonio Histórico (Iphan) y presionó a Calero para que libere la obra.

Calero relató a la policía federal que el presidente también lo presionó. El domingo Temer intentó bajar el tono del escándalo y sostuvo que es “indigno” que un ministro grabe a un presidente en forma clandestina, algo que además es “gravísimo”, evaluó. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO