Jueves, 02 Febrero 2017 00:00 Mundo

El proceso de desarme sufre retrasos por problemas logísticos

Las FARC avanzan en última marcha como guerrilla

Las FARC avanzan en última marcha como guerrilla
Foto: AFP

6.300 insurgentes vivirán en 26 campamentos en los próximos 4 meses. Luego entregarán sus armas a la ONU.

Rafael Croda. Corresponsal en Bogotá

6.300 guerrilleros de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concluirán mañana lo que será su última marcha con fusiles.

Y lo harán, a pesar de los retrasos en la construcción de las 26 zonas veredales transitorias a donde terminarán de llegar este viernes, luego de siete días de trayectos a pie, en lanchas, camionetas cuatro por cuatro y autobuses.

En algunos casos, como el de las zonas veredales La Playa y Charras, en el sur del país, los guerrilleros se han encontrado con que ni siquiera el terreno ha sido aplanado para iniciar la construcción de los albergues, por lo cual las columnas rebeldes que han llegado ahí tendrán que acampar con lo que hay mientras la zona queda lista.

“Nosotros hemos cumplido, aquí estamos y ahora falta que el gobierno haga su parte”, dijo la guerrillera de la columna “Teófilo Forero”, Diana Grajales.

Explicó que cuando esa columna llegó a la vereda Miravalle, en el sureño departamento de Caquetá, no encontraron la infraestructura necesaria para instalarse en ese punto.“Falta agua potable y servicios sanitarios y muchos víveres llegan en estado de descomposición”, aseguró a periodistas.

Esa situación se repite en los 26 asentamientos donde las tropas de las FARC vivirán los próximos cuatro meses y en los cuales, posteriormente entregarán sus armas a funcionarios de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y harán su tránsito a la vida civil.

El gerente de las 26 zonas veredales, Carlos Córdoba, dijo que en la mayoría de ellas ya están listas o muy avanzadas las áreas comunes (comedor, cocinas, aulas, oficinas, puesto de salud y la recepción), que son las que el gobierno se comprometió a construir.

Córdoba explicó que, en promedio, cada zona veredal tiene 11 kilómetros cuadrados. Alrededor de los campamentos hay un cordón de seguridad a cargo del Ejército.

El funcionario explicó que las autoridades garantizan la comida y la infraestructura, pero los alojamientos serán construidos por los mismos combatientes con materiales y la asesoría que les proporciona el Estado colombiano.

Córdoba estimó que las áreas comunes de los 26 campamentos llevan un avance del 75% en promedio, aunque reconoció que hay serios retrasos en algunas zonas.

El funcionario destacó que el trayecto de las FARC desde remotos lugares selváticos donde tenían sus puestos de guerra hasta las zonas veredales ha transcurrido sin incidentes, a pesar de la complejidad logística y de seguridad de la operación.

La foto del fin de la guerra

Pero más allá de los retrasos en la construcción de los puntos de ubicación, el hecho es que la mayoría de las tropas de las FARC ya están en ellos y que este jueves deberá llegar el resto de los insurgentes.

Córdoba señaló que la mayoría de las zonas estarán totalmente funcionales –tanto en sus áreas comunes como en los dormitorios de los guerrilleros— en un mes, es decir, el uno de marzo.

El comandante de las FARC Iván Márquez, quien fue el jefe del equipo de esa guerrilla que negoció la paz con el gobierno, dijo que aunque hay dificultades  existe gran disposición para resolver los problemas.

“Los guerrilleros estamos trabajando en tener listo el tema del alojamiento y el gobierno tiene el compromiso de construir los espacios comunes. Creo que es posible cumplir con estos objetivos”, aseguró.

El comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, afirmó que, pese a los incidentes, el desplazamiento de las tropas a las zonas veredales es un acontecimiento histórico y las fotos de la llegada de los guerrilleros a esos sitios patentizan que “la guerra definitivamente se terminó”.

Dijo que el gobierno espera que este viernes concluya el proceso de concentración de las FARC en las zonas veredales, en las cuales la guerrilla deberá concluir la entrega de armas en mayo próximo.

Javier Medina, un guerrillero y cronista del Bloque Sur de la agrupación armada, describió así uno de los desplazamientos de su columna hacia las zonas veredales:

“Pasada la una de la tarde, las tropas abordan (las lanchas) y los motoristas civiles contratados para la ocasión prenden motores e inician la marcha. Serán un poco más de 20 horas de navegación sobre el gran Caquetá, si el viaje se hiciera de corrido. Pero las tropas pasarán la noche en la vereda Quinoró, en jurisdicción del municipio de Solita, a donde se llega tras siete horas de navegación”.

“Atrás quedará la selva, inmensa y húmeda; el escenario que habitaron los rebeldes por cerca de 50 años, testigo de los enfrentamientos entre la Fuerza Pública y los ilegales (…). En poco, la selva devorará cualquier vestigio de lo que fueran los campamentos. Los elementos útiles que quedan en aquellos lugares–cauchos, madera y uno que otro traste-, seguro serán aprovechados por los indígenas coreguaje del resguardo más cercano, el Gonzará, o por los campesinos del área. Luego, solo los fantasmas habitarán estos montes anegables”.

A los 6.300 guerrilleros que quedarán concentrados este viernes en las zonas transitorias se les sumarán en los próximos días y semanas los rebeldes encarcelados que serán indultados, además de milicianos de las FARC que también se incorporarán de manera permanente a la vida civil. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Jueves, 02 Febrero 2017 00:13

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET