Miércoles, 21 Septiembre 2016 00:00 Mundo

El gigante de Asia invierte en la minería peruana

Pedro Kuczynski se acerca más a China

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (i), y su homólogo de China, Xi Jinping (d), ven desde la parte de atrás la suscripción de la firma de sus delegados en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín.
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (i), y su homólogo de China, Xi Jinping (d), ven desde la parte de atrás la suscripción de la firma de sus delegados en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín. Foto: AFP

Perú busca negocios en Pekín y espera unirse al Banco Asiático de Inversión.

Por Víctor Vimos, corresponsal en Lima

Abrir espacio para la inversión y la colaboración mutua entre Perú y China fue el objetivo que llevó, la semana pasada, a Pedro Pablo Kuczynski a visitar a las autoridades del país asiático. En su primer viaje oficial como presidente, Kuczynski concentró su agenda en una serie de reuniones que lo acercaron a su homólogo, Xi Jinping, al primer ministro Li Kequiang, a distintos empresarios y banqueros, entre los que destacan los representantes del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, entidad a la que  Perú aspira a unirse en el corto plazo.

No es una sorpresa que Kuczynski eligiera a China como su primer destino político y económico de relación internacional. En la economía peruana la presencia del gigante asiático es indiscutible. El  22% del total anual de exportaciones peruanas son agrupadas por China, su principal socio comercial en el mundo. El sector minero, el rubro más importante con el que cuenta este país, tiene el 36% del total de su cartera de inversiones en manos de empresas chinas.

En sus declaraciones emitidas durante la visita, Kuczynski dejó claro que esos antecedentes convierten en objetivo prioritario la relación económica entre los dos países. “No estamos buscando créditos o ayuda financiera, sino inversión y cooperación a nivel internacional. Ese es mi mensaje, por eso he venido a Pekín con mis ministros y mi vicepresidente”.

El principal campo en el que esas inversiones y colaboraciones deberían plasmarse, como resultado de esta visita, es el minero.

De acuerdo a los análisis económicos, en 2019, China habrá invertido en Perú unos $ 19 mil millones en todos los activos que posee en la actualidad. No será suficiente, sin embargo, si de echar a andar e incrementar la economía nacional se trata. Se busca, de forma específica, ampliar la cartera de inversiones mineras y de aporte a la infraestructura para la elaboración de derivados del cobre. Refinerías y fundidoras de metales garantizarían un valor agregado al mineral que se extrae en este país.

Es una apuesta fuerte la de Kuczynski tomando en cuenta que el mercado de la vivienda, el primer destino de los metales peruanos en China, ha decrecido en 2015.

“Se trata de buscar mercado, las opciones existen”, mencionó el mandatario, antes de señalar como objetivos los mercados de automóviles y de tecnología en comunicaciones.
Para la vicepresidenta de Perú, Mercedes Aráoz, que el viaje de Kuczynski reafirme la política de apertura a la gran inversión minera no significa que se busquen inversiones negativas con el medio ambiente.

Su criterio apunta a servir como espacio piloto para inversiones limpias con el medio ambiente, un tema que para el país asiático se ha convertido en un dolor de cabeza. Fuerte inversión apegada a altas reglas de supervisión ambiental parece ser la consigna gubernamental.

Eso, sin embargo, estaría por verse. Desde la campaña que lo llevó al poder, Kuczynski ha sido un defensor de la flexibilización de los reglamentos ambientales para la inversión minera, so pena de la necesidad económica local de agrupar el mayor número de inversiones extranjeras.

De acuerdo a los analistas, China, la segunda economía mundial, posee unos $ 20.000 millones para la inversión en materia mineral: 10.000 de ellos para infraestructura y 10.000 para colaboración. La apuesta de Perú, el país con mayor inversión mineral China en América Latina, es ganar gran parte de ese presupuesto, inyectando en la economía local divisas que permitan cumplir con las diferentes tareas del Estado.

Temas adyacentes, como el turismo, las inversiones bancarias y los medios de transporte, también llenaron la agenda de esta visita.

Se busca que, en el mediano tiempo posible, la cifra de turistas chinos pase de 19.000 (en 2015) a 6 millones anuales. De la misma forma se ha ofrecido la posibilidad de que el Banco de China, uno de los más importantes del mundo, abra sucursales en Perú, lo que significaría fortalecimiento y ampliación de las relaciones económicas de ambos países.

Temas como la construcción del tren Bioceánico y las licitaciones para las nuevas líneas del Metro de Lima también abrieron expectativa por los aportes que, de lado y lado, se puedan lograr.

De acuerdo con una publicación de la agencia de noticias AFP, una encuesta a nivel nacional publicada el domingo reveló que la aprobación del presidente peruano aumentó a 63% en septiembre, dos puntos más que en agosto, porque -en la percepción- los peruanos señalan que está trabajando para mejorar la economía. (I)

------------------

La entidad minera niega culpabilidad

Defensora de medio ambiente denuncia agresión

La campesina peruana ganadora este año del premio Goldman por su defensa del medio ambiente, Máxima Acuña, denunció haber sido agredida por guardias de Yanacocha, la minera con la que mantiene un largo litigio por tierras y que rechazó las acusaciones.

Según Isidora Chaupe, hija de Máxima, agentes de seguridad de Yanacocha -controlada por la estadounidense Newmont- entraron el domingo al terreno de la familia, sin autorización. Cuando Máxima y su esposo Jaime reclamaron no les permitieron avanzar para dialogar.

“Fue en ese momento que atacaron violentamente a Máxima y a Jaime, recibiendo Máxima Acuña fuertes golpes en el cuerpo y su cabeza, dejándola gravemente herida”, detalla Grufides -una organización no gubernamental (ONG) medioambiental- citando a Isidora.

El portal de internet del diario La República difundió un video con la campesina en una camilla de hospital. “Me han aventado, me han empujado, me han agarrado del brazo... me duele”, dice Máxima, de 46 años, entre quejidos.

Los hechos ocurrieron en el sector de Tragadero Grande, región Cajamarca, una zona de los Andes rica en oro, pero también en manantiales y lagunas. Máxima asegura ser propietaria de una porción de estos territorios, pese a que la minera dice haber comprado todo a la comunidad a mediados de la década del 90. El litigio mantiene a Máxima en una especie de cerco, con permanentes escaramuzas.

Por su parte, Yanacocha, a través de un comunicado, negó que sus agentes agredieran a Acuña y a su esposo. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense