Martes, 01 Noviembre 2016 00:00 Mundo

El fbi reabrió investigación contra Clinton, mientras en méxico acusan de fraude fiscal a trump

Obama da esperanza en una campaña hostil

El presidente estadounidense, Barack Obama, durante un acto de campaña a favor de Hillary Clinton en la Universidad de Florida Central en Orlando.
El presidente estadounidense, Barack Obama, durante un acto de campaña a favor de Hillary Clinton en la Universidad de Florida Central en Orlando. Foto: AFP

Un informe revela que uno de cada dos estadounidenses está estresado por las acusaciones conflictivas entre Clinton y Trump. Los aspirantes a la Casa Blanca tienen solo un punto de diferencia.

Redacción y Agencia AFP

Washington DC.-

“Si hay alguien por ahí que aún duda de que Estados Unidos es un lugar donde todo es posible..., esta noche es su respuesta”, dijo el presidente Barack Obama hace 8 años tras ganar la presidencia estadounidense. Entonces, su llegada al poder lo convirtió en un símbolo de esperanza al ser el primer hombre afroamericano que gobierna este país.

Actualmente esas palabras suenan como si provinieran de una era diferente. Obama cerrará su mandato en un escenario en el que la política estadounidense carece de esperanzas ya que los dos candidatos principales, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, tienen aprobación históricamente bajas.

Ambos postulantes elevaron el tono agresivo con acusaciones de amenazas terroristas, elecciones amañadas, elevar el riesgo de pobreza o generar una guerra nuclear y  esto estresa a los norteamericanos.

Según un reciente estudio de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés), uno de cada dos ciudadanos (52%) dice que las elecciones del 8 de noviembre les causa estrés.

El más cuestionable es Trump que durante la campaña no ha parado de tildar de “desastre” la política de Barack Obama, desde su programa de cobertura sanitaria Obamacare y su estrategia militar en el conflicto sirio, pasando por las negociaciones comerciales multilaterales.

De acuerdo con el diario español El País, Obama se marchará sin ningún éxito rotundo. “Deja un trabajo inacabado. No ha ganado una guerra como Franklin D. Roosevelt. No ha terminado con la segregación racial y creado un sistema de salud pública para los más desprotegidos como Lyndon B. Johnson. Ni, como Ronald Reagan, ha transformado la economía y la mentalidad del país”.

Sin embargo, el portal El Diario  rescata que el mandatario no solo consiguió evitar la catástrofe tras la crisis de 2008, generada por su antecesor George W. Bush, sino que  puso en marcha las iniciativas necesarias para reforzar el crecimiento. El aumento de los ingresos familiares de clase media, crecieron un 5,2% en 2015 con relación al año anterior; el incremento más importante registrado desde 1967 y que se traduce en más de 3,5 millones de personas dejaron de ser pobres.

Al contrario de la mayoría de los exmandatarios estadounidenses, Obama sabía que sería recordado por ser el primer afroamericano en ocupar el cargo antes de que sea por su gestión. No obstante, su nombre aún es símbolo de esperanza por lo que esta semana recorrerá el país para ayudar a la candidata de su partido demócrata a llegar a la Casa Blanca y salvaguardar su legado en los estados indecisos de Ohio, Carolina del Norte y Florida.

A pocos días de las elecciones, la encuesta de los periódicos ABC News/Washington Post otorga una ventaja de apenas un punto a Clinton, de 46% contra 45% de Trump, tras la reapertura de una pesquisa del FBI sobre el uso de un servidor privado cuando Hillary era secretaria de Estado, pero Donald no se salva del escándalo.

El domingo Jaime Martínez Veloz lo demandó en México por fraude fiscal por su participación en el fallido desarrollo inmobiliario ‘Trump Ocean Resort”, ubicado en Tijuana. (I)

ENLACE CORTO