Miércoles, 16 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Juan Manuel Santos se reunió con líderes de los partidos políticos

Nuevo acuerdo con las FARC es 'definitivo'

El presidente Juan Manuel Santos (2do derecha.) durante una conferencia de prensa con sus médicos, en Bogotá.
El presidente Juan Manuel Santos (2do derecha.) durante una conferencia de prensa con sus médicos, en Bogotá. Foto: AFP

El jefe negociador del gobierno colombiano advirtió que el pacto no será sometido a ningún tipo de renegociación.

Rafael Croda. Corresponsal en Bogotá.

El gobierno colombiano señaló ayer que el nuevo acuerdo de paz firmado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es ‘definitivo’ y no será sometido a ningún tipo de renegociación con los sectores que promovieron el ‘No’ en cuanto al pacto original firmado con esa guerrilla en el plebiscito del pasado 2 de octubre.

“Este es el acuerdo final, este es el acuerdo definitivo. Realmente no hay espacio para una nueva negociación”, dijo en rueda de prensa el jefe negociador de la delegación del gobierno ante las FARC, Humberto de la Calle.

El funcionario señaló que lo que ahora sigue es una discusión sobre la forma en que se refrendará el nuevo acuerdo y dijo que este recoge más del 80% de las inquietudes de quienes votaron por el ‘No’ en el plebiscito.

De la Calle, quien el sábado pasado firmó en La Habana el nuevo acuerdo con el jefe de negociadores de las FARC, Iván Márquez, afirmó que “la mayoría de los colombianos muestra apoyo, satisfacción y sobre todo deseo de implementar ya” lo negociado con ese grupo armado.

El expresidente Álvaro Uribe, principal promotor del ‘No’ al acuerdo de paz que había sido firmado el pasado 26 de septiembre con las FARC, pidió el sábado al gobierno que no diera el nuevo pacto como definitivo, sino que esperara a que su partido, el Centro Democrático y agrupaciones de víctimas, lo estudiaran y dieran su opinión.

Pero el gobierno de Santos considera que someter al país a una larga espera pondría en peligro el cese bilateral y definitivo del fuego con las FARC, que está vigente desde agosto pasado y que la paz quedaría como rehén de las campañas políticas con miras a las elecciones presidenciales de 2018, que ya comienzan a preparar los partidos, incluido el Centro Democrático.

“Mantener la puerta abierta para modificar el acuerdo sería condenarlo al fracaso”, dijo el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

Promotores del ‘No’ sostuvieron ayer una reunión para estudiar el nuevo acuerdo y fijar una posición.

Aunque Uribe no ha opinado sobre el tratado firmado el sábado por el gobierno y las FARC, dirigentes de su partido criticaron el hecho de que se hayan mantenido las penas alternativas -restricción de libertad de cinco a ocho años y trabajo comunitario- para los jefes de esa guerrilla que hayan cometido delitos graves en el conflicto y la autorización para participar en política.

El senador del Centro Democrático, Jaime Amín, dijo que los dos principales puntos que debían modificarse en los acuerdos eran prohibir la elegibilidad política de los jefes de las FARC -cuando menos mientras cumplieran una condena- y sancionarlos con prisión efectiva.

“Como esos puntos no se cambiaron, para nosotros sigue siendo  difícil apoyar ese nuevo acuerdo”, señaló Amín.

98 víctimas apoyan cambios

Pero el ministro del Interior señaló que, si bien no se modificaron esos dos puntos se atendieron la gran mayoría de las objeciones de los promotores del ‘No’, como obligar a las FARC a indemnizar con sus recursos a sus víctimas, aclarar que la propiedad privada en el campo no está en peligro con la reforma agraria y ampliar el plazo de implementación del plan de desarrollo rural de 10 a 15 años para garantizar su sostenibilidad fiscal.

En materia de drogas ilícitas, el nuevo acuerdo estipuló que el narcotráfico solo será conexo al delito político si así lo determina un juez y no de manera automática, como los establecía el pacto original.

En el punto de justicia, también se hicieron varios cambios, como limitar a 10 años, prorrogables por cinco más, la vigencia de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP); excluir a jueces extranjeros de ese tribunal y limitar a una vereda -zona de un municipio- el espacio territorial en que los jefes de las FARC deberán cumplir las sanciones de restricción de libertad.

Aunque es previsible que Uribe y el Centro Democrático rechacen el nuevo acuerdo de paz, este pacto ya cuenta con el respaldo de la coalición gubernamental de partidos políticos y de los izquierdistas Polo Democrático y Alianza Verde, así como de los grupos cristianos que impulsaron el ‘No’ y que ahora quedaron satisfechos con la aclaración que se hizo en el concepto de ‘enfoque de género’ y el reconocimiento expreso a la libertad de culto en todo el territorio colombiano.

Además, 98 víctimas del conflicto armado, varias de ellas emblemáticas, divulgaron ayer una carta en la que manifiestan su apoyo al nuevo acuerdo porque ‘recoge las observaciones y anhelos de paz de los diferentes sectores de la sociedad colombiana, contribuye con la reconciliación y está acorde con las normas constitucionales”.

El presidente Santos se reunió ayer con los presidentes del Senado, Mauricio Lizcano y de la Cámara de Representantes, Miguel Ángel Pinto y también con los líderes de los partidos políticos que han apoyado la negociación con las FARC, a fin de analizar con ellos qué camino seguir para refrendar el nuevo tratado de paz.

El más rápido es el del Congreso, donde la coalición de gobierno cuenta con mayoría y el Centro Democrático tiene representación. (I)

-----------------------------

Viaja a EE.UU. para un chequeo médico

Santos sufre rebrote de cáncer de próstata

El presidente colombiano Juan Manuel Santos viajará hoy a Estados Unidos para someterse a exámenes médicos luego de que un cáncer de próstata que le fue extirpado hace cuatro años tuvo, al parecer, un rebrote.

“Esta noticia nos toma por sorpresa a mi familia y a mí. Mantengo mi confianza en que los resultados de estos nuevos exámenes serán positivos”, dijo Santos al salir de la clínica Santa Fe, en Bogotá, donde se sometió a un chequeo médico.

El director de la clínica, Adolfo Llinás, explicó que el presidente acudió ayer por la mañana a un examen de rutina en el que se le detectó “un incremento en los valores de antígeno prostático”, lo cual se corroboró en un segundo análisis.

Los niveles de antígeno prostático suelen ser elevados en los hombres que tienen cáncer de próstata.

En octubre de 2012, el mandatario se sometió a una cirugía en la que le fue extirpado un pequeño tumor cancerígeno en la próstata.

Ante el rebrote, los médicos recomendaron al presidente “realizarse a la mayor brevedad posible” un estudio complementario en el Centro Oncológico del Hospital Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos. Lo hará mañana y tiene programado regresar el viernes a Colombia. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense