Martes, 03 Octubre 2017 00:00 Mundo

Myanmar y el gobierno de Suu Kyi coordinan el retorno de la minoría

ONU: 14.100 niños rohinyás están en peligro de muerte

Los niños rohinyás se apresuran para recibir alimentos en el campamento de refugiados de Balukhali, en Bangladés.
Los niños rohinyás se apresuran para recibir alimentos en el campamento de refugiados de Balukhali, en Bangladés. Foto: AFP

La Unicef solicita $ 76,1 millones para ayudar a los menores que se refugian en los campamentos de Bangladés.

Agencia AFP

Bangladés.-

Un niño rohinyá estaba tan esquelético que los médicos no pudieron colocarle una perfusión. Con 5 años de edad es uno de los miles de niños que podrían morir de hambre en los campamentos de refugiados superpoblados de Bangladés.

“Dijo que no había comido nada en 8 días. Nada”, explicó el doctor SK Jahidur Rahman, que atiende en la clínica Gonoshasthaya Kendra, una asociación de ayuda bangladesí.

Según la ONU, más de 14.100 niños sufren desnutrición y están en peligro de muerte en los campamentos de Bangladés, en donde 500.000 rohinyás, minoría musulmana apátrida, se refugiaron desde finales de agosto para huir de la campaña de represión en Myanmar (antigua Birmania). Dependen de la ayuda humanitaria.

Los que más suerte tienen pueden llegar a las clínicas desbordadas. Pero otros mueren o se ven obligados a mendigar.

Un mes después de su llegada al sur de Bangladés, la distribución de alimentos se hace sin coordinación, según la ONU. Multitudes se amontonan cuando se distribuye la ayuda y los soldados deben aislarlos entre vallas de bambú, bajo el sol, a la espera de una comida.

“Varios niños presentan signos de desnutrición, lo que es alarmante dado que huyeron de tantos horrores”, subrayó Unni Kirshnan, director de la unidad de emergencia sanitaria de Save the Children.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la agencia de la ONU especializada en los derechos de la infancia, lanzó ayer un llamamiento para recaudar $ 76,1 millones para financiar la ayuda humanitaria a la minoría musulmana rohinyá refugiada en Bangladés.

El ministro de Exteriores de Bangladés, AHM Mahmud Ali, confirmó que el gobierno birmano de Aung San Suu Kyi presentó una propuesta para aceptar el regreso de los refugiados rohinyás a su territorio. Ambos países acordaron crear un grupo que coordine ese trabajo de repatriación.

“Esperamos una solución pacífica a la crisis”, expresó Ali.  

Bangladés considera a los miembros de esta minoría musulmana apátridos y no les permite, entre otras cosas, alquilar casas o alojarse en viviendas de amigos y familiares, por lo que habitan en campos de refugiados. Myanmar, por su parte, no reconoce la ciudadanía a los rohinyás y los clasifica como inmigrantes ilegales. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET