Martes, 22 Noviembre 2016 00:00 Mundo

Mark Zuckerberg anunció un plan en siete puntos contra las noticias falsas

Las redes sociales, el factor clave en la victoria de Donald Trump en EE.UU.

El presidente electo, Donald Trump, tiene 28 millones de seguidores entre Facebook, Twitter e Instagram.
El presidente electo, Donald Trump, tiene 28 millones de seguidores entre Facebook, Twitter e Instagram. Foto: AFP

Las 20 informaciones inventadas más virales sobre las elecciones generaron casi 9 millones de reacciones y más de 7 millones de comentarios en Facebook frente a las que contenían noticias reales.

Redacción y Agencia AFP

¿Qué tienen en común las furgonetas para bodas homosexuales y la prohibición del himno de Estados Unidos? Que son noticias ficticias e inventadas por el mismo hombre, Paul Horner, empresario de 38 años que mantiene un imperio de informaciones falsas de Facebook a quien se culpa de que Donald Trump haya ganado las elecciones en Estados Unidos.

En una entrevista con el diario The Washington Post, Horner admitió que su desinformación fue utilizada para apoyar a Trump, por lo que  medios, incluyendo al The New York Times, cuestionaron la inacción que tuvo Facebook para evitar que esto influya en la campaña presidencial.

Al inicio Mark Zuckerberg, creador de Facebook, se justificó señalando que la influencia sobre los usuarios era mínima y que fue el votante quien tuvo la responsabilidad de la victoria de Trump. No obstante, ayer anunció 7 medidas que tomará para evitar que los contenidos falsos confundan a los usuarios:

Detección más sólida, avisos más sencillos, verificación a cargo de terceros, advertencias, calidad de los artículos relacionados, acabar con el negocio de las noticias falsas y escuchar. Esos son los filtros con los que la red social evita la circulación de más noticias engañosas.  

El mal uso de Facebook

En una entrevista con The Washington Post, Paul Horner presume de ser un troll del medio digital y mentiroso profesional. Hace meses el hijo del presidente electo, Eric Trump, y su jefe de campaña, Corey Lewandowski, tuitearon las declaraciones de su portal en el que un hombre aseguró cobrar $ 3.500 del equipo de la demócrata Hillary Clinton para protestar durante un mitin del candidato republicano. El hombre de la denuncia se llamaba Paul Horner.

“Pensé que iban a comprobarlo. Quiero decir que así es como esto siempre funciona: Alguien escribe algo, luego descubren que es falso, entonces parecen idiotas. Pero los partidarios de Trump -que solo corren con él- ¡Nunca revisan nada! Ahora está en la Casa Blanca”.

De acuerdo con un estudio de Buzzfeed, en los últimos tres meses de la campaña electoral estadounidense las noticias falsas compartidas en Facebook, aparte de las de Horner, generaron más impacto que las principales noticias publicadas por medios tradicionales como The New York Times, The Washington Post o la NBC. El portal

El Mundo de España publicó que las 20 informaciones inventadas sobre las elecciones más virales generaron casi 9 millones de reacciones y comentarios en Facebook por más de 7 millones frente a las informaciones reales.

Las medios de EE.UU. sentencian que la red social desempeñó un papel importante en la promoción y propagación de noticias tendenciosas que terminaron beneficiando al hoy presidente electo Trump.

El clic se transforma en dólares

Menos de 2.000 lectores están en su sitio web LibertyWritersNews cuando París Wade, de 26 años, se despierta de una siesta, llega a su portátil y considera que debe, como él dice, “alimentar” a su audiencia.

“No puede confiar en Obama”, escribe el titular. Sus seguidores odian al aún presidente Barack Obama y le encanta al presidente electo Trump. Ahora él quiere capturar ese desagrado y convertirlo en un drama entre el bien y el mal.

El informático fue entrevistado por The Washington Post sobre el papel que los sitios web hiperpartidistas, las noticias falsas y los medios sociales juegan en la América dividida de 2016. El portal LibertyWritersNews ilustra cómo los sitios web pueden usar Facebook para aprovechar una ideología emergente e influir en millones de personas mientras obtienen grandes ganancias en el proceso.

Hace seis meses, Wade y su socio de negocios, Ben Goldman, eran trabajadores de un restaurante mexicano. Ambos se graduaron en la Universidad de Tennessee -Wade en 2012 con un grado de publicidad y Goldman en 2013 con un título de negocios- pero nunca encontraron una plaza de trabajo en sus áreas.

“Somos los nuevos periodistas amarillos”, dijo Wade. Para ellos, los comicios estadounidenses solo representaron “súper grandes ventas de elecciones”.

Entre junio y agosto, cuando tenían menos de 150.000 seguidores en Facebook, hacían entre $ 10.000 y $ 40.000 cada mes publicando anuncios para el acné, problemas  de impotencia sexual y los desnudos de las celebridades, pero entonces el drama político se profundizó y su audiencia se amplió cinco veces. El portal funciona como un sitio estratégico con el que las compañías de publicidad pautan sus productos por el gran número de visitas.

“Tienes que engañar a la gente para que lea la noticia”, describe Wade. Tras los comicios esta sociedad ahora tiene un abogado y un contador, asimismo emplean a otros escritores para mantener alta su audiencia. (I)   

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense