Martes, 18 Octubre 2016 00:00 Mundo

La caída de la libra esterlina llevará a un aumento de la inflación

La economía británica enfrenta un período prolongado de decaimiento

Los principales bancos del exterior analizan la posibilidad de abandonar Londres, que era considerada como centro financiero clave dentro de la Unión Europea.
Los principales bancos del exterior analizan la posibilidad de abandonar Londres, que era considerada como centro financiero clave dentro de la Unión Europea. Foto: MBN.

Un informe pronosticó que como consecuencia del Brexit la inflación trepará al 2,6% el próximo año, antes de retroceder al 1,8% en 2018.

Leonardo Boix, corresponsal en Londres

La economía de Reino Unido enfrenta un período prolongado de decaimiento como consecuencia de una desaceleración del gasto de consumidores y una merma en la inversión de negocios, como resultado del llamado Brexit ( salida de la Unión Europea) .

De acuerdo con un informe del “tanque de ideas” EY Item Club, la economía del país crecerá este año solo 1,9%, pero irá decayendo a medida que aumente el índice de inflación.

Según EY, la estabilidad económica que registró Reino Unido desde junio pasado, cuando el país votó en un referéndum por la salida de la Unión Europea (UE), “es engañosa” y no da cuenta de los enormes desafíos que deberá enfrentar en los próximos meses.

Mientras tanto, ayer el vicegobernador del Banco (Central) de Inglaterra, Ben Broadbent, afirmó a la radio 5 de la BBC que el índice inflacionario superará el máximo de 2% impuesto como meta por el Gobierno.

Broadbent explicó que la caída del valor de la libra esterlina llevará inevitablemente a un aumento de la inflación e indicó que controlar los precios con políticas monetarias más estrictas podría frenar el crecimiento y la creación de fuentes de trabajo.

El economista británico se hizo eco de las palabras del gobernador del Banco Central, Mark Carney, quien la semana pasada había indicado que dejar que el índice de inflación supere el máximo del 2% asegurará que la economía no sufra demasiado como consecuencia del Brexit.

“Si se implementan políticas monetarias más estrictas para bajar la inflación, ello podría llevar a consecuencias no deseadas, como una caída en el crecimiento económico y un aumento de la tasa de desempleo. Deberemos tener todos estos factores en cuenta a la hora de implementar medidas”, señaló Broadbent.

Ese dilema que enfrentan las autoridades del país fue también detallado por el reporte del Item Club.

Dicho informe pronosticó que la inflación trepará al 2,6% para el próximo año, antes de retroceder al 1,8% en 2018. Ello llevaría a que el crecimiento del gasto de consumidores se desacelere y caiga del 2,5% este año al 0,5% en 2017, para subir levemente al 0,9% el año siguiente, de acuerdo con el documento dado a conocer ayer en Londres.

La inversión proveniente del sector de negocios también registraría una desaceleración marcada debido a las crecientes incertidumbres por el futuro de Reino Unido en la UE, al caer este año un 1,5%, y más del 2% en 2017.

EY pronosticó que el impacto por una baja en el gasto de consumo y una merma en la inversión de negocios causará que el Producto Interno Bruto británico (PBI) se contraiga significativamente, al 0,8% el próximo año, para luego expandirse al 1,4% en 2018.

Peter Spencer, economista jefe del EY Item Club y uno de los principales analistas financieros del país, dijo que por el momento “todo indica que la economía no estaría sufriendo los efectos del Brexit, pero esa situación es engañosa”.

“La inestabilidad de la libra esterlina este mes nos recuerda los desafíos que se vienen para la economía. Debido a que es probable que la inflación aumente este invierno (boreal), ello pondrá presiones a los ingresos de las familias y afectará el gasto de consumo”.

Spencer destacó que la presión al gasto de los consumidores y las medidas cautelosas de pagos e inversión por parte de las empresas implican que Reino Unido enfrentará un período de bajo crecimiento.

De acuerdo con el reporte del EY Item Club, los exportadores británicos se beneficiarán en gran medida por la depreciación de la libra esterlina, cuyo valor cayó a su nivel más bajo en 30 años y que actualmente cotiza a $ 1,2 y a 1,1 euros.

Las exportaciones británicas aumentarían un 4,5% en 2017 y un 5,6% en 2018, según el EY.

Sin embargo, Spencer no espera que esto sea suficiente para contrarrestar la desaceleración de la economía británica. “Teniendo en cuenta de que la actividad en el mercado interno está estancada, para el próximo año el crecimiento del PIB se volverá cada vez más dependiente de las exportaciones”.

“Pero una vez que Reino Unido abandone la UE, sectores como el aeroespacial, el automotriz y el de productos químicos que comerciaban ampliamente con Europa quedarán más vulnerables y podrían necesitar de subsidios públicos y políticas industriales más robustas para superar los desafíos que se vienen”, concluyó. (I)

-----------------------

Las agresiones aumentaron un 29%

Acusan a Corbyn por inacción en antisemitismo

El influyente Comité parlamentario de Asuntos de Interior británico acusó al jefe del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, por falta de acciones concretas a la hora de combatir el antisemitismo (hostilidad hacia los judíos) dentro de esa agrupación.

El informe del Comité parlamentario señaló que la Policía registró un aumento del 29% en el número de incidentes antisemitas en Inglaterra y Gales entre 2010 y 2015, comparado con un incremento del 9% para otros delitos. Además señaló que un quinto de todos los judíos británicos dijeron ser víctimas de algún tipo de ataque durante el último año y de ese total, un 68% fueron abusos a través de las redes sociales.

El reporte elaborado por cinco parlamentarios conservadores, uno del Partido Nacionalista Escocés y dos laboristas, hizo recomendaciones unánimes a Twitter, a la Policía y a los políticos acerca de cómo lidiar y combatir las hostilidades.

En junio pasado, un reporte de la exdirectora del grupo defensor de los derechos civiles Liberty, Shami Chakrabarti- quien desde entonces obtuvo el título de baronesa en la Cámara de los Lores y de fiscal general en la sombra- concluyó que el Laborismo no padece de este tipo de  rechazo racial u otras formas de antisemitismo.

El grupo también reconoció que aunque Corbyn tiene un amplio antecedente de hacer campaña contra muchos tipos de racismo, “no aprecia la naturaleza particular del antisemitismo posterior a la Segunda Guerra Mundial”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense