Viernes, 02 Diciembre 2016 00:00 Mundo

Desde hace más de 10 meses está alojada en el penal de Alto Comedero

Macri niega liberación de activista pedida por ONU

Milagro Sala junto a la Organización Barrial Túpac Amaru junto a organismos de derechos humanos.
Milagro Sala junto a la Organización Barrial Túpac Amaru junto a organismos de derechos humanos. Foto: www.jujuyalmomento.com

Milagro Sala fue detenida por realizar un acampe ante la gobernación jujeña del macrista Gerardo Morales.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires

Con la misma fuerza que reclama la liberación del opositor venezolano Leopoldo López, el presidente Mauricio Macri se encierra en sí mismo para desoír el reclamo de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA) para liberar a la polémica dirigente social Milagro Sala, detenida desde el 16 de enero pasado -primero por protestar y luego por presunto fraude- y a quien el kirchnerismo la considera una “presa política”.

Este caso se ha convertido en lo que el conservador diario La Nación bautizó como “la piedra en el zapato” en materia de derechos humanos del mandatario argentino.
Milagro Sala es una dirigente social de origen indígena que durante el kirchnerismo manejó millonarios fondos públicos para la construcción de viviendas populares en su provincia natal, Jujuy, fronteriza con Bolivia, una de las más postergadas del país. Es considerada una incondicional aliada de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al igual que ella está acusada de corrupción.

Cayó detenida por realizar un acampe ante la gobernación jujeña tras la asunción del nuevo gobernador macrista, Gerardo Morales, quien la denunció por “instigación a cometer delitos y tumultos” durante su protesta. Luego el mandatario provincial amplió su acusación a “asociación ilícita agravada y fraude contra la administración pública”. En concreto, la acusan de corrupción en el manejo de los fondos públicos girados por el anterior gobierno para planes sociales de construcción de viviendas, creando un “poder paralelo” en la provincia que incluía amenazas y ‘aprietes’ a dirigentes cooperativistas jujeños. Está alojada en el penal de Alto Comedero hace más de 10 meses.

La oposición kirchnerista viene denunciando una persecución ideológica contra Sala y llevó el caso a instancias internacionales. El martes se pronunció el titular de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien reclama con énfasis la liberación de Leopoldo López al gobierno de Nicolás Maduro, a quien llegó a tildar de dictador. Almagro le reclamó a Macri “la liberación inmediata” de Milagro Sala.

El presidente recibió el golpe

“En su carrera por convertirse en líder regional de la lucha a favor de los derechos humanos y la libertad de expresión, Mauricio Macri se topó con una piedra en el zapato: se llama Milagro Sala, la dirigente kirchnerista jujeña detenida desde diciembre pasado y acusada por varias causas de corrupción y por liderar una protesta social”, escribió el diario La Nación, el tradicional periódico argentino, férreo defensor del neoliberalismo.

La OEA no fue la primera en preocuparse por Sala. Antes, el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de Naciones Unidas hizo un “llamamiento urgente” a favor de la dirigente social que lidera el movimiento Túpac Amaru. El organismo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) denunció que Sala sufre “una irreparable afectación del derecho a la libertad y a la protesta social”.

Para La Nación, la clara toma de posición de la OEA y la ONU a favor de Sala “puso en aprietos al discurso de Macri por los derechos humanos a nivel regional”, en especial sus constantes críticas a Venezuela.

“El más firme apego al pleno respeto de los derechos civiles y políticos, a la libertad de expresión, así como a las garantías del debido proceso y al no abuso del instituto de la prisión preventiva me convencen de la necesidad de su inmediata liberación”, le escribió Almagro a Macri.

“El mensaje es claro y apunta al corazón del debate interno que subyace en la Casa Rosada, donde un sector sostiene que el informe de la ONU que denunció como ‘arbitraria’ la detención de Sala ‘no es vinculante’, mientras que otro grupo (la alianza oficialista), Cambiemos, cree que el Estado deberá cumplir con lo que diga, tanto el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas como, eventualmente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA”, dice La Nación.

Y concluye: “Mal que le pese al Gobierno, el caso Sala se convirtió en un escándalo a nivel internacional. Ahora todo este juego se le vuelve en contra a Macri. La escalada internacional por el reclamo de la liberación inmediata de Milagro Sala pone en dudas su estrategia para acorralar la política de persecuciones de Maduro”. (I)

DATOS

La Organización Barrial Túpac Amaru es una agrupación política argentina dentro de la organización de la CTA.

Su central está ubicada en la provincia de Jujuy, aunque tiene otras sedes en 15 de las 23 provincias argentinas.

La dirigente argentina Milagro Sala fundó la organización que posee alrededor de 70.000 afiliados y alrededor de 4.500 trabajando.

Esta agrupación indigenista actúa en 17 provincias, es la única organización social que capta políticamente a las comunidades indígenas y tiene como modelo político a Evo Morales, presidente de la República de Bolivia.

Actualmente tiene dos escuelas de 2.500 alumnos, con 250 profesores que reciben su salario de Túpac Amaru. (I)

ENLACE CORTO