Sábado, 19 Agosto 2017 00:00 Mundo

Tokio y Washington refuerzan su alianza frente a Corea del Norte

Las maniobras militares en Surcorea generan tensión

Miembros de la Unión Socialista de Mujeres expresan su apoyo a la postura de Corea del Norte.
Miembros de la Unión Socialista de Mujeres expresan su apoyo a la postura de Corea del Norte. Foto: AFP

Desde el lunes entrenarán 50.000 soldados surcoreanos y 17.500 estadounidenses ante posible ataque norcoreano.

Agencia AFP

Seúl.-

Tras las recíprocas amenazas militares entre Corea del Norte y Estados Unidos, la atención del planeta se centrará la próxima semana en las maniobras militares anuales de Washington y Seúl en Corea del Sur, que, según los analistas, podrán exacerbar más la tensión.

Pyongyang probó dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM) en julio, con suficiente alcance para llegar a buena parte del continente norteamericano. Como reacción, el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con desencadenar “fuego y furia” contra el Norte.

A ello replicó Pyongyang prometiendo disparar una salva de misiles hacia el territorio estadounidense de Guam, en el Pacífico, sobrevolando de paso el archipiélago nipón. El dirigente norcoreano, Kim Jong-un, suspendió esta semana el proyecto, pero advirtió que su ejecución dependería del comportamiento de Washington.

La reacción del Norte al ejercicio militar conjunto llamado ‘Ulchi Freedom Guardian’ (UFG), que empezará el próximo lunes, será por tanto esencial.

Estas maniobras anuales, que usan el nombre de un general que defendió el antiguo reino coreano frente al invasor chino, congregan a 50.000 soldados surcoreanos y 17.500 militares estadounidenses, que se entrenarán para proteger a Corea del Sur de un ataque norcoreano, informó ayer el Ministerio surcoreano de Defensa.

Para Pyongyang, estos ejercicios son un provocador ensayo de la invasión de su propio territorio. Cada año, Corea del Norte esgrime la amenaza de represalias militares.

El proyecto de disparos contra Guam -estratégica base de Estados Unidos en la ruta hacia Asia- volverá a considerarse si Washington “persiste en sus acciones irresponsables y peligrosas”, advirtió Kim Jong-un.

Más leña al fuego

Los analistas temen que estas maniobras echen más leña al fuego.

“Temo que (los norcoreanos) lleven a cabo su proyecto cuando empiecen las maniobras”, afirmó James Acton, especialista de armas nucleares en el Carnegie Endowment for International Peace.

El Norte ha exigido el cese de estos ejercicios a gran escala entre los dos aliados, y ha propuesto a cambio una congelación de sus programas nuclear y balístico.

A principios de los años 1990, Seúl y Washington aceptaron anular sus maniobras bautizadas ‘Team Spirit’, a cambio de la luz verde de Pyongyang para dejar inspeccionar sus instalaciones nucleares secretas. Pero el Norte reanudó poco después su programa nuclear.

Para el presidente surcoreano, Moon Jae-In, las maniobras militares apuntalan su promesa de “evitar a cualquier precio la guerra”, subrayó Choi Kang, del Instituto Asan.

“Seúl va a decir que las tensiones actuales justifican más una alianza fuerte y una cooperación militar estrecha” con Estados Unidos, agregó. Sin embargo, los 17.500 soldados estadounidenses anunciados por Seúl suponen una baja respecto a los 25.000 de la edición de 2016.

Bombarderos B-1B

Los aliados podrían hacer un gesto hacia Pyongyang al abstenerse de usar material estratégico estadounidense como los bombarderos furtivos o los portaaviones, explicó Koo Kab-Woo, profesor de la Universidad de estudios norcoreanos de Seúl.

Los bombarderos supersónicos B-1B de la base aérea Andersen en Guam sobrevuelan regularmente la península coreana durante las maniobras conjuntas, o para exhibir “la gama completa de las capacidades militares” de Washington, lo que suscita la ira de Corea del Norte.

Cuando Kim Jong-un postergó el proyecto sobre Guam exigió que  Washington cesara sus “provocaciones”, y aludió “a los enormes materiales estratégicos nucleares” desplegados en la región, dijo Acton.

EE.UU. defenderá a Japón

El jefe del Estado mayor del Ejército de Estados Unidos, general Joe Dunford, por su parte, reiteró ayer, ante las amenazas de Corea del Norte, la inquebrantable alianza con Japón y la determinación de su país en defender el archipiélago en caso de ataque.

El general Joe Dunford, en visita a Tokio en el marco de una gira por Asia, se entrevistó con su homólogo japonés, Katsutoshi Kawano, antes de reunirse con el primer ministro Shinzo Abe.  

“Creo que hemos hecho comprender claramente a Corea del Norte y al resto de la región que un ataque contra uno de nosotros equivaldría a un ataque contra nuestros dos países”, declaró Joe Dunford. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET