Miércoles, 02 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Las tropas iraquíes y sus aliados entran a Mosul

Los combatientes chiítas de Hashed al-Shaabi (Movilización Popular) celebran en la parte trasera de un camión mientras se dirigen a Umm Sijan, sur de Mosul.
Los combatientes chiítas de Hashed al-Shaabi (Movilización Popular) celebran en la parte trasera de un camión mientras se dirigen a Umm Sijan, sur de Mosul. Foto: AFP
Agencia AFP y Redacción

Ayer los comandos iraquíes ingresaron a la ciudad de Mosul, tomada por los yihadistas del Estado Islámico desde 2014. Tras estos dos años esta es la primera vez que las fuerzas gubernamentales entran a la región, último punto de los terroristas en Irak.

Desde el 17 de octubre las unidades del ejército iraquí, fuerzas aliadas internacionales lideradas por Estados Unidos y los milicianos peshmerga -que integran 10.000 kurdos- emprendieron una operación para recuperar Mosul. La metrópoli es importante ya que desde ahí crean un nexo directo con la ciudad siria Raqqa (autoproclamada como califato del yihadismo).

El general Taleb Cheghati al Kenani, jefe del Comando Antiterrorista Iraquí (CTS) y de las tropas de élite del ejército detalló que las fuerzas iraquíes penetraron a la ciudad por el ala este, específicamente por el barrio de Judaidat Al Mufti. No obstante, expertos de operaciones especiales estadounidenses pronostican una férrea resistencia de los entre 3.000 y 5.000 yihadistas atrincherados en el centro de Mosul.

Antes de iniciar la fase más riesgosa de la ofensiva, las fuerzas de élite del ejército deben esperar la llegada de refuerzos.

La semana pasada en el este y al norte de la ciudad, los combatientes kurdos ya habían consolidado sus posiciones en las localidades tras expulsar a los yihadistas. Al sur, las fuerzas del gobierno federal continúan avanzando, pero todavía están a varios kilómetros de la periferia de la ciudad y al oeste, las fuerzas paramilitares Hachd al Shaabi (Unidades de Movilización Popular), controladas por las milicias chiitas, intentan cortar las líneas de reabastecimiento del EI con Siria.

Estas operaciones aliadas también tienen como objetivo abrir algunos corredores humanitarios para permitir la huida de los 1,5  millones de civiles de este lugar. Desde que  inicio de la ofensiva, más de 17.900 personas huyeron de sus hogares, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Ante ello la Organización de Naciones Unidas considera que esto provocará una catástrofe humanitaria. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense