Miércoles, 30 Agosto 2017 00:00 Mundo

El peso demográfico de la provincia de Buenos Aires impulsa el resultado

Mauricio Macri apunta al electorado de clase media

Conductores de carga pesada golpean tambores mientras marchan hacia la Plaza de Mayo en Buenos Aires.
Conductores de carga pesada golpean tambores mientras marchan hacia la Plaza de Mayo en Buenos Aires. Foto: AFP

El presidente argentino ofrecerá créditos para viviendas, en el marco de las elecciones legislativas de octubre próximo.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires

El gobierno de Mauricio Macri está decidido a usar la billetera para ganar las cruciales elecciones legislativas del 22 de octubre. Para ello se apresta a volcar en el conurbano bonaerense, la populosa zona obrera que rodea la rica Ciudad de Buenos Aires, un millonario presupuesto para seducir a un electorado fiel a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Allí viven unas nueve millones de personas, casi uno de cuatro argentinos, que soportan sobre sus espaldas el mayor peso del ajuste, el desempleo y los ‘tarifazos’ de los servicios públicos. Y allí, en las zonas más postergadas del Gran Buenos Aires, en especial en el populoso municipio de La Matanza, se decide el destino de los comicios de la provincia de Buenos Aires, donde vota el 38 % del padrón del país.

En el distrito bonaerense se juega en octubre la gran batalla electoral. Por un lado Cristina Kirchner, por la Unidad Ciudadana y por el otro el oficialista Esteban Bullrich, de la alianza Cambiemos. Ambos son los primeros candidatos a senadores de sus listas y los dos tienen asegurado, según los sondeos, una banca en la cámara alta del Congreso. Pero la lucha se basa en quién de los dos llegará primero, al conseguir dos bancas para su boleta ya que una tercera será para el segundo más votado.

¿El motivo? El peso electoral de la provincia de Buenos Aires impulsa el resultado general de toda elección.

En las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto, se sospecha que Cristina Kirchner venció por escaso margen. El conteo definitivo, que se conocerá esta semana, se suspendió cuando Bullrich la aventajaba por 0,8 % de los votos, ambos en torno al 34 %.

El candidato oficialista triunfó ampliamente en el interior de la provincia de Buenos Aires, que vive del campo, un sector muy beneficiado por Macri ya que al asumir el poder retiró las retenciones a la exportación de granos impuestas por el ‘kirchnerismo’, mientras que Cristina lo hizo con margen en el Gran Buenos Aires, en especial en  la llamada ‘tercera sección electoral’, que concentra el mayor bolsón de pobreza del país austral.

Préstamos y subsidios

Por ello el gobierno buscará romper el tablero con la billetera. En total son $ 1.300 millones a través de préstamos para viviendas a las clases medias golpeadas por la crisis y subsidios para fomentar el consumo en beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUF), un plan social instaurado por el ‘kirchnerismo’ que dota de un monto mínimo por cada hijo de familia en condiciones de pobreza –hasta un máximo de tres- que acredite escolaridad y aplicación de las vacunas obligatorias de los menores.

La mayoría de los beneficiarios de este plan viven en las zonas más pobres y castigadas del Gran Buenos Aires, donde Cristina Kirchner le sacó una gran ventaja a Bullrich en las primarias.

Estos fondos apuntarán a los sectores de menos ingresos a través de préstamos para consumo denominados ‘Argenta’ que coordina la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para los sectores de más bajos ingresos a tasas bajas y los llamados Procrear, que maneja la Secretaría de Vivienda y se enfocan en una combinación de subsidios y préstamos otorgados por bancos públicos y privados para financiar la compra de una propiedad a familias de clase trabajadora que en conjunto reúnen ingresos que alcanzan entre $ 1.000 y $ 2.000 mensuales. El ingreso mínimo para no caer en la pobreza es de $ 850.

Se estima que unas 22.000 familias del conurbano ya fueron seleccionadas para beneficiarse con un préstamo de vivienda Procrear y otras 50.000 recibirán montos más pequeños para adquirir productos de consumo. Al mismo tiempo, el gobierno prepara otros planes como el financiamiento para engancharse con la red de gas natural y para la compra de materiales de construcción.

El gobierno cree que unas 150.000 familias podrían acceder a un crédito para pagar la conexión a gas en zonas empobrecidas del conurbano. En total se trata de volcar  $ 1.300 millones en la zonas más castigadas por la crisis y afines al ‘kirchnerismo’ en los próximos meses.

Pero eso no será todo. La próxima factura de gas -que ha sufrido aumentos de más del 400% en los últimos meses- será fraccionada para evitar el ‘impacto’ del frío invierno austral en los hogares argentinos.

La mitad de la boleta se pagará al contado y la otra mitad será fraccionada en cuatro partes y se dividirá en las próximas facturas de verano donde el consumo de gas disminuye en gran medida debido al calor. Todo sea para derrotar a Cristina y desterrar el fantasma de su regreso en el 2019. (I)

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET