Viernes, 14 Octubre 2016 00:00 Mundo

Es la tercera vez en el año que el portal filtra documentos de la postulante presidencial

La falta de empatía de Clinton preocupa

John Podesta, jefe de la campaña de la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.
John Podesta, jefe de la campaña de la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton. Foto: Toronto Star

WikiLeaks publicó la sexta serie de correos de John Podesta, jefe de campaña de la candidata demócrata. El portal posee 50.000 mails. Los comicios serán el 8 de noviembre.

Redacción y Agencia Prensa Latina

La organización WikiLeaks publicó ayer la sexta parte de los correos electrónicos de John Podesta, el jefe de campaña de la candidata demócrata, Hillary Clinton. Según el fundador del portal, Julian Assange, ellos tienen en su poder cerca de 50.000 correos electrónicos del funcionario estadounidense.

Con esta sexta filtración, que consta de casi 2.000 nuevos mails se revela, entre otras cosas, la preocupación de los demócratas por “la falta de una conexión emocional” entre Clinton y los votantes.

La candidata demócrata se desempeñaba como secretaria de Estado de Estados Unidos en 2010 cuando WikiLeaks publicó la masiva filtración de documentos diplomáticos (más de 250.000 cables de comunicaciones oficiales) que revelaban los entresijos de la diplomacia de ese país a través de sus cancillerías en todo el mundo.

John Podesta ingresó a la Casa Blanca durante la segunda parte del mandato del esposo de Hillary, Bill Clinton (1998-2001). Desde 2014 y febrero de 2015 también fue consejero del actual mandatario del país, Barack Obama.

¿Qué revela la sexta filtración?

Steve Hildebrand, exsubdirector de la campaña nacional de Barack Obama, advierte en un correo electrónico a Podesta que Hillary tiene que “comenzar de inmediato a encontrar una conexión emocional con los estadounidenses de a pie”.

“Ella debe tener una mayor comprensión de por qué cosas están pasando las personas y las familias todos los días. Y entonces tiene que encontrar una conexión emocional. Esto tiene que pasar ahora”, asevera el exsubdirector en un correo electrónico de enero de 2016. Como respuesta, Podesta indica que “está apuntando en la misma dirección”, pero que no imitaría las tácticas de Bernie Sanders.

Podesta, viejo asesor de la familia Clinton (desde 1993), no ha negado hasta el momento la autenticidad de los mensajes, sino que acusó a Rusia, WikiLeaks y al propio equipo de Trump de ciberataques para influir en los comicios presidenciales, algo reiteradamente negado por el Kremlin.

La semana pasada, Assange anunció en una videoconferencia, transmitida en Berlín, que el portal publicaría material importante sobre las elecciones presidenciales de EE.UU. antes de su celebración, programada para el 8 de noviembre. Según Assange, los documentos a publicar también concernían a gobiernos de tres países.

Con esta filtración, el número de correos electrónicos difundidos por la organización sobre el jefe de campaña de Hillary asciende a 9.000.

En el marco del décimo aniversario de la organización, 4 de octubre. Esta es la tercera vez que en este año WikiLeaks saca a la luz los correos de Clinton. En julio publicó casi 20.000 mensajes de la cúpula del Comité Nacional Demócrata, justo antes de la convención que la iba a nominar.

Los e-mails venían a demostrar el favoritismo de la cúpula del partido -que está obligada a ser neutral- con Clinton y su disposición para frenar a Bernie Sanders. Las revelaciones hicieron dimitir a la jefa del Comité, Debbie Wasserman Schulz. (I)

ENLACE CORTO