Jueves, 03 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Macri quiere un acuerdo comercial con EE.UU.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri (der.), y su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, se reunieron en Buenos Aires.
El presidente de Argentina, Mauricio Macri (der.), y su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, se reunieron en Buenos Aires. Foto: AFP

Hasta ahora, ningún país miembro del Mercosur puede firmar pactos de libre comercio con terceros.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Argentina

A más de una década del no al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que protagonizaron Néstor Kirchner, Inácio Lula da Silva (Brasil) y Hugo Chávez (Venezuela) en la cumbre de Mar del Plata, la nueva Argentina neoliberal del presidente Mauricio Macri quiere sellar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y Estados Unidos.

“Es muy importante ir hacia un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y queremos que este país sea el primer inversor extranjero en Argentina”, dijo el ministro de Producción, Francisco Cabrera, de gira en Washington.

Cabrera viajó al país norteamericano, con unos 40 empresarios argentinos, para buscar la lluvia de  inversiones prometida por el mandatario en la campaña electoral y que aún no llega.

Pero Buenos Aires no imagina a Caracas en ese hipotético acuerdo Estados Unidos-Mercosur.  “En estos términos Venezuela no puede ser parte del Mercosur”, dijo esta semana Macri tras recibir a su par uruguayo, Tabaré Vázquez, en la residencia presidencial de Olivos, en la periferia norte de la capital.

Macri le endilga al gobierno de Nicolás Maduro violaciones a los derechos humanos y amenaza desde antes de su asunción con suspender a Caracas del bloque regional. Esta idea es compartida por sus pares brasileño, Michel Temer, y paraguayo, Horacio Cartes. Solo Tabaré Vázquez tiene una posición más moderada en torno al conflicto venezolano, pero Montevideo reclama hace tiempo una apertura comercial en el Mercosur.

El bloque está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, como socios fundadores, al que se agregó Venezuela en los últimos años.

Hasta ahora, ningún país miembro del bloque regional puede firmar acuerdos de libre comercio con terceros por fuera del Mercosur, pero Uruguay negocia un tratado individual con China. Tabaré Vázquez le planteó a Macri esta posibilidad y encontró “una actitud abierta” de Buenos Aires.

Por ello Macri va ahora en busca de negociaciones directas con EE.UU. de la mano de sus aliados ideológicos, Temer y Cartes, y con un Tabaré Vázquez  mirando hacia Pekín. Es un mapa totalmente distinto al que gobernó el Cono Sur hasta hace pocos años. Con el matrimonio Kirchner (Néstor y Cristina Fernández) en Argentina, José Mujica en Uruguay, Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil y Fernando Lugo en Paraguay, el Mercosur apuntaba a la integración latinoamericana y fortalecer la región a pesar de los periódicos inconvenientes internos por cuestiones comerciales.

Macri no oculta su decisión de mirar hacia el oeste llevando esa integración a la Alianza del Pacífico y en especial hacia EE.UU., como sucedió en la década del 90 bajo el gobierno neoliberal peronista de Carlos Menem (1989-99).

Sin embargo, deberá esperar hasta el año próximo cuando asuma el nuevo presidente de Estados Unidos que será elegido el 8 de noviembre. Macri ya dejó en claro que prefiere a Hillary Clinton sobre Donald Trump. Con la exprimera dama o con el magnate inmobiliario en la Casa Blanca, el Gobierno argentino está decidido a negociar un acuerdo. “Tras 20 años, Estados Unidos y Argentina vuelven a encontrarse en un diálogo comercial, queremos una integración inteligente con foco en las Pymes (pequeñas y medianas empresas)”, dijo Cabrera en su cuenta de Twitter desde Washington.

Ahora habrá un impasse por las elecciones estadounidenses, pero en Buenos Aires aseguran que se llevará a cabo otra reunión en marzo con la nueva administración que asuma en la Casa Blanca.

“Esta nueva agenda de cooperación nos encontrará trabajando juntos”, afirmó Cabrera.

El comercio con EE.UU. representa actualmente el 10% de la balanza total argentina, con un déficit creciente y exportaciones en retroceso de alrededor de 6% del total.  

En 2015, el déficit  comercial con EE.UU. fue de $ 5.399 millones, producto de exportaciones por $ 3.382 millones e importaciones por $ 8.781 millones, con una incidencia de 14,6% en las compras de todos los destinos, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La Cámara Argentina de Comercio (CAC) dijo que la participación estadounidense en el comercio total argentino registró en los últimos años “una tendencia declinante y se ubica en mínimos para las últimas décadas”.

“Desde 2007 hasta la fecha, la incidencia de EE.UU. en el intercambio exterior argentino se ubicó por debajo del 10%”, niveles registrados hace más de 80 años en plena crisis del 30, sostuvo la entidad. Las exportaciones se concentran en petróleo, biodiésel y productos de origen agropecuario, como vino, miel, té, frutos rojos y cueros.

Argentina, a  la vez, compra gasoil, productos químicos, como herbicidas y pigmentos, y maquinarias. (I)    

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense