Martes, 03 Enero 2017 00:00 Mundo

La política, el terreno de disputa en Perú

La política, el terreno de disputa en Perú
Por Víctor Vimos Vimos, corresponsal en Lima

En Perú, el año 2017 inicia con algunas deudas por saldar. La tensión en el terreno de la política nacional será la principal.

Es cierto que Pedro Pablo Kuczynski (foto), en el poder desde julio pasado, inicia este año con un nivel de aprobación que bordea, de acuerdo con Pulso Perú, el 53%, quince puntos por encima de su nivel de aprobación. Pero también que el criterio positivo con el que miran los peruanos su gestión estará condicionado al desempeño que tenga, en el primer trimestre del nuevo año, frente a la oposición.

El fujimorismo en pleno, adueñado del Congreso, no desgasta aún su fórmula de oponerse  a toda propuesta del Ejecutivo, llegando a mostrarse, en oposición a la bancada oficial, como una tienda política cohesionada, quizá la más fuerte en lo que va del presente siglo en el país.    

Las cartas sobre la mesa dicen que Kuczynski y sus aliados deberán explotar los puntos positivos que la gente mira en su gestión: las ideas y propuestas innovadoras, así como el trabajo en materia económica, son dos aspectos que resaltan en los encuestados por Pulso Perú. Sobre esa base se podrá superar el principal argumento que la población utiliza para rechazar al presidente: la falta de gestión de políticas de prevención y lucha contra la violencia.

De superar esa relación tensa, el Gobierno podría ganar espacio para la acción política necesaria que canalice presupuesto para trabajar en los cuatro ejes fundamentales proyectados para el año que empieza: acceso a servicios públicos básicos en agua y saneamiento; seguridad ciudadana y lucha contra la corrupción; inversión en educación pública; y agilización de servicios de salud, específicamente hacia la infraestructura que permita desarrollo y productividad. (I)

70% de peruanos trabaja en la informalidad

El Ejecutivo deberá responder a dos retos: elevar el nivel de consumo interno, a la baja durante 2016, y encontrar vías para la formalización de los tres millones de trabajadores peruanos que, de acuerdo con su plan de campaña, fortalecerán las filas de la recaudación fiscal hasta 2021.

En Perú el 70% de trabajadores bordea la informalidad, una cifra dramática si se toma en cuenta que ese mismo porcentaje de obreros evita cualquier aporte al fisco. (I)    

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET