Sábado, 12 Noviembre 2016 00:00 Mundo

La resistencia a Trump cuestiona el sistema electoral

La resistencia a Trump cuestiona el sistema electoral

Hillary obtuvo la mayoría de votos populares. En California piden la independencia.

Redacción y Agencia AFP

Los datos aún preliminares de la elección presidencial del martes en Estados Unidos le otorgaron a la candidata Hillary Clinton 395.595 votos más que al republicano Donald Trump. En cifras, la demócrata ganó el sufragio popular, sin embargo, perdió ante el voto del Colegio Electoral con 228 frente a los 290 del magnate.

Tras la ‘victoria’ del republicano los estadounidenses cuestionan el sistema electoral arcaico -vigente desde hace 229 años- que no le otorga prioridad a la decisión popular y rechazan con protestas nacionales la elección de Trump por su retórica racista y sexista.

El miércoles iniciaron manifestaciones masivas en Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Portland, Seattle, Filadelfia, Richmond, Atlanta, Dallas, Omaha y Kansas City. Aunque la convocatoria fue pacífica, terminó en caos y actualmente 29 personas están arrestadas por supuesto vandalismo e incluso llevó a que grupos en California analicen presentar su independencia de la nación.

El ‘Caliexit’ (salida de California) pretende distanciarse del mandato republicano. Los miembros de la campaña ‘Yes California Independence’ buscan una secesión en 2018 y plantean un referéndum al año siguiente.  

El sistema electoral

EE.UU. es el único país con sistema de sufragio indirecto donde el presidente se decide con los votos de un Colegio Electoral. A diferencia de Ecuador  u otros países latinos, los estadounidenses no lo eligen directamente, sino que con su voto delegan esa función a la responsabilidad y compromiso de los 538  electores.

Aunque en teoría, el Colegio Electoral debería votar por el candidato ganador del respaldo del pueblo, en ocasiones son los propios compromisarios quienes eligen al mandatario. En la historia esto ocurrió en 1824, 1876, 1888 y en 2000, cuando el republicano George W. Bush fue designado como jefe de Estado, cuando fue el demócrata Al Gore quien recibió 543.895 votos más.

En 2000, Hillary Clinton, quien obtuvo una curul en el Senado de Nueva York dijo: “Creo de verdad que en la democracia debemos respetar la voluntad del pueblo y para mí eso significa que es tiempo de deshacernos del Colegio Electoral”.

El diario The New York Times publicó que 16 años después (del comentario de Clinton), el sistema sigue en pie y la senadora se convirtió en la segunda candidata demócrata a la presidencia en la historia moderna en ser derrotada por un republicano que obtuvo menos votos.

Pero no solo Clinton denunció este arcaico sistema. En 2012  Trump  lo calificó en Twitter como “un desastre para la democracia”.

Laurence H. Tribe, profesor en la Escuela de Derecho de Harvard, señaló que delegados de estados discuten una posibilidad que quizá no requeriría de una enmienda constitucional. “Deshacerse del sistema de ‘todo para el vencedor’, en el que un solo candidato se queda con  los votos. Dos estados: Maine y Nebraska, ya lo hacen”. Pero incluso este planteamiento podría enfrentar un desafío constitucional de sus opositores.

Rafael Correa respeta la soberanía

La cadena Univisión publicó un artículo donde el presidente de Ecuador, Rafael Correa, opina que, aunque no comparte los valores que representa Trump, es respetuoso de las decisiones soberanas de todas las naciones.

“Yo lo escribí hace casi una década: la globalización neoliberal durará lo que duren los beneficios para EE.UU. Esa es una de las razones del triunfo de Trump. Es ese EE.UU. profundo, el de los pequeños empresarios y trabajadores blue-collar afectados por la globalización y deslocalización de las empresas y que no son noticia en los medios de comunicación, donde aparecen tan solo los intereses del capital transnacional”.

En la misiva, Correa indicó que sus convicciones no van a cambiar en función de la victoria de un candidato ni por un discurso bonito después de actitudes terribles. “No comparto ni la ideología ni los valores que representa Donald Trump. En lo personal, jamás tendría como amigo a alguien así, pero somos respetuosos de las decisiones soberanas de todas las naciones, y por ello le deseamos el mayor de los éxitos, para el bien del pueblo estadounidense”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO